EN EVO­LU­CIÓN CONS­TAN­TE

A TRA­VÉS DEL JAR­DÍN PRI­VA­DO DIJKERHOEK, EL AR­QUI­TEC­TO DE PAI­SA­JE RONALD VAN DER HILST EN­CON­TRÓ EL PER­FEC­TO EQUI­LI­BRIO EN­TRE LO EFÍ­ME­RO Y LO ATEM­PO­RAL.

AD (México) - - Paisajismo - POR KA­RI­NE MONIÉ P AISAJISMO RONALD VAN DER HILST FO­TO­GRA­FÍAS MENNO BOER Y RONALD VAN DER HILST

Apa­sio­na­do por las flo­res des­de muy jo­ven, Ronald van der Hilst —ori­gi­na­rio de Ho­lan­da que vi­ve en Am­be­res, Bél­gi­ca—, con­si­de­ra que “di­se­ñar un jar­dín es un len­gua­je”. In­tro­du­ce la poe­sía en sus pro­yec­tos a tra­vés de la luz, del cam­bio de co­lo­res y aro­mas en fun­ción de las es­ta­cio­nes y del so­ni­do de las ho­jas de los ár­bo­les. “Nu­me­ro­sos ele­men­tos jue­gan un pa­pel en un jar­dín, así que és­te de­be ser con­ce­bi­do pa­ra re­fle­jar ca­da día del año”, Ronald van der Hilst. Si­tua­do al no­res­te de Ho­lan­da, en el pe­que­ño pue­blo de Dijkerhoek, es­te jar­dín fue crea­do pa­ra el hom­bre de ne­go­cios Wi­llem Boer, quien fa­lle­ció en 2013, y hoy per­te­ne­ce a su hi­jo, Menno Boer. Ini­cial­men­te era una mez­cla de mu­chas ideas. Ronald van der Hilst tra­ba­jó en crear una so­la en­ti­dad, “co­mo un cuer­po hu­mano que es uno pe­ro tie­ne dis­tin­tas fun­cio­nes y for­mas”. Lue­go, el ar­qui­tec­to de pai­sa­je vin­vu­ló el jar­dín con el pai­sa­je cir­cun­dan­te y si­guió el prin­ci­pio de ge­nius lo­ci, el “es­pí­ri­tu del lu­gar”. His­tó­ri­ca­men­te ha­bía mu­chos ro­bles en es­ta área, pues se uti­li­za­ban pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción. Ade­más de los an­ti­guos ár­bo­les que ya es­ta­ban, Ronald van der Hilst de­ci­dió plan­tar otros pa­ra dar vi­da a un ver­da­de­ro jar­dín de ro­bles.

Al ca­mi­nar ha­cia la ca­sa se des­cu­bren dis­tin­tas at­mós­fe­ras que trans­mi­ten se­re­ni­dad, dra­ma y rit­mo. Al­gu­nas sec­cio­nes del jar­dín son mas­cu­li­nas y otras más fe­me­ni­nas, con flo­res co­lor blan­co, ro­sa, na­ran­ja y ro­jo. El agua es tam­bién un ele­men­to im­por­tan­te, en par­ti­cu­lar gra­cias a la al­ber­ca y sus pe­que­ñas cas­ca­das.

“Lo más fas­ci­nan­te en la ar­qui­tec­tu­ra de pai­sa­je es lo ines­pe­ra­do. Un jar­dín no es una ‘co­sa’, es un ‘pro­ce­so’ cons­tan­te”, con­clu­yó Ronald van der Hilst.

Co­mo lo ex­pli­ca el ar­qui­tec­to de pai­sa­je Ronald van der Hilst, la na­tu­ra­le­za im­pac­ta cons­tan­te­men­te la apa­rien­cia de un jar­dín, pues la luz, el cli­ma, las es­ta­cio­nes, en­tre otros, cam­bian. Con­se­cuen­te­men­te, di­se­ñar y man­te­ner un jar­dín es un pro­ce­so...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.