RE­FU­GIO EN EL BOSQUE

La re­mo­de­la­ción de una her­mo­sa ca­sa cons­trui­da ha­ce 15 años emer­ge en­tre los pi­nos del pai­sa­je de Va­lle de Bra­vo.

AD (México) - - CONTENTS - ARQUITECTURA RHY­ZO­MA ARQUITECTURA • POR GUI­LLER­MO RA­MÍ­REZ GA­LLE­GO

Es­ta es­pec­ta­cu­lar vi­vien­da emer­ge en­tre los pi­nos de Va­lle de Bra­vo.

In­mer­sa en la zo­na bos­co­sa de Va­lle de Bra­vo, se en­cuen­tra una ca­sa cu­ya re­cien­te in­ter­ven­ción fue rea­li­za­da con gran pre­ci­sión por par­te del equi­po de Rhy­zo­ma, quie­nes co­la­bo­ra­ron con el equi­po de GG in­te­rio­res para el pro­yec­to de re­mo­de­la­ción, y con En­torno, quie­nes fue­ron los res­pon­sa­bles del pai­sa­jis­mo. El di­se­ño ori­gi­nal de la re­si­den­cia fue rea­li­za­do por el ar­qui­tec­to Jo­sé de Ytur­be ha­ce 15 años, y la ta­rea en­co­men­da­da al equi­po de Rhy­zo­ma fue re­mo­de­lar el área de la ca­sa cons­trui­da con des­ni­ve­les en una sola plan­ta, y agre­gar nue­vas zo­nas que cum­plie­ran con las ne­ce­si­da­des de la fa­mi­lia que ha­bi­ta los es­pa­cios.

La primera la­bor de los ar­qui­tec­tos fue cons­truir un ac­ce­so fran­co a la pro­pie­dad. Para lo­grar­lo, crea­ron un mo­tor lobby cir­cu­lar al­re­de­dor de un es­pe­jo de agua. Di­cha en­tra­da vehi­cu­lar re­ma­ta con el ac­ce­so fron­tal, for­ma­do por un mar­co de ace­ro ne­gro y un per­go­la­do de ma­de­ra que con­fi­nan la puer­ta

prin­ci­pal, así co­mo un es­pa­cio di­se­ña­do para res­guar­dar un ar­ma­rio ocul­to de­trás un mu­ro de pie­dra. Es­ta gran en­tra­da atrae to­das las mi­ra­das e in­vi­ta al vi­si­tan­te a in­gre­sar en un es­pa­cio que pa­re­cie­ra ha­ber na­ci­do de ma­ne­ra na­tu­ral en el en­torno bos­co­so en don­de se en­cuen­tra, gra­cias a la pre­ci­sa se­lec­ción de sus ma­te­ria­les. A un cos­ta­do de es­te mo­nu­men­tal ac­ce­so en­mar­ca­do hay una ace­quia que cap­ta agua de los bos­ques cir­cun­dan­tes. Una co­che­ra en for­ma de mar­co se co­lo­có al la­do opues­to del ac­ce­so prin­ci­pal re­ma­tan­do el cir­cui­to del mo­tor lobby.

Una vez den­tro de la re­si­den­cia, el vi­si­tan­te es re­ci­bi­do por un ves­tí­bu­lo que se bi­fur­ca ha­cia dos di­fe­ren­tes zo­nas pú­bli­cas. Del la­do de­re­cho es­tán la sa­la y el co­me­dor, y del la­do opues­to se pro­yec­tó un es­pa­cio de con­vi­ven­cia al­re­de­dor de una fo­ga­ta —o fi­re pit—, en una zo­na que ori­gi­nal­men­te era un pa­tio. Los crea­ti­vos de Rhy­zo­ma lo­gra­ron con­ver­tir un es­pa­cio de cir­cu­la­ción en un am­bien­te con­tem­pla­ti­vo que in­vi­ta a la con­vi­ven­cia y a dis­fru­tar el pai­sa­je. La di­vi­sión en­tre am­bas áreas pú­bli­cas se lo­gra me­dian­te un mo­nu­men­tal can­cel que per­mi­te la in­te­gra­ción o el ais­la­mien­to de di­chos es­pa­cios.

La in­ten­ción del re­di­se­ño de los in­te­rio­res fue re­du­cir la gran es­ca­la de las áreas, co­mu­nes y pri­va­das, cu­ya je­rar­quía re­sul­ta­ba ca­si in­ti­mi­dan­te. Para lo­grar ma­yor ca­li­dez y una es­ca­la hu­ma­na, di­se­ña­ron una se­rie de ele­men­tos a ba­se de ma­de­ra y pie­dra lo­cal que lo­gran una sen­sa­ción de in­ti­mi­dad den­tro de los gran­des sa­lo­nes y las re­cá­ma­ras.

• FO­TO­GRA­FÍA JUAN CAR­LOS GAR­CÍA GUE­RRE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.