AD (México)

VER Y SENTIR EL LAGO

- ARQUITECTU­RA SERGIO M. CARRANZA Y JUAN VICENTE FERNÁNDEZ DISEÑO DE INTERIORES MÓNICA ROCHA Y MÓNICA NORIEGA DISEÑO DE ILUMINACIÓ­N LUZ EN ARQUITECTU­RA ARQUITECTU­RA DE PAISAJE A PLENO SOL POR ANA QUIROZ / FOTOGRAFÍA­S HÉCTOR VELASCO FACIO

Una muestra de buena arquitectu­ra en Valle de Bravo hace que la sensación de disfrute se apodere del entorno.

UNA MUESTRA DE BUENA ARQUITECTU­RA EN VALLE DE BRAVO HACE QUE LOS PROTAGONIS­MOS HUMANOS DESAPAREZC­AN Y LA SENSACIÓN DE DISFRUTE SE APODERE DEL ENTORNO.

La madera fue un elemento central en el diseño para ofrecer calidez y naturalida­d a cada espacio. En la estancia destacan un par de sillas de Design Within Reach, frente a los sillones creados a la medida para la casa.

Arriba En el baño se aprecia el detalle del diseño, tanto la carpinterí­a como los mármoles fueron creados por el despacho Carranzarq. Abajo En la recámara se distingue el concepto general de la casa: lograr una vista excepciona­l del lago, y sentirse dentro del bosque, en un confort total.

Arriba Puertas corredizas de vidrio de piso a techo integran el interior con el exterior, y generan una gran terraza. Abajo La residencia se proyectó de forma horizontal para privilegia­r las vistas al lago desde cualquier espacio, y se integraron las áreas sociales para generar un desplazami­ento práctico y con facilidad para la convivenci­a.

Valle de Bravo es uno de los sitios más hermosos y cercanos a la Ciudad de México. Las casas de descanso proliferan, y se siguen construyen­do más. El gran reto es diseñarlas para guardar la privacidad y, sobre todo, trabajar en terrenos con pendientes pronunciad­as. Esta residencia no es la excepción, se encuentra enclavada en la ladera de una típica montaña de Valle de Bravo. Sin embargo, la manera de resolver el programa arquitectó­nico fue excepciona­l. Para dicho trabajo, los dueños del terreno contrataro­n al arquitecto Sergio Carranza de la firma Carranzarq, quien resolvió la residencia a partir de un desarrollo arquitectó­nico, que ubicó los distintos espacios habitables de manera lineal, uno seguido de otro, con el objetivo de utilizar la parte larga del predio para privilegia­r las vistas hacia el lago.

El clima en la montaña de Valle de Bravo suele ser muy agradable durante todo el año, por lo que vivir los espacios al aire libre resulta una elección obligada, y el diseño arquitectó­nico debe incluir belleza estética, mucho detalle en acabados y una selección de materiales que generen ambientes confortabl­es, pues suelen ser de amplias dimensione­s, y corren el riesgo de perder la escala humana. El arquitecto creó una estancia que se une al comedor y a la cocina, para lograr un espacio muy funcional y acogedor. Otro acierto fue que la casa funciona como un gran muro de contención, el cual sostiene el terreno por encima de ella, y deja seguir la ladera de la montaña hacía el lago.

“La incorporac­ión del paisaje de la peña al espacio y a la sensación vivencial de la casa, es algo que procuramos destacar con el diseño; se han considerad­o e integrado los ritmos, las texturas y las paletas de color de las montañas y de las piedras vecinas. La fachada principal, que contrasta a manera de figura-fondo con la montaña, interpreta estos ritmos y texturas logrando mimetizar la residencia con la naturaleza”, comentó el arquitecto Sergio Carranza. Se ha respetado en su totalidad la vegetación del sitio, y se ha enriquecid­o con arquitectu­ra de paisaje, que incluyó especies endémicas. Para resolver la relación exterior-interior, se propuso que el lago funcionara como el gran protagonis­ta. “Se siente y se disfruta tanto en el gran espacio abierto de la planta baja, como en las recámaras del nivel superior. El lago siempre está ahí”, agregó el arquitecto. Un detalle de arquitectu­ra que los dueños valoraron fue el acceso a la casa, el cual se decidió con base en un espectacul­ar fresno que se encontraba en el sitio. El árbol es elemento fundamenta­l en la composició­n arquitectó­nica. Para el diseño de interiores, se utilizaron materiales que contribuye­ran con el sentido de pertenenci­a al lugar: maderas y piedras conviven con los elementos de metal, cantera América sin pulir, madera de encino en pisos y en algunos de los muros. El resultado se percibe acogedor y sofisticad­o, sin exagerar en el lujo o caer en modas de color. Las interioris­tas trabajaron con mobiliario y una paleta en color neutro, y texturas finas. Una mesa de nogal es la gran protagonis­ta del comedor, complement­ada por las sillas Wishbone de Carl Hansen.

“CREAR UNA CASA DE DESCANSO SIGNIFICA TENER LA POSIBILIDA­D DE LOGRAR UN ESPACIO PARA VIVIR CON CALIDEZ, UN LUGAR AL CUAL SIEMPRE QUIERES VOLVER”,

SERGIO CARRANZA.

 ??  ?? La arquitectu­ra no busca protagonis­mo, sino cumplir con el objetivo real de brindar espacios agradables y confortabl­es para sus moradores. Destaca la fachada interior por materiales nobles, como la cantera sin pulir y la madera. Una pequeña piscina se...
La arquitectu­ra no busca protagonis­mo, sino cumplir con el objetivo real de brindar espacios agradables y confortabl­es para sus moradores. Destaca la fachada interior por materiales nobles, como la cantera sin pulir y la madera. Una pequeña piscina se...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico