Bauhaus, dor­mir en la cu­na del mo­der­nis­mo

El icono de la ar­qui­tec­tu­ra moderna abre sus puer­tas pa­ra hos­pe­dar a quie­nes quie­ran des­cu­brir los se­cre­tos que res­guar­dan sus mu­ros.

AD (México) - - Ad Insider - AR­QUI­TEC­TU­RA WAL­TER GRO­PIUS • POR GA­BRIE­LA ES­TRA­DA

Es­ta po­dría ser una de las no­ti­cias más emo­cio­nan­tes pa­ra los aman­tes de la ar­qui­tec­tu­ra: hoy es po­si­ble hos­pe­dar­se en el icó­ni­co Stu­dio de la Bauhaus en Des­sau, Ale­ma­nia, un edi­fi­cio idea­do por el maes­tro Wal­ter Gro­pius, que cau­só sen­sa­ción tan pron­to abrió sus puer­tas en 1926, cuan­do por pri­me­ra vez los es­tu­dian­tes pu­die­ron no só­lo tra­ba­jar, tam­bién ha­bi­tar de­trás de los his­tó­ri­cos mu­ros de la es­cue­la —en un hall es­pe­cial­men­te di­se­ña­do co­mo re­si­den­cia—. Los bauhaus­lers lla­ma­ron a su ho­gar el Pre­ller­haus, un nom­bre que si­gue usán­do­se ac­tual­men­te.

Las re­si­den­cias de la Bauhaus in­tro­du­je­ron a sus dis­cí­pu­los una for­ma de vi­da moderna, pro­por­cio­na­da por sie­te es­tu­dios pa­ra vi­vir y una co­ci­na por pi­so, co­nec­ta­dos por un co­rre­dor cen­tral. Se hi­zo ha­bi­tual que la ma­yo­ría de los alum­nos del ta­ller de te­ji­do vi­vie­ran en el ni­vel in­fe­rior, azul. Las si­guien­tes dos plan­tas, que Hin­nerk Sche­per ha­bía pin­ta­do de ama­ri­llo y ro­jo res­pec­ti­va­men­te, fue­ron pa­ra los es­tu­dian­tes de los otros cur­sos y las cla­ses de pin­tu­ra. La par­te su­pe­rior, blan­ca, es­ta­ba re­ser­va­da pa­ra los ar­qui­tec­tos.

Las ins­ta­la­cio­nes po­drían des­cri­bir­se co­mo lu­jo­sas, se­gún los es­tán­da­res de la épo­ca. Te­nían es­pa­cios co­mu­ni­ta­rios, ba­ños y du­chas, co­ci­nas, te­rra­zas e in­clu­so una sa­la de ejer­ci­cios ubi­ca­da en el só­tano. Los es­tu­dios in­di­vi­dua­les con­ta­ban con ins­ta­la­cio­nes de la­va­do y mue­bles tu­bu­la­res de ace­ro di­se­ña­dos por Mar­cel Breuer. Con una su­per­fi­cie de 20 me­tros cua­dra­dos, los es­tu­dios ofre­cie­ron un al­to gra­do de comodidad.

De las 28 ha­bi­ta­cio­nes, 16 te­nían un pequeño bal­cón. Una bue­na par­te de la vi­da es­tu­dian­til en el Pre­ller­haus su­ce­dió en es­tas pla­ta­for­mas pro­mi­nen­tes, lo que ha­ce que la fa­cha­da nor­te del edi­fi­cio sea tan dis­tin­ti­va. Aquí, así co­mo en los bal­co­nes co­mu­nes en la fa­cha­da es­te, los bauhaus­lers se reunían pa­ra con­ver­sar y to­car mú­si­ca. En 1930, el ter­cer di­rec­tor de la Bauhaus, Lud­wig Mies van der Rohe, reali­zó cam­bios ra­di­ca­les en el edi­fi­cio. Va­rios es­tu­dios se con­vir­tie­ron en au­las, en don­de se im­par­tie­ron los cur­sos pre­li­mi­na­res de Jo­sef Al­bers, y Was­sily Kan­dinsky en­se­ñó di­bu­jo li­bre. El Stu­dio con sus in­con­fun­di­bles bal­co­nes, jun­to al edi­fi­cio Bauhaus y la ca­sa Master, es con­si­de­ra­do uno de los más im­por­tan­tes ico­nos del mo­der­nis­mo en el pla­ne­ta. En 1996, la Bauhaus, es­cue­la que es­ta­ble­ció los fun­da­men­tos del Mo­vi­mien­to Mo­derno, fue reconocida por la UNES­CO co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial. Alo­jar­se en es­te si­tio his­tó­ri­co es una ex­pe­rien­cia úni­ca que no pue­de com­pa­rar­se con hos­pe­dar­se en al­gún otro ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.