EL CAS­TI­LLO SE­CRE­TO

Es­ta re­si­den­cia fran­ce­sa, re­mo­de­la­da por Di­dier Ben­der­li, re le­ja su be­lle­za de an­ta­ño con un gi­ro con­tem­po­rá­neo.

AD (México) - - CONTENTS - INTERIORISMO KERY­LOS IN­TÉ­RIEURS • POR KA­RI­NE MONIÉ • FO­TO­GRA­FÍA DI­DIER DEL­MAS

Es­ta re­si­den­cia fran­ce­sa re­fle­ja su be­lle­za de an­ta­ño con un gi­ro con­tem­po­rá­neo.

vVi­vir en un cas­ti­llo es un pri­vi­le­gio que po­cas per­so­nas tie­nen. Para los due­ños de és­te, for­ma par­te de la tra­di­ción fa­mi­liar. La ubi­ca­ción de es­ta pro­pie­dad de mil 200 me­tros cua­dra­dos —que in­clu­ye es­ta­blos, ca­si­tas adi­cio­na­les, una pool hou­se y una al­ber­ca— es se­cre­ta para res­pe­tar la pri­va­ci­dad de los mo­ra­do­res.

El edi­fi­cio, que da­ta del si­glo XVI, y las dos alas, aña­di­das en el si­glo XIX, fue­ron res­tau­ra­dos con res­pe­to por el pa­sa­do. Di­dier Ben­der­li, lí­der del des­pa­cho Kery­los In­té­rieurs, tra­ba­jó sie­te años en es­te pro­yec­to con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var los nu­me­ro­sos ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos his­tó­ri­cos.

“Cuan­do es po­si­ble, tra­to de no es­con­der el po­ten­cial que el es­pa­cio me da”, ex­pre­só Ben­der­li. El ar­qui­tec­to de in­te­rio­res sa­be có­mo ju­gar con las for­mas y com­bi­nar di­fe­ren­tes es­ti­los, co­lo­res y ma­te­ria­les de ma­ne­ra sor­pren­den­te. An­ti­guos de­ta­lles co­mo la car­pin­te­ría fue­ron pre­ser­va­dos. El par­quet y las chi­me­neas de ori­gen fue­ron re­em­pla­za­dos por ele­men­tos de los si­glos XVII y XVIII para re­crear la iden­ti­dad del cas­ti­llo. Al­gu­nos es­pa­cios de­te­rio­ra­dos fue­ron re­di­se­ña­dos, co­mo la cocina, en don­de hay una pi­le­ta de már­mol de Ca­la­cat­ta, un horno de La Cor­nue y pie­zas de ma­de­ra de no­gal.

En vez de con­ser­var el mo­bi­lia­rio del si­glo XVIII, los due­ños ac­tua­les (que son de la segunda ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia) tra­ba­ja­ron mano a mano con Di­dier Ben­der­li para en­con­trar el rin­cón per­fec­to para ca­da mue­ble y ob­je­to de su co­lec­ción del si­glo XX, que cons­ta de pie­zas com­pra­das en mer­ca­dos de pul­gas, ca­sas de subas­tas, tien­das de an­ti­güe­da­des y ga­le­rías de ar­te.

En la en­tra­da, el sue­lo aje­dre­za­do y las pa­re­des co­lo­ri­das con mo­ti­vos clá­si­cos son la te­la de fon­do per­fec­ta para los es­pe­jos ita­lia­nos de los años 80, una cre­den­za de 1957, un ban­co de ma­de­ra de Geor­ge Na­kas­hi­ma, una lám­pa­ra es­cul­tu­ral de Phi­lip­pe Ant­ho­nioz, un si­llón Egg de Ar­ne Ja­cob­sen, un par de si­llas AX de Pe­ter Hvidt, lám­pa­ras de pa­red de Ig­na­zio Gar­de­lla y una lu­mi­na­ria de pie de Al­var Aal­to.

Ca­da área tie­ne su pro­pia iden­ti­dad y, al mis­mo tiem­po, to­das crean un diá­lo­go en­tre la arquitectura, el mo­bi­lia­rio y el ar­te, re­vi­si­tan­do el es­ti­lo clá­si­co a tra­vés de una mez­cla su­til y ar­mo­nio­sa en­tre lo an­ti­guo y lo nue­vo.

En la sa­la, la ma­de­ra fue pin­ta­da de gris para re­sal­tar el di­se­ño. Un so­fá de Car­lo de Car­li con cur­vas or­gá­ni­cas y un si­llón de Fran­co Al­bi­ni (los dos azu­les) se com­ple­men­tan con la cof­fee ta­ble Gout­te d’eau de Ado Cha­le, una cre­den­za de Jean Prou­vé, una lám­pa­ra de pie de Böhl­marks, un so­fá na­ran­ja de Finn Juhl y es­tan­te­rías de ma­de­ra de Gio Pon­ti, en­tre muchas otras pie­zas ex­cep­cio­na­les de Ita­lia y de Es­can­di­na­via.

Ade­más, va­lio­sas obras de ar­te ador­nan todo el cas­ti­llo. Pin­tu­ras co­lo­ri­das de Gas­ton Chais­sac en la sa­la y la bi­blio­te­ca; fo­to­gra­fías de Va­lé­rie Be­lin y Pa­trick Fai­gen­baum en el co­me­dor ver­de con de­ta­lles do­ra­dos; una obra de Pie­ter School­werth en la sa­la del piano, y un díp­ti­co de Lu Chao en uno de los dor­mi­to­rios con­for­man la am­plia co­lec­ción de los pro­pie­ta­rios y con­tri­bu­yen a des­ta­car el es­pí­ri­tu de ori­gen de la pro­pie­dad con to­ques mo­der­nos.

“Me fas­ci­na la Vi­lla Kery­los en el sur de Francia. Na­da fue de­ja­do al azar; ca­da de­ta­lle es­tá en su lu­gar y el re­sul­ta­do se acer­ca a la per­fec­ción”, di­jo Ben­der­li. Al pa­re­cer, el in­terio­ris­ta en­con­tró có­mo apli­car los mis­mos prin­ci­pios en es­te cas­ti­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.