EN HO­NOR A BRA­SIL

LA GE­NIA­LI­DAD DE GUIL­HER­ME TO­RRES CON­SIS­TE EN TRA­DU­CIR EL ES­PÍ­RI­TU DE NUES­TRA ÉPO­CA DE MA­NE­RA PER­SO­NAL BA­SÁN­DO­SE EN EL LE­GA­DO DE LAS ME­JO­RES MEN­TES CREA­TI­VAS DEL SI­GLO PA­SA­DO.

AD (México) - - News - DI­SE­ÑO IN­TE­RIOR STU­DIO GUIL­HER­ME TO­RRES POR KARINE MONIÉ FO­TO­GRA­FÍA DE­NIL­SON MA­CHA­DO – MCA ESTÚDIO

Es­ta vi­vien­da de 144 me­tros cua­dra­dos eri­gi­da por Guil­her­me To­rres com­bi­na en un es­pa­cio co­lo­res, ma­te­ria­les, pie­zas de mo­bi­lia­rio y obras de arte.

Ser per­fec­cio­nis­ta no ase­gu­ra con­ce­bir un pro­yec­to exi­to­so, pe­ro es un muy buen pun­to de par­ti­da. El bra­si­le­ño Guil­her­me To­rres —quien na­ció en Lon­dri­na y en­ca­be­za uno de los des­pa­chos más en bo­ga de su país— tie­ne es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca. Ac­tual­men­te ba­sa­dos en São Pau­lo, el di­se­ña­dor de in­te­rio­res y su equi­po —con­for­ma­do por los ar­qui­tec­tos Ra­fael Mi­lia­ri y En­ri­co Beer Boi­mond, así co­mo la es­pe­cia­lis­ta de la in­dus­tria del lu­jo Dé­bo­ra At­su­ko, en­tre otros, ad­qui­rie­ron fa­ma a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Sus pro­yec­tos —tan­to re­si­den­cia­les co­mo co­mer­cia­les— plas­man lí­neas rec­tas y se ca­rac­te­ri­zan por una es­té­ti­ca muy pro­pia que fu­sio­na ri­gor ar­qui­tec­tó­ni­co, mo­der­nis­mo bra­si­le­ño, to­ques co­lo­ri­dos vi­vos y ele­men­tos mi­ni­ma­lis­tas.

Ubi­ca­da en São Pau­lo, es­ta vi­vien­da se ex­tien­de en una su­per­fi­cie de 144 me­tros cua­dra­dos y cuen­ta con un es­pa­cio de vida am­plio y abier­to. En la co­ci­na-co­me­dor, la is­la de már­mol de Ca­la­cat­ta sir­ve tam­bién co­mo me­sa. So­bre ella, va­rias lám­pa­ras de sus­pen­sión os­cu­ras de Die­sel crean un con­tras­te vi­sual y se com­bi­nan per­fec­ta­men­te con las to­na­li­da­des de los cua­dros de Ja­mes Ku­do —ad­qui­ri­dos en la ga­le­ría bra­si­le­ña Zip­per— que ador­nan la pa­red.

En la sa­la, la pie­za de mo­bi­lia­rio cla­ve es el so­fá Ata­ri con for­ma de L, di­se­ña­do por Guil­her­me To­rres pa­ra su mar­ca Nos Fur­ni­tu­re (crea­da con La­ris­sa Van­zo). Su atrevido co­lor ama­ri­llo lla­ma in­me­dia­ta­men­te la aten­ción en es­te es­pa­cio don­de el res­to de los muebles y ac­ce­so­rios tie­nen to­nos más dis­cre­tos, ex­cep­to la obra del ar­tis­ta Fe­li­pe Mo­ro­zi­ni que, gra­cias a su pre­sen­cia, honra el ta­len­to bra­si­le­ño con­tem­po­rá­neo. Dos si­llas ne­gras del fa­mo­so di­se­ña­dor Ser­gio Ro­dri­gues, un mue­ble ca­fé de pi­so a te­cho de Ka­tar­ti­zo, un ta­pe­te de By Kamy y me­si­tas de Lo­ja Teo com­ple­men­tan el look chic de es­ta área de­di­ca­da al en­tre­te­ni­mien­to. En las pa­re­des, el re­ves­ti­mien­to de ce­men­to Mr. Cryl de Bri­co­la­gem brin­da un to­que in­dus­trial al es­pa­cio.

Pa­ra Guil­her­me To­rres, el equi­li­brio es una no­ción esen­cial que guía ca­da uno de sus pro­yec­tos. Los co­lo­res, ma­te­ria­les, pie­zas de mo­bi­lia­rio y obras de arte fue­ron ele­gi­dos pa­ra ge­ne­rar ar­mo­nía y di­na­mis­mo es­pa­cia­les de for­ma na­tu­ral. En el dor­mi­to­rio, ele­men­tos de ma­de­ra pro­por­cio­nan ca­li­dez. Se es­co­gie­ron po­cas pie­zas, pe­ro ca­da una tie­ne su lu­gar.

Influido tan­to por Luis Ba­rra­gán y Lud­wig Mies van der Rohe co­mo por los mo­der­nis­tas de su país —en­tre los cua­les se en­cuen­tra João Ba­tis­ta Vi­la­no­va Ar­ti­gas, por men­cio­nar un ejem­plo—, Guil­her­me To­rres se nu­tre del tra­ba­jo de es­tos maes­tros pa­ra desa­rro­llar un nue­vo len­gua­je crea­ti­vo in­me­dia­ta­men­te re­co­no­ci­ble y con la mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro.

TA­TUA­DA EN SU BRA­ZO, LA FRA­SE DE DAFT PUNK “WORK IT HARDER, BETTER, FASTER, MA­KE IT OVER”, ES EL LE­MA DE GUIL­HER­ME TO­RRES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.