TE­SO­RO ES­CON­DI­DO

Cuan­do Ju­lie de Li­bran, di­rec­to­ra crea­ti­va de So­nia Ry­kiel, des­cu­brió una ca­sa ocul­ta en Pa­rís, su­po que de­bía ha­cer­la su­ya.

AD (México) - - Contents - ES­TI­LIS­MO CA­RO­LI­NA IR­VING • POR JOS­HUA LE­VI­NE • FO­TO­GRA­FÍA AMBROISE TÉZENAS

Cuan­do Ju­lie de Li­bran, di­rec­to­ra crea­ti­va de So­nia Ry­kiel, des­cu­brió es­ta ca­sa en Pa­rís, la hi­zo su­ya.

dDu­ran­te años, Ju­lie de Li­bran, di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de la mar­ca de mo­da So­nia Ry­kiel, mi­ra­ba ha­cia aba­jo des­de la ven­ta­na de su co­ci­na y ob­ser­va­ba una es­truc­tu­ra que se en­con­tra­ba en el pa­tio cen­tral sin ima­gi­nar­se que un día es­ta­ría vi­vien­do den­tro de ella. Al prin­ci­pio de su ma­tri­mo­nio, Ju­lie y Stép­ha­ne de Lu­ze se mu­da­ron al de­par­ta­men­to en don­de él ha­bía cre­ci­do —un lu­gar ai­ro­so en el úl­ti­mo pi­so de un gran­dio­so edi­fi­cio de 1908 cer­ca de Mont­par­nas­se—. El abue­lo de De Lu­ze ha­bía en­ca­be­za­do La­rous­se, la edi­to­rial del dic­cio­na­rio de la len­gua fran­ce­sa. Su pa­dre tam­bién tra­ba­jó ahí, y du­ran­te años La­rous­se ha­bía guar­da­do ca­jas de dic­cio­na­rios den­tro de ar­chi­vos de con­cre­to en el pa­tio del edi­fi­cio don­de vi­vía la fa­mi­lia.

Ha­ce al­gu­nos años, De Li­bran de­ci­dió que la ho­ra de mu­dar­se al fin ha­bía lle­ga­do. El de­par­ta­men­to era di­vino, pe­ro te­nía ga­nas de un es­pa­cio ex­te­rior. De chi­ca se ha­bía mu­da­do al sur de Ca­li­for­nia des­de Fran­cia, y tie­ne una co­ne­xión es­pe­cial con la flo­ra del mis­mo mo­do que al­gu­nos la tie­nen con los ani­ma­les. “Pue­do sen­tar­me a pla­ti­car con las plan­tas”, cuen­ta Ju­lie. “Des­pués de es­tar en la ofi­ci­na to­do el día, ne­ce­si­to es­tar cer­ca de la ve­ge­ta­ción”. Sin men­cio­nar que las me­mo­rias de sus sue­gros per­ma­ne­cían en el de­par­ta­men­to. “Que­ría un lu­gar que fue­ra com­ple­ta­men­te nues­tro”.

Una ex­haus­ti­va bús­que­da por un de­par­ta­men­to no lle­vó a na­da. Lue­go, un día la in­vi­ta­ron a to­mar un coc­tel en lo que ha­bía si­do el vie­jo ar­chi­vo La­rous­se en aquel pa­tio, y que pos­te­rior­men­te ha­bía si­do trans­for­ma­do en un ho­gar pri­va­do. “Le di­je a Stép­ha­ne: ‘Guau, ¡te­ne­mos un jar­dín jus­to aba­jo del de­par­ta­men­to!’” Al po­co tiem­po, el due­ño se mu­dó y le pre­gun­tó a Ju­lie si lo que­ría. ¡Va­ya que lo que­ría!

Me mos­tró el es­pa­cio ha­ce más de un año, cuan­do aún era un chan­tier —un si­tio de cons­truc­ción—. Ju­lie me dio un tour pa­ra ex­pli­car­me su vi­sión, des­cri­bien­do có­mo pla­nea­ba or­de­nar aquel enor­me es­pa­cio va­cío. Ya te­nía una ima­gen cla­ra de có­mo que­ría que se vie­ra, al­go que no to­do el mun­do pue­de ha­cer. Y es que, cla­ro, ha pa­sa­do años en­tre­nan­do su men­te pa­ra ver pie­zas de ro­pa que no exis­ten, y es hi­ja y so­bri­na de de­co­ra­do­res de in­te­rio­res. Ade­más, con­tra­tó al ar­qui­tec­to Char­les Za­na, uno de los AD100, pa­ra ayu­dar a eje­cu­tar su vi­sión.

