FANTASÍA EN CUIXMALA

AD (México) - - Portada - AR­QUI­TEC­TU­RA RO­BERT COU­TU­RIER POR ANA QUIROZ FO­TO­GRA­FÍAS MI­CHAEL GILBREATH

Una mez­cla de ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na, ma­rro­quí e in­dia den­tro de una re­ser­va na­tu­ral fren­te al Pa­cí­fi­co me­xi­cano.

UNA MEZ­CLA DE AR­QUI­TEC­TU­RA ME­XI­CA­NA, MA­RRO­QUÍ E IN­DIA SE PUE­DE APRE­CIAR DEN­TRO DE UNA RE­SER­VA NA­TU­RAL FREN­TE AL MAR

DEL PA­CÍ­FI­CO ME­XI­CANO.

SIR JAMES GOLDSMITH ESTABLECIÓ LA FUN­DA­CIÓN ECOLÓGICA DE CUIXMALA, PRI­MOR­DIAL PA­RA LA RE­SER­VA DE LA BIOSFERA CHAMELA-CUIXMALA.

Arri­ba Vis­ta de uno de los bun­ga­lows, que en Cuixmala son sim­ple­men­te ex­tra­or­di­na­rios. Se ca­rac­te­ri­zan por te­ner ve­ge­ta­ción tro­pi­cal exu­be­ran­te, que pro­por­cio­na una pri­va­ci­dad en­vi­dia­ble. Ca­da bun­ga­low tie­ne una am­plia sa­la de es­tar con so­fá y es­cri­to­rio. El in­te­rior des­ta­ca por sus acen­tos muy co­lo­ri­dos en objetos y pie­zas de diseño y ar­te, que con­tras­tan con el blan­co in­ma­cu­la­do de la ar­qui­tec­tu­ra. Po­seen re­ga­de­ra al aire libre y una am­plia te­rra­za con vis­ta al mar. Aba­jo Una vis­ta de la sui­te Dra­gón.

Den­tro de la casa se ubi­can tres ha­bi­ta­cio­nes prin­ci­pa­les, la sui­te Dra­gón, la sui­te Leo­nes, y la sui­te Ca­ba­llo. És­tas po­seen en co­mún do­bles al­tu­ras y es­pa­cios ex­ten­sos. Siem­pre pre­do­mi­na el blan­co, y los ar­cos son una cons­tan­te de la ar­qui­tec­tu­ra.

LA LA­BOR DE PRO­TEC­CIÓN AL MEDIO AM­BIEN­TE EN ES­TA RE­GIÓN ES LIDERADO POR ALIX GOLDSMITH Y SU MARIDO GOFFREDO.

La sui­te Cuixmala es una de las más gran­des del mundo. Sus te­chos al­tos, sus gran­des ven­ta­na­les, que in­te­gran el in­te­rior con el ex­te­rior, y va­rias zo­nas de des­can­so, ofre­cen la sen­sa­ción de es­tar en una re­si­den­cia apar­te. Es­ta ha­bi­ta­ción po­see una pis­ci­na y un ba­ño con la me­jor vis­ta ha­cia el océano Pa­cí­fi­co.

Na­da más emo­cio­nan­te que ver una ar­qui­tec­tu­ra que pa­re­ce sa­li­da de una pe­lí­cu­la de fantasía. Así es el sen­ti­mien­to que se per­ci­be al te­ner en­fren­te la Casa Cuixmala. El en­torno es, in­clu­so, más idí­li­co que la cons­truc­ción; se tra­ta de la Re­ser­va de las Biosfera Chamela-cuixmala, una ex­ten­sión de te­rreno que se di­vi­de por la ca­rre­te­ra 200, que cru­za sie­te es­ta­dos y co­rre por la cos­ta del Pa­cí­fi­co me­xi­cano. A un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra, ha­cia las mon­ta­ñas, el te­rreno es im­pre­sio­nan­te, de­bi­do a la gran can­ti­dad de ve­ge­ta­ción, y a la fau­na exó­ti­ca que es po­si­ble en­con­trar. De la ca­rre­te­ra 200 ha­cia la cos­ta, la tem­pe­ra­tu­ra se ele­va con­si­de­ra­ble­men­te y, el azul del mar, con su bri­za refrescante, da la bien­ve­ni­da a quie­nes se di­ri­gen pa­ra co­no­cer la jo­ya de Cuixmala, un pa­la­cio po­co co­no­ci­do en el co­ra­zón de Cos­ta Ale­gre, Ja­lis­co. Abra­za­da por la re­ser­va na­tu­ral, es­ta ma­jes­tuo­sa es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca fue di­se­ña­da por Ro­bert Cou­tu­rier, quien pro­yec­tó con exu­be­ran­cia un estilo que reunió diseño ma­rro­quí, de­ta­lles pro­ve­nien­tes de In­dia, y una no­ta­ble ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na de pla­ya.

EL PRO­GRA­MA DE PRO­TEC­CIÓN DE LAS TORTUGAS EN EXTINCIÓN ES UNO DE LOS MÁS EXITOSOS EN EL MUNDO. HA DEVUELTO A CIENTOS DE MI­LES DE CRÍAS AL MAR.

Lo pri­me­ro que des­ta­ca de la re­si­den­cia es una im­po­nen­te co­lum­na re­ves­ti­da de azu­le­jos, mu­ros fuer­tes y al­tos co­lor te­rra­co­ta, que po­seen la in­ten­ción de fun­dir­se con la pla­ya vir­gen. Las nu­me­ro­sas mon­ta­ñas nos re­cuer­dan a las imá­ge­nes de Ma­rrue­cos. El lu­jo vie­ne de los am­plios y prís­ti­nos es­pa­cios que han si­do de­co­ra­dos con objetos pro­ve­nien­tes de In­dia y Ma­rrue­cos, los cua­les con­vi­ven ar­mo­nio­sa­men­te con ale­bri­jes, ollas y tex­ti­les me­xi­ca­nos.

Den­tro de la pro­pie­dad, se dis­fru­tan pa­tios, fuen­tes y vis­tas pa­no­rá­mi­cas es­pec­ta­cu­la­res. El crea­dor de es­te ma­ra­vi­llo­so es­pa­cio fue el vi­sio­na­rio, fi­nan­cie­ro y po­lí­ti­co Sir James Goldsmith, quien eli­gió es­te si­tio co­mo la re­si­den­cia de des­can­so pa­ra su fa­mi­lia. La his­to­ria de es­ta casa es vas­ta, en ella se han hos­pe­da­do per­so­na­jes fa­mo­sos, pre­si­den­tes y pri­me­ros mi­nis­tros. Ac­tual­men­te re­ci­be hués­pe­des de to­do el mundo, co­mo si se tra­ta­ra de un ho­tel bou­ti­que y, gra­cias a la am­pli­tud ar­qui­tec­tó­ni­ca y a su exó­ti­ca con­fi­gu­ra­ción, ca­da in­vi­ta­do go­za de una pri­va­ci­dad ex­cep­cio­nal. La pro­pie­dad se ex­tien­de so­bre un te­rreno muy gran­de, al que se le han in­cor­po­ra­do vi­llas y bun­ga­lows pa­ra fun­cio­nar co­mo un ho­tel bou­ti­que, el cual es­tá di­ri­gi­do por la hi­ja de Sir James Goldsmith, quien ha con­ti­nua­do con la fi­lo­so­fía de pre­ser­var y pro­te­ger el medio am­bien­te, a tra­vés de dis­tin­tos pro­gra­mas eco­ló­gi­cos desa­rro­lla­dos por The Cuixmala Eco­lo­gi­cal Foun­da­tion que, a su vez, ayu­dó a que el área de Chamela-cuixmala (una de las más gran­des re­gio­nes pro­te­gi­das del país) fue­ra nom­bra­da, en 1983, re­ser­va de la biosfera en Mé­xi­co, de­bi­do a su eco­sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.