RE­FRES­CAR LOS ES­PA­CIOS

LA CON­VI­VEN­CIA FA­MI­LIAR FUE LA MÁ­XI­MA A RES­CA­TAR PA­RA LO­GRAR UN PRO­YEC­TO MO­DERNO QUE MANTUVIERA LA ILU­SIÓN DE UN CÁ­LI­DO HO­GAR.

AD (México) - - News - AR­QUI­TEC­TU­RA DA­NIEL CAN­TO­YA Y VIC­TO­RIA PA­LOS POR ANA QUI­ROZ FO­TO­GRA­FÍA SAN­TIA­GO HEYSER

Da­niel Can­to­ya y Vic­to­ria Pa­los se die­ron a la ta­rea de re­no­var una vi­vien­da con el ob­je­ti­vo de crear es­pa­cios mo­der­nos y con­for­ta­bles.

Los cam­bios siem­pre tie­nen que ser pa­ra me­jo­rar. Eso de­bie­ron pen­sar los mo­ra­do­res de es­te de­par­ta­men­to al po­nien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co cuan­do de­ci­die­ron re­no­var su vi­vien­da y en­fren­tar­se al re­to de crear es­pa­cios mo­der­nos y con­for­ta­bles. Se pro­cu­ró pa­sar de un es­ti­lo tra­di­cio­nal a uno más atrevido sin per­der el sen­ti­do de ho­gar, el cual re­sul­ta de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia, quie­nes te­nían la idea de dis­fru­tar es­pa­cios que brin­da­ran una sen­sa­ción de aper­tu­ra y bie­nes­tar. Pa­ra ello, se acer­ca­ron al des­pa­cho Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra Ar­tís­ti­ca, en­ca­be­za­do por los jó­ve­nes ar­qui­tec­tos Da­niel Can­to­ya y Vic­to­ria Pa­los, quie­nes se en­car­ga­ron de crear un de­par­ta­men­to so­fis­ti­ca­do.

“Pa­ra nues­tros clien­tes era muy im­por­tan­te pri­vi­le­giar las vis­tas ha­cia la ciu­dad, y el con­te­ni­do de los am­bien­tes te­nía que ser in­di­vi­dual, pe­ro con la po­si­bi­li­dad de co­nec­tar el área so­cial. Por lo que la sa­la prin­ci­pal —de ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes— y el co­me­dor pue­den ser un es­pa­cio co­mún o es­tar di­vi­di­dos por ce­lo­sías gi­ra­to­rias que tam­bién son re­ma­tes vi­sua­les des­de cual­quier án­gu­lo del área so­cial del de­par­ta­men­to. Pa­ra crear un efec­to con­tun­den­te den­tro de la re­si­den­cia, in­clui­mos un vi­drio negro en es­pa­cios es­tra­té­gi­cos con el fin de du­pli­car las vis­tas de la ciu­dad du­ran­te la no­che, y así crear un am­bien­te cos­mo­po­li­ta”, co­men­tó Da­niel Can­to­ya.

La pa­le­ta de ma­te­ria­les es muy cá­li­da, ele­gan­te y so­bria; se usó ma­de­ra de no­gal en due­la co­mo ele­men­to uni­fi­ca­dor en to­do el de­par­ta­men­to, com­bi­na­da con már­mol gris Bar­di­glio en cir­cu­la­cio­nes y áreas de ba­ño.

El vi­drio negro, por su par­te, fun­cio­na co­mo ele­men­to de acen­to y con­tras­te. El ac­ce­so se pro­yec­tó co­mo un es­pa­cio que dis­tri­bu­ye y en don­de co­mien­za un re­co­rri­do fá­cil de se­guir, pues el uso de pa­ne­les de vi­drio negro per­mi­te una cir­cu­la­ción fran­ca que con­du­ce del área pú­bli­ca al área pri­va­da, pri­vi­le­gian­do un as­pec­to uni­for­me, que ade­más ha­ce la fun­ción de mu­ros. De­trás de és­tos se en­cuen­tran la ca­va y una sa­la de ci­ne que des­ta­ca por te­ner ilu­mi­na­ción LED co­mo ele­men­to de­co­ra­ti­vo, ade­más de fun­cio­nal. El re­ma­te vi­sual en el de­par­ta­men­to es una chi­me­nea y un gran mu­ro de­co­ra­ti­vo he­cho en ma­de­ra con re­lie­ves di­ná­mi­cos.

El fa­mily room, ubi­ca­do jun­to al área de es­tar, es un es­pa­cio ver­sá­til e in­for­mal, el cual tam­bién pue­de in­te­grar­se al área prin­ci­pal por me­dio de gran­des puer­tas aba­ti­bles con es­pe­jos que per­mi­ten la in­ter­ac­ción. En el área pri­va­da se ubi­can tres re­cá­ma­ras y un pe­que­ño es­tu­dio con una ce­lo­sía de ma­de­ra que otor­ga ma­yor pri­va­ci­dad y con­fort al área de tra­ba­jo.

El re­sul­ta­do es un ho­gar en el que ca­da es­pa­cio se vi­ve a gus­to e in­ten­sa­men­te, y en don­de la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y el di­se­ño se con­jun­ta­ron pa­ra con­ce­bir es­pa­cios atre­vi­dos y sin pre­ten­sio­nes en una ca­sa ele­gan­te y so­fis­ti­ca­da den­tro de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

“DIS­FRU­TA­MOS CA­DA PAR­TE DEL PRO­CE­SO DE DI­SE­ÑO CON PA­SIÓN, Y TRA­BA­JA­MOS EN EQUI­PO CON EL CLIEN­TE PA­RA EX­CE­DER SUS EX­PEC­TA­TI­VAS Y SORPRENDER­LOS”, DA­NIEL CAN­TO­YA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.