VI­SIÓN DO­BLE

AD (México) - - Portada - POR MA­YER RUS FO­TO­GRA­FÍAS RO­GER DA­VIES PRO­DUC­CIÓN CAR­LOS MO­TA

Kh­loé y Kourtney com­par­ten un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, el ve­cin­da­rio e in­clu­so a su de­co­ra­dor, el in­ge­nio­so Martyn Law­ren­ce Bu­llard.

KH­LOÉ Y KOURTNEY COM­PAR­TEN UN PRO­GRA­MA DE TE­LE­VI­SIÓN, EL BA­RRIO DON­DE HA­BI­TAN E IN­CLU­SO A SU DE­CO­RA­DOR, EL IN­GE­NIO­SO MARTYN LAW­REN­CE BU­LLARD. PE­RO CUAN­DO SE TRA­TA DE LA VI­VIEN­DA, LAS CÉ­LE­BRES HER­MA­NAS TIE­NEN SU PRO­PIO SE­LLO.

El di­se­ña­dor Martyn Law­ren­ce Bu­llard re­di­se­ñó las ca­sas ve­ci­nas en Ca­la­ba­sas, Ca­li­for­nia, de Kh­loé Kardashian (sen­ta­da) y su her­ma­na Kourtney, quien es­tá re­tra­ta­da con sus tres hijos, Reign, Ma­son y Pe­ne­lo­pe (de iz­quier­da a de­re­cha). Bu­llard de­co­ró el es­pa­cio con ca­mas de día ta­pi­za­das con te­la de Holly Hunt y una me­sa de For­ma­tions.

“ME DA MIE­DO EL CO­LOR, PE­RO CUAN­DO TIE­NES HIJOS NO PUE­DES SER TAN ES­TRIC­TA”, KOURTNEY KARDASHIAN.

Arri­ba En la sa­la de es­tar de Kourtney, los so­fás de Christian Liai­gre es­tán tapizados en la­na de Schu­ma­cher y piel de Lar­sen. Tam­bién se apre­cia un piano Stein­way, una si­lla vin­ta­ge de Os­car Nie­me­yer y una oto­ma­na de Wyeth, así co­mo di­ver­sas pie­zas he­chas a la me­di­da, co­mo las lám­pa­ras de te­cho, el candelabro y las con­so­las. Las cor­ti­nas es­tán he­chas de una mez­cla de la­na y lino y son de Lo­ro Pia­na; el tríp­ti­co es de Ri­chard Se­rra. Aba­jo La ba­rra Cae­sars­to­ne es el com­ple­men­to per­fec­to del pi­so de ca­li­za Ann Sacks en la co­ci­na de Kourtney, la cual es­tá equi­pa­da con un re­fri­ge­ra­dor Sub-ze­ro, una es­tu­fa Wolf y una tar­ja Dorn­bracht. Las lám­pa­ras col­gan­tes son de Ar­te­lu­ce, los ta­bu­re­tes son de Ali­son Berger Glass­works y la fo­to­gra­fía de Andy War­hol es de Greg Gor­man.

“MI MA­MÁ SIEM­PRE TU­VO VI­SIÓN PA­RA NUES­TRAS CA­SAS. ELLA NOS EN­SE­ÑÓ LA ALE­GRÍA DEL DI­SE­ÑO DE IN­TE­RIO­RES”, KOURTNEY KARDASHIAN.

Pá­gi­na an­te­rior En el co­me­dor de Kourtney, Martyn co­lo­có una me­sa he­cha a la me­di­da y un jue­go de si­llas vin­ta­ge de Pie­rre Jean­ne­ret de JF Chen de­ba­jo de una lám­pa­ra de te­cho Jo­se Es­te­ves de In­té­rieurs. La obra de ar­te en­mar­ca­da es de Roy Lich­tens­tein; la es­cul­tu­ra me­tá­li­ca Ja­mes Pres­ti­ni es de Black­man Cruz y el ta­pe­te es de Man­sour Mo­dern. Es­ta fo­to So­bre la ca­ma se apre­cian obras de ar­te de Ja­mes Tu­rrell. Los si­llo­nes es­tán tapizados en piel de Edel­man; la me­si­ta es bel­ga de los años 70 de Luc­ca An­ti­ques y el ta­pe­te es de The Rug Com­pany.

“NUES­TRO GUS­TO ES MUY PAR­TI­CU­LAR Y COM­PLE­TA­MEN­TE DI­FE­REN­TE”, KH­LOÉ KARDASHIAN. Kh­loé en su es­pa­cio­so ves­ti­dor. El candelabro es de RH y el te­cho es­tá cu­bier­to por un ta­piz de Schu­ma­cher.

En el pa­tio de la ca­sa de Kh­loé, la chi­me­nea es­tá re­ves­ti­da de azu­le­jos di­se­ña­dos por Martyn Law­ren­ce Bu­llard pa­ra Ann Sacks; el es­pe­jo es RH.

