EN EL ES­TU­DIO Sta­te­ment ar­qui­tec­tó­ni­co.

En una in­dus­tria re­gi­da por las ten­den­cias, Vanessa Guc­kel de­mues­tra que la ver­da­de­ra be­lle­za ra­di­ca en las di­fe­ren­cias.

AD (México) - - Contents - POR GABRIELA ESTRADA • FO­TO­GRA­FÍA ÓS­CAR VA­LLE

La fran­ce­sa Vanessa Guc­kel es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra en Es­tras­bur­go. Ha­ce 10 años, des­pués de vi­si­tar Mé­xi­co, su­po que és­te se­ría su ho­gar. Se es­ta­ble­ció en la Ciu­dad de Mé­xi­co, en don­de tra­ba­jó cin­co años con Ta­tia­na Bil­bao y Fer­nan­do Romero, y más ade­lan­te creó la fir­ma de ro­pa Cihuah.

A tra­vés de Cihuah, Vanessa tras­la­da a otra es­ca­la las he­rra­mien­tas de la ar­qui­tec­tu­ra, co­mo la geo­me­tría, la luz, la som­bra, el con­tras­te, el equi­li­brio y la yux­ta­po­si­ción de ma­te­ria­les y tex­tu­ras. En 10 de las 12 co­lec­cio­nes que ha crea­do só­lo uti­li­zó blan­co y ne­gro pa­ra en­fo­car­se en la for­ma. Abs­tra­yen­do el co­lor y los bor­da­dos de sus pie­zas, Guc­kel lo­gró una vir­tuo­sa de­cons­truc­ción de la ves­ti­men­ta in­dí­ge­na. “Es­tas pren­das tra­di­cio­na­les no es­tán adap­ta­das al cuer­po y la silueta, son un ho­me­na­je a la pren­da mis­ma y a las tra­di­cio­nes, son más un ob­je­to de di­se­ño usa­ble”, ex­pu­so. “Uso muy po­ca ro­pa pe­ga­da al cuer­po. Mi di­se­ño es una con­fron­ta­ción en­tre la lí­nea rec­ta per­fec­ta que siem­pre bus­co y las cur­vas or­gá­ni­cas del cuer­po de una mu­jer”.

“Yo soy de la vie­ja es­cue­la”. Al idear ca­da di­se­ño, Guc­kel ha­ce bo­ce­tos en pa­pel —muy ar­qui­tec­tó­ni­cos y sen­ci­llos— pa­ra des­pués pa­sar a la par­te téc­ni­ca del patronaje y las mues- tras que al fi­nal se trans­for­man en pren­das ad­mi­ra­bles. Vanessa pre­fie­re em­plear ma­te­ria­les no­bles y na­tu­ra­les co­mo el al­go­dón y la se­da cru­da, pe­ro tam­bién uti­li­za neo­preno y tex­ti­les tec­no­ló­gi­cos que le per­mi­ten lo­grar for­mas com­ple­jas.

La ins­pi­ra­ción de ca­da pie­za de Cihuah pro­vie­ne de la ar­qui­tec­tu­ra y de un te­ma muy emo­cio­nal y per­so­nal. Su pe­núl­ti­ma co­lec­ción —y la pri­me­ra en la que uti­li­zó co­lor— sur­gió a par­tir de una fo­to que en­con­tró ato­ra­da en la cá­ma­ra fotográfica de su abue­lo. “Des­pués de que fa­lle­ció, des­cu­brí es­ta ima­gen que es­tu­vo atra­pa­da por 20 años. Los tra­zos y las to­na­li­da­des me cau­ti­va­ron”. Asi­mis­mo, su más re­cien­te co­lec­ción po­ne de ma­ni­fies­to la di­fe­ren­cia de cuer­pos y la adap­ta­ción de la silueta en una in­dus­tria que im­po­ne una fi­gu­ra ca­si im­po­si­ble de con­se­guir. La in­ten­ción es va­lo­rar la di­ver­si­dad del cuer­po fe­me­nino. To­do sur­gió a par­tir del ti­ta­nio que Vanessa te­nía en la es­pal­da de­bi­do a una en­fer­me­dad. “Cuan­do lo sa­ca­ron bus­qué la ma­ne­ra de su­bli­mar ese do­lor, esa di­fe­ren­cia, y los trans­for­mé en jo­ye­ría”. “No me gus­ta la pa­la­bra mo­da. La mo­da es un efec­to so­cial muy im­po­si­ti­vo”. Vanessa —a tra­vés de Cihuah— bus­ca la in­di­vi­dua­li­dad, pen­san­do la ro­pa co­mo un ob­je­to de di­se­ño o ar­te. “Mi in­ten­ción es ex­pre­sar que la di­fe­ren­cia es más im­por­tan­te que se­guir un ca­mino mar­ca­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.