Se des­hi­cie­ron de to­das las pe­que­ñas ha­bi­ta­cio­nes, se ele­vó la al­tu­ra y se crea­ron dos jar­di­nes: uno gran­de en el pa­tio cen­tral di­se­ña­do por Louis Be­nech, y una te­rra­za pri­va­da atrás. Con sus vi­gas de ace­ro ex­pues­tas, el re­sul­ta­do ha­ce que se sien­ta más co­mo un loft neo­yo­quino que co­mo el jo­ye­ro Hauss­man­niano en el que vi­vía arri­ba, con sus mol­du­ras de co­ro­na cin­ce­la­das. “Es bas­tan­te in­dus­trial”, co­men­tó De Li­bran. “No es la tí­pi­ca ar­qui­tec­tu­ra fran­ce­sa que en­cuen­tras en Pa­rís”. Co­mo lo ex­pli­có Za­na, el ob­je­ti­vo era “man­te­ner su es­pí­ri­tu ori­gi­nal, así que abri­mos los es­pa­cios, pu­si­mos los la­dri­llos y el ace­ro al des­cu­bier­to y reorien­ta­mos la ca­sa ha­cia los jar­di­nes”.

“Soy claus­tro­fó­bi­ca, ne­ce­si­to tan­to es­pa­cio co­mo sea po­si­ble”, de­cla­ró De Li­bran. No hay ries­go de sen­tir claus­tro­fo­bia aquí. Es­ca­le­ras abier­tas co­nec­tan los tres pi­sos de la re­si­den­cia, de mo­do que flu­yen fá­cil­men­te en­tre ellos. “In­sis­tí en que se man­tu­vie­ran las es­ca­le­ras abier­tas pa­ra po­der ha­blar­les a Stép­ha­ne o a Balt­ha­zar (su hi­jo) des­de el pi­so de arri­ba has­ta el só­tano”. El pri­mo de De Li­bran, Aurélien Raynaud, di­se­ñó el ba­ran­dal de hie­rro for­ja­do y es­tá ha­cien­do un fas­ti­gio de bron­ce pa­ra és­te con for­ma de ser­pien­te en­ros­ca­da.

El pi­so in­fe­rior es bá­si­ca­men­te una ha­bi­ta­ción gran­de do­mi­na­da por pie­zas de am­plias pro­por­cio­nes; hay una co­ci­ne­ta a un cos­ta­do, cu­yas puer­tas do­bles per­ma­ne­cen abier­tas ca­si to­do el tiem­po. Un li­bre­ro da­nés de los años 50 ocu­pa to­do un mu­ro; De Li­bran lo en­con­tró ha­ce años en un mer­ca­do de pul­gas pa­ri­sino, pe­ro ja­más le ha­bía en­con­tra­do lu­gar. Un enor­me tol­do de co­bre —con­ce­bi­do co­mo una es­cul­tu­ra, se­ña­la Za­na— ocu­pa otra pa­red. Por la par­te cen­tral co­rre el so­fá más lar­go ja­más vis­to; di­se­ña­do por Za­na, es­tá di­vi­di­do pa­ra que un la­do vea la chi­me­nea, y el otro al jar­dín tra­se­ro.

De Li­bran ha des­ple­ga­do cui­da­do­sa­men­te mu­chas de las pe­que­ñas pie­zas que ha ido co­lec­cio­nan­do a lo lar­go de los años: lám­pa­ras de Willy Riz­zo, una ra­ma me­lan­có­li­ca de bron­ce he­cha por la ar­tis­ta ale­ma­na Ju­dith Hopf que sa­le de un mu­ro y un nu­do de plu­mas azul bri­llan­te he­cho por la es­cul­to­ra bri­tá­ni­ca Ka­te Mccg­wi­re. Pe­ro ca­si siem­pre que vi­si­to la ca­sa se en­cuen­tran en si­tios nue­vos. “Soy al­guien a quien le gus­ta mo­ver las co­sas”, con­fe­só.

Es­to no quie­re de­cir que Ju­lie de Li­bran no es­té sa­tis­fe­cha. To­do lo gran­de tie­ne su lu­gar, y al sa­lir pa­sa­mos al la­do de un ar­bus­to con bo­to­nes de rosas. “¡Es­tán a pun­to de flo­re­cer!”, ex­cla­mó con en­can­to. “No sé si ten­ga que ver con la edad, pe­ro úl­ti­ma­men­te una sim­ple ro­sa pue­de ha­cer­me fe­liz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.