Di­se­ño mo­derno y es­ti­lo es­can­di­na­vo se fu­sio­nan en es­ta ca­sa de Los Ham­ptons.

Di­se­ño mo­derno y es­ti­lo es­can­di­na­vo se fu­sio­nan en es­ta ca­sa de Los Ham­ptons.

AD (México) - - Content - AR­QUI­TEC­TU­RA TBD ARCHITECTU­RE + DE­SIGN STU­DIO IN­TERIO­RIS­MO JES­SI­CA HELGERSON IN­TE­RIOR DE­SIGN POR AMÉLIE AGUI­LAR FO­TO­GRA­FÍA MATTHEW WI­LLIAMS

“Los ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo la ma­de­ra, el cue­ro y la la­na con­for­man la pa­le­ta neu­tra”, CHELSIE LEE.

El azar ha­ce bien las co­sas. Ra­di­ca­das en Portland, Ore­gon, Jes­si­ca Helgerson y Chelsie Lee se en­con­tra­ban en Nue­va York —vi­si­tan­do a clien­tes— cuan­do la due­ña de es­ta ca­sa en Los Ham­ptons las con­tac­tó tras ha­ber vis­to su tra­ba­jo en la web. Las dos di­se­ña­do­ras fue­ron a to­mar un ca­fé con la pro­pie­ta­ria y acep­ta­ron tra­ba­jar con ella in­me­dia­ta­men­te.

¿El pro­yec­to? Una ca­sa de 279 me­tros cua­dra­dos lo­ca­li­za­da en Ama­gan­sett, una pe­que­ña ciu­dad cos­te­ra en­can­ta­do­ra en la re­gión chic de Los Ham­ptons, en don­de los neo­yor­qui­nos sue­len ir fre­cuen­te­men­te pa­ra re­car­gar ener­gía en una at­mós­fe­ra apa­ci­ble, jun­to a la ori­lla del mar.

La trans­for­ma­ción fue ra­di­cal. “Los due­ños (una pa­re­ja) com­pra­ron la ca­sa por su lo­ca­li­za­ción ex­cep­cio­nal y por la pri­va­ci­dad que ofre­ce la pro­pie­dad, pe­ro no les en­can­ta­ba la es­té­ti­ca de los años 90”, co­men­tó Chelsie Lee, di­se­ña­do­ra se­nior. Pa­ra que el ex­te­rior re­sul­ta­ra más atrac­ti­vo, los mu­ros se pin­ta­ron de blan­co, se aña­dió un por­tal en la par­te de­lan­te­ra de la ca­sa y se re­em­pla­za­ron va­rias ven­ta­nas.

El equi­po de Jes­si­ca Helgerson In­te­rior De­sign tra­ba­jó con el des­pa­cho lo­cal de ar­qui­tec­tu­ra TBD Architectu­re + De­sign Stu­dio, y jun­tos ex­plo­ra­ron va­rias op­cio­nes. Co­mo re­sul­ta­do, la or­ga­ni­za­ción de los es­pa­cios fue mo­di­fi­ca­da por com­ple­to y ca­si to­das las áreas cam­bia­ron de lu­gar. “Tu­vi­mos va­rios ob­je­ti­vos en es­te pro­yec­to, pe­ro uno de los ma­yo­res fue crear un plano con mu­chos es­pa­cios pa­ra leer y re­la­jar­se”, com­par­tió Chelsie Lee. La nue­va co­ci­na ocu­pa lo que an­tes era el por­tal; la es­ca­le­ra se abrió y se agre­ga­ron dos dor­mi­to­rios, una sa­la de ba­ño y dos áreas aco­ge­do­ras con có­mo­dos so­fás.

La pa­le­ta res­trin­gi­da, ba­sa­da en el blan­co, es­tá con­for­ma­da por ma­de­ra pin­ta­da, bal­do­sas ela­bo­ra­das a mano, már­mol y la­tón. El pi­so de ro­ble de ori­gen fue pre­ser­va­do, y vi­gas y pa­ne­les de ma­de­ra fue­ron co­lo­ca­dos en el te­cho pa­ra brin­dar tex­tu­ra y per­so­na­li­dad. Ade­más, de­ta­lles de cue­ro na­tu­ral y de la­na crean es­pa­cios cá­li­dos con to­ques or­gá­ni­cos.

El equi­po de Jes­si­ca Helgerson In­te­rior De­sign to­mó co­mo re­fe­ren­cia el es­ti­lo re­la­ja­do de los due­ños pa­ra es­co­ger los mue­bles, las lám­pa­ras y las obras de ar­te, mez­clan­do pie­zas mo­der­nas y da­ne­sas. “Nos ins­pi­ra­mos mu­cho en los aco­ge­do­res re­fu­gios es­can­di­na­vos y en las ca­sas de pla­ya aus­tra­lia­nas”, co­men­tó Chelsie Lee.

En el co­me­dor ba­ña­do de luz na­tu­ral, una me­sa de Anot­her Country se com­bi­na con un chan­de­lier de Ap­pa­ra­tus Stu­dio y una si­lla Si­bast No 8. En la sa­la sus­pen­di­da, la PP130 Cir­cle Chair es de Hans Weg­ner, y la lám­pa­ra de pi­so es de Rich Bri­lliant Wi­lling. Pa­ra com­ple­men­tar el look, al­gu­nas pie­zas fue­ron di­se­ña­das a la me­di­da por Jes­si­ca Helgerson y Chelsie Lee, fa­bri­ca­das en Portland y en­via­das a Ama­gan­sett, co­mo la is­la de la co­ci­na y el es­cri­to­rio.

“Los pro­pie­ta­rios so­ña­ban con te­ner un re­fu­gio con ca­li­dez y es­ti­lo, le­jos de la ciu­dad. Di­se­ña­mos la ca­sa con el fin de que fue­ra un te­lón de fon­do se­reno pa­ra sus vi­si­tas du­ran­te los fi­nes de se­ma­na”, ex­pli­có Chelsie Lee. Na­dar, leer, ver pe­lí­cu­las y dis­fru­tar con la fa­mi­lia son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des pre­di­lec­tas de los due­ños, cu­ya vi­da y per­so­na­li­dad se en­tre­la­zan en es­ta es­pec­ta­cu­lar re­si­den­cia.

En el te­cho se aña­die­ron vi­gas pa­ra brin­dar per­so­na­li­dad y atrac­ti­vo vi­sual a la es­truc­tu­ra.

Las lí­neas son de­pu­ra­das, y los co­lo­res sua­ves crean un am­bien­te se­reno.

Pá­gi­na an­te­rior En el dor­mi­to­rio, las tex­tu­ras y la ma­de­ra brin­dan ca­li­dez y ar­mo­nía. Es­ta pá­gi­na La luz na­tu­ral en­tