LA ELEGANCIA DEL NE­GRO

A 90 mi­nu­tos de Mel­bour­ne, Aus­tra­lia, es­ta ca­sa es un re­fu­gio fa­mi­liar so­fis­ti­ca­do y cá­li­do, inspirado en los prin­ci­pios mo­der­nis­tas.

AD (México) - - CONTENTS - ARQUITECTURA Y DI­SE­ÑO IN­TE­RIOR FLACK STU­DIO • POR KA­RI­NE MONIÉ • FO­TO­GRA­FÍA BROOKE HOLM

Cer­ca de Mel­bour­ne, es­ta ca­sa so­fis­ti­ca­da y cá­li­da fue ins­pi­ra­da en el mo­der­nis­mo.

“La es­té­ti­ca es de­pu­ra­da y fun­cio­nal, y re­ve­la la aten­ción a la ar­te­sa­nía en ca­da as­pec­to de la cons­truc­ción y la ca­li­dad de los ma­te­ria­les”, DA­VID FLACK.

uUn te­rreno de más de una hec­tá­rea con ar­bus­tos tí­pi­ca­men­te aus­tra­lia­nos con­for­ma el en­torno de es­ta ca­sa di­se­ña­da por Flack Stu­dio. Ex­ten­di­da en un so­lo ni­vel, la es­truc­tu­ra de ti­po pa­be­llón re­si­den­cial se integra en el con­tex­to. Sus lí­neas ar­qui­tec­tó­ni­cas ho­ri­zon­ta­les ha­cen re­fe­ren­cia a las cons­truc­cio­nes mid-cen­tury de Palm Springs, un es­ti­lo que a los due­ños les en­can­ta.

Equi­li­brar di­se­ño con­tem­po­rá­neo y una sen­sa­ción aco­ge­do­ra fue uno de los ele­men­tos cla­ve en el mar­co de es­te pro­yec­to en­fo­ca­do en la vi­da fa­mi­liar. Los pro­pie­ta­rios cre­cie­ron y siem­pre vi­vie­ron en es­ta zo­na de la re­gión de Mel­bour­ne. Pi­die­ron al equi­po de Flack Stu­dio —en­ca­be­za­do por Da­vid Flack— con­ce­bir­les una ca­sa ideal para ju­bi­lar­se y lo su­fi­cien­te­men­te am­plia para re­ci­bir a sus hi­jos y nie­tos con fre­cuen­cia. De acuer­do al brief, tan­to la es­té­ti­ca co­mo la fun­cio­na­li­dad fue­ron to­ma­das en cuen­ta para de­fi­nir la or­ga­ni­za­ción de los es­pa­cios y es­co­ger los ma­te­ria­les uti­li­za­dos.

Los due­ños cuen­tan con un ala que reúne un dor­mi­to­rio, una sa­la de ba­ño y ves­ti­do­res. Los fa­mi­lia­res y los in­vi­ta­dos tie­nen tam­bién sus pro­pios es­pa­cios para sen­tir­se a gus­to y con­tar con la pri­va­ci­dad ne­ce­sa­ria. Con la cocina en su co­ra­zón, la ter­cer área con­for­ma el nú­cleo de la ca­sa. Alberga el co­me­dor y la sa­la, que se abre ha­cia una te­rra­za am­plia per­mi­tien­do a los mo­ra­do­res y sus vi­si­tan­tes con­vi­vir fá­cil­men­te. Otras dos sa­las es­tán de­di­ca­das a los ni­ños, para que pue­dan ju­gar y ver pe­lí­cu­las cuan­do quie­ren.

El con­cre­to —el ma­te­rial fa­vo­ri­to de los mo­ra­do­res y de los miem­bros de Flack Stu­dio— fue em­plea­do en las pa­re­des de la vi­vien­da y re­fuer­za el look de­pu­ra­do. Ade­más, se vol­vió el te­lón de fon­do per­fec­to para re­sal­tar otros ma­te­ria­les y su­per­fi­cies pu­li­das que con­tras­tan sin re­sul­tar os­ten­to­sos, gra­cias a su ca­rác­ter bru­to. Tam­bién fue­ron em­plea­dos la­dri­llos ne­gros —que ador­nan la en­tra­da y una sa­la de ba­ño—, cu­ya ri­ca tex­tu-

ra pro­por­cio­na elegancia. La pa­red con cur­vas es una alu­sión a Al­var Aal­to. Va­rios tex­ti­les y aca­ba­dos fue­ron he­chos a la me­di­da, y el tra­ba­jo de car­pin­te­ría ar­te­sa­nal des­ta­ca en par­ti­cu­lar en la unión en­tre la ma­de­ra y la pie­dra.

El ne­gro —fre­cuen­te­men­te uti­li­za­do por Da­vid Flack en sus pro­yec­tos— es el hi­lo con­duc­tor en to­dos los es­pa­cios. Es­te po­de­ro­so ele­men­to gráfico vin­cu­la las dis­tin­tas áreas vi­sual­men­te y al mis­mo tiem­po ayu­da a de­li­mi­tar­las. Los mar­cos de las puer­tas y los muebles oscuros de ro­ble ame­ri­cano, en la cocina, y la chi­me­nea, en la sa­la, son al­gu­nos ejem­plos que con­tri­bu­yen a crear una es­té­ti­ca so­bria, ele­gan­te y atem­po­ral.

Los po­cos co­lo­res que fue­ron in­tro­du­ci­dos se des­cu­bren a tra­vés de al­gu­nas obras de ar­te y pe­que­ños ac­ce­so­rios. En la sa­la, el tono azul del ta­pe­te di­se­ña­do por Flack Stu­dio, en co­la­bo­ra­ción con Halc­yon La­ke, re­sal­ta en com­pa­ra­ción con las to­na­li­da­des gri­ses de las pa­re­des y del sue­lo, aña­dien­do al­go in­sos­pe­cha­do en la eta­pa fi­nal del pro­yec­to. Apa­ci­ble y ele­gan­te, es­ta ca­sa plas­ma dis­cre­ta­men­te una sen­sa­ción lu­jo­sa sin lle­gar a in­ti­mi­dar.

Pá­gi­na an­te­rior Arri­ba de la cre­den­za vin­ta­ge, dos obras del ar­tis­ta Ni­cho­las Har­ding (Sop­hie Gan­non Ga­llery) brin­dan to­ques de co­lor. Arri­ba Con su to­na­li­dad gris y as­pec­to bru­to, las pa­re­des de con­cre­to crean una at­mós­fe­ra de­pu­ra­da y ele­gan­te.

Es­ta fo­to En el dor­mi­to­rio, la lám­pa­ra de pa­red Lam­pe de Mar­sei­lle, di­se­ña­da por Le Cor­bu­sier, es de la mar­ca Ne­mo. El ban­co T904, di­se­ña­do por Gas­to­ne Ri­nal­di, es de Pol­tro­na Frau. De­re­cha De co­lor blan­co y ne­gro, la sa­la de ba­ño tie­ne una es­té­ti­ca masculina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.