AT­MÓS­FE­RA ÚNI­CA

So­fis­ti­ca­da, atem­po­ral y con­for­ta­ble, así es co­mo se pue­de des­cri­bir es­ta re­si­den­cia ubi­ca­da en las afue­ras de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

AD (México) - - Contents - AR­QUI­TEC­TU­RA TA­LLER DA­VID DA­NA POR LAU­RA RO­DRÍ­GUEZ • FOTGRAFÍA CÉ­SAR BÉ­JAR

So­fis­ti­ca­da, atem­po­ral y con­for­ta­ble, así es es­ta re­si­den­cia en las afue­ras de la CDMX.

Cuan­do pen­sa­mos en so­brie­dad nos trans­por­ta­mos a con­tex­tos que des­cri­ben es­pa­cios sin ador­nos su­per­fluos, lo que nos lle­va a pen­sar, en el ca­so de la ar­qui­tec­tu­ra, que se tra­ta de edi­fi­ca­cio­nes frías o po­co aco­ge­do­ras. Pe­ro eso no su­ce­dió en el de­par­ta­men­to Ahuehue­tes Nor­te, ubi­ca­do en una zo­na re­si­den­cial del Es­ta­do de Mé­xi­co; por el con­tra­rio, es­te es­pa­cio se con­vir­tió en uno de los pro­yec­tos más ele­gan­tes y con al­ma que ha crea­do el Ta­ller Da­vid Da­na.

El di­se­ño rea­li­za­do pa­ra una jo­ven pa­re­ja, se ideó con un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta y una ga­ma de to­na­li­da­des neu­tras: gris, ne­gro, blan­co y una ga­ma de ma­rro­nes, los cua­les se re­pi­ten en los aca­ba­dos y en el mo­bi­lia­rio. Asi­mis­mo, es­tos co­lo­res se acen­tua­ron al mez­clar­se con el ver­de de la ve­ge­ta­ción, que se co­lo­có al in­te­rior y en las jar­di­ne­ras ex­te­rio­res que ro­dean la vi­vien­da, la cual que se con­vir­tió en un eje com­po­si­ti­vo de la pro­pues­ta, de­bi­do a que

“El di­se­ño del de­par­ta­men­to bus­ca re­pre­sen­tar la esen­cia del mi­ni­ma­lis­mo y la atem­po­ra­li­dad a tra­vés de los ma­te­ria­les y la ca­ren­cia de co­lor”, DA­VID DA­NA.

en los dos ni­ve­les del con­jun­to el ob­je­ti­vo prin­ci­pal fue crear una at­mós­fe­ra con­for­ta­ble en ar­mo­nía con los ele­men­tos que lo ro­dean.

Un pun­to a des­ta­car es que en to­da la vi­vien­da no exis­ten obras de ar­te de crea­do­res re­co­no­ci­dos; en su lu­gar, los crea­ti­vos del Ta­ller Da­vid Da­na ge­ne­ra­ron una se­rie de del­ga­dos lam­bri­nes de ma­de­ra verticales y los co­lo­ca­ron en di­fe­ren­tes pun­tos del in­te­rior, los cua­les, jun­to a las vi­gas de­co­ra­ti­vas ins­ta­la­das en el te­cho de la plan­ta ba­ja, otor­gan un jue­go de tex­tu­ras y geo­me­trías in­tere­san­tes que con­tras­tan con los mu­ros li­sos de con­cre­to ar­ma­do y los blan­cos de ye­so.

La dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios se reali­zó co­lo­can­do en la plan­ta ba­ja las zo­nas so­cia­les, co­men­zan­do con el ac­ce­so, el cual es re­sal­ta­do por una pie­za de­co­ra­ti­va de már­mol en for­ma oval ilu­mi­na­da; pos­te­rior­men­te, la es­tan­cia y el co­me­dor es­tán uni­dos en­tre sí y se ex­tien­den en to­das di­rec­cio­nes, ya que al abrir un cancel de vi­drio se ac­ce­de a la co­ci­na y, al re­co­rrer otro, se lle­ga has­ta las te­rra­zas. Fi­nal­men­te, con to­dos es­tos re­co­rri­dos flui­dos, se ge­ne­ra una so­la área so­cial ex­ten­sa y sin se­pa­ra­cio­nes. En la plan­ta al­ta se en­cuen­tra la par­te pri­va­da, la cual al­ber­ga un family

room que se vuel­ve el pun­to de en­cuen­tro de to­das las ha­bi­ta­cio­nes, y, al mis­mo tiem­po, ofre­ce un es­pa­cio ín­ti­mo y cal­mo. Pos­te­rior­men­te, la re­cá­ma­ra prin­ci­pal po­see un am­bien­te cá­li­do gra­cias al lam­brín de ma­de­ra idea­do por los crea­ti­vos del Ta­ller Da­vid Da­na, el cual fue co­lo­ca­do en la ca­be­ce­ra. Es­ta ex­ten­sa ha­bi­ta­ción po­see una te­rra­za pri­va­da, sa­la de ba­ño y un am­plio ves­ti­dor con puer­tas de cris­tal.

El di­se­ño de ilu­mi­na­ción se reali­zó de ma­ne­ra que se pu­die­ra crear un es­ce­na­rio ín­ti­mo al acen­tuar vo­lú­me­nes y ma­te­ria­les con la ayu­da de jue­gos de luz y som­bra, lo­gran­do con ellos ha­cer más in­tere­san­tes to­das las pers­pec­ti­vas del lu­gar sin ne­ce­si­dad de cua­dros, es­cul­tu­ras u otros ele­men­tos de­co­ra­ti­vos.

Fi­nal­men­te, es im­por­tan­te men­cio­nar que la ma­yor sa­tis­fac­ción de es­te pro­yec­to, de acuer­do con el ar­qui­tec­to Da­vid Da­na, fue “lo­grar que la com­po­si­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca re­fle­je un es­pa­cio atem­po­ral ca­paz de brin­dar co­mo­di­dad y sen­ti­do de per­te­nen­cia a sus ha­bi­tan­tes”.

Arri­ba To­do el en­cha­pa­do de ma­de­ra de ro­ble es de la mar­ca Ve­ro­legno, y el en­cino eu­ro­peo de Berrya­lloc. Aba­jo iz­quier­da El ba­ño de vi­si­tas es­tá fa­bri­ca­do con pla­cas de gra­ni­to ne­gro. Aba­jo de­re­cha El ves­ti­dor de la re­cá­ma­ra prin­ci­pal es­tá he­cho con puer­tas de cris­tal, pa­ra po­der ver su in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.