Arri­ba El fa­mily room de la ca­sa de Kh­loé ex­hi­be una se­lec­ción de pie­zas de Law­ren­ce Bu­llard, in­clu­yen­do el ta­piz del te­cho de Schu­ma­cher, las lám­pa­ras col­gan­tes y el so­fá ta­pi­za­do con te­la de Pe­ren­nials. La fo­to­gra­fía en­mar­ca­da es de Pa­trick De­mar­che­lier, la chi­me­nea es de Ex­qui­si­te Sur­fa­ces y el ta­pe­te de Ant­hony Mo­na­co. Aba­jo La habitación de Kh­loé cuen­ta con una ca­ma he­cha a la me­di­da cu­bier­ta por una te­la de Co­le­fax and Fow­ler; las al­moha­das son

Her­mès, el co­ber­tor es de Fen­di, las cor­ti­nas son de lino de Ho­lland & Sheey y el ta­pe­te de la­na de al­pa­ca es de The Rug Com­pany.

Bu­llard co­lo­có una es­pe­cie de car­pa de te­la es­car­pa­da de su pro­pio di­se­ño en la sa­la de es­tar de Kh­loé. El so­fá sec­cio­na­do es de John Sa­li­be­llo An­ti­ques, el es­pe­jo es le­van­tino y el ta­pe­te es de Ant­hony Mo­na­co.

“ES­TU­VE MUY PRE­SEN­TE EN EL PRO­CE­SO DE DI­SE­ÑO. ME OBSESIONAN LOS DE­TA­LLES, ASÍ QUE A VE­CES PUE­DO SER CON­TRO­LA­DO­RA”, KH­LOÉ KARDASHIAN.

LLa idea de que la ca­sa es un san­tua­rio es uno de los gran­des cli­chés de las re­vis­tas de in­terio­ris­mo, pe­ro pa­ra las her­ma­nas Kourtney y Kh­loé Kardashian, es­ta idea tie­ne un sen­ti­do to­tal­men­te dis­tin­to. Des­pués de to­do, cuan­do eres miem­bro de una de las fa­mi­lias más fa­mo­sas de Es­ta­dos Uni­dos que ha pa­sa­do tan­to tiem­po en reality shows y en la pren­sa, ne­ce­si­tas un es­pa­cio en el que no te ob­ser­ven. Es­te dúo de em­pren­de­do­ras ha en­con­tra­do un lu­gar de es­ca­pe en vi­vien­das que se en­cuen­tran a la vuel­ta de la es­qui­na una de la otra, en un en­cla­ve pri­va­do de Ca­la­ba­sas, Ca­li­for­na, en el que el mun­do in­mo­bi­lia­rio es co­mo un in­ter­cam­bio en­tre ce­le­bri­da­des. Ha­ce un par de años, Kourtney, la ma­yor de las dos, le com­pró a la es­tre­lla de la NFL Keys­hawn John­son una vi­vien­da de es­ti­lo tos­cano de tres mil 500 me­tros cua­dra­dos. Po­co más de un mes des­pués, Kh­loé le com­pró una ca­sa de ins­pi­ra­ción me­di­te­rrá­nea de tres mil me­tros cua­dra­dos a Jus­tin Bie­ber. Su me­dia her­ma­na, Ky­lie Jen­ner, tam­bién com­pró una pro­pie­dad ahí, y la madre de la fa­mi­lia, Kris Jen­ner, vi­ve a só­lo unos mi­nu­tos de dis­tan­cia con Kim, quien se es­tá que­dan­do en la ca­sa de su ma­má con su es­po­so Kan­ye West y sus hijos, mien­tras se cons­tru­ye su nue­va re­si­den­cia, di­se­ña­da por Axel Ver­voort.

In­clu­so en una fa­mi­lia tan uni­da, re­sul­ta sor­pren­den­te que Kourtney y Kh­loé —quie­nes tie­nen per­so­na­li­da­des y sen­si­bi­li­da­des es­té­ti­cas bien de­fi­ni­das— ha­yan con­tra­ta­do al mis­mo de­co­ra­dor. Sin em­bar­go, eli­gie­ron con­fiar­le al fa­vo­ri­to del show-bu­si­ness Martyn Law­ren­ce Bu­llard la ta­rea de con­fec­cio­nar las dos ca­sas a sus res­pec­ti­vos gus­tos. “Es­toy sor­pren­di­da con la can­ti­dad de es­ti­los que pue­de in­ter­pre­tar. La ca­sa de Kh­loé es gla­mo­ro­sa, lo que va muy bien con su es­ti­lo. El mío es mu­cho más mo­de­ra­do y mo­derno”, co­men­tó Kourtney.

Bu­llard co­no­ce a la fa­mi­lia des­de ha­ce años, ya que ha gra­vi­ta­do en la ór­bi­ta de las ce­le­bri­da­des de Holly­wood. “Las dos chi­cas es­ta­ban lis­tas pa­ra al­go fres­co. La ca­sa de Kh­loé era un enor­me pa­la­cio de jue­gos di­se­ña­do por un es­can­da­lo­so jo­ven­ci­to. De­ci­di­mos dar­le al­go de ro­man­ce al re­to­mar sus raí­ces me­di­te­rrá­neas”, agre­gó Martyn.

Pa­ra Kourtney, el pun­to cen­tral eran sus hijos, Ma­son y Reign, y su hi­ja Pe­ne­lo­pe. “Que­ría­mos que fue­ra so­fis­ti­ca­do pe­ro ami­ga­ble y fa­mi­liar. Pa­ra ella sus hijos lo son to­do”.

El re­sul­ta­do es una vi­vien­da aco­ge­do­ra y otra más rock & roll. Pa­ra lo que Kh­loé agre­gó: “Nues­tros gus­tos son com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Cuan­do va­mos a com­prar mue­bles, yo me que­do ca­lla­da cuan­do Kourtney me en­se­ña pie­zas mo­der­nas. Lue­go nos di­ri­gi­mos ha­cia una se­rie de ob­je­tos exó­ti­cos y her­mo­sos y to­do lo que ella di­ce es ‘No me gus­ta na­da de es­to’”.

Bu­llard pro­ve­yó to­do el exo­tis­mo que Kh­loé desea­ba y vis­tió su ca­sa de una va­rie­dad de ele­men­tos ma­rro­quíes, tur­cos y de Me­dio Orien­te. Su coup de théâ­tre es la sa­la con for­ma de car­pa, una eté­rea fan­ta­sía blan­ca pre­si­di­da por un gi­gan­tes­co es­pe­jo le­van­tino con el en­can­to de la épo­ca del ci­ne mu­do. El re­ci­bi­dor da a una te­rra­za cu­bier­ta de vi­des en la que las ca­mas col­gan­tes se ba­lan­cean en­tre las bri­sas del Pa­cí­fi­co. Co­mo ex­pli­có Marty Law­ren­ce Bu­llard, “A Kh­loé no le in­tere­sa­ba el es­ti­lo tra­di­cio­nal de Ma­rrue­cos, por lo que di­fu­mi­na­mos las lí­neas y le di­mos un as­pec­to más con­tem­po­rá­neo”.

A pe­sar de lo tea­tral de es­tos es­pa­cios, el que qui­zás re­fle­ja me­jor el es­pí­ri­tu de Kh­loé es el cló­set or­ga­ni­za­do por co­lor y es­ti­lo, crea­do a par­tir de dos an­ti­guas ha­bi­ta­cio­nes. “Yo no ten­go hijos, así que ¿por qué no?” co­men­tó Kh­loé, quien re­cien­te­men­te de­bu­tó en su talk show Kock­tails with Kh­loé, y es­tá tra­ba­jan­do en un nue­vo reality so­bre ma­qui­lla­je pa­ra E!. La pa­sión por des­cu­brir co­sas lo com­par­te con Kourtney, quien se su­mer­gió en la his­to­ria del di­se­ño del si­glo XX pa­ra con­for­mar una co­lec­ción. Des­de las si­llas Pie­rre Jean­ne­ret del co­me­dor has­ta la si­lla y la oto­ma­na Os­car Nie­me­yer de la sa­la y el es­cri­to­rio Ju­les Le­leu, al fon­do de la ofi­ci­na lle­na de obras ar­tís­ti­cas, la vi­vien­da es­tá re­bo­san­te de jo­yas modernista­s.

El con­jun­to de pie­zas se ex­tien­de al cuar­to de los ni­ños. Pe­ne­lo­pe, por ejem­plo, duer­me ba­jo una lám­pa­ra de te­cho de tres bra­zos de Ser­ge Moui­lle, con una obra de ar­te de luz de neón ins­ta­la­da so­bre una ca­be­ce­ra ro­sa.

Por su par­te, Kh­loé en­cuen­tra cier­to go­zo en los tex­ti­les cru­dos y afel­pa­dos que en­ri­que­cen su habitación. “No ten­go mu­cho tiem­po pa­ra mí, así que cuan­do ten­go opor­tu­ni­dad de re­la­jar­me en la ca­ma real­men­te lo dis­fru­to. Es co­mo es­tar en un pa­raí­so de cham­pa­ña. ¿Quién no quie­re eso?”, con­clu­yó Kh­loé.

AM­BAS HER­MA­NAS COIN­CI­DIE­RON EN QUE ES­TAR OR­GU­LLO­SAS DE SUS CA­SAS ES HE­REN­CIA DE SU PA­DRE, EL ABO­GA­DO Y HOM­BRE DE NE­GO­CIOS RO­BERT KARDASHIAN, QUIEN MU­RIÓ EN 2003, ASÍ CO­MO DE SU MADRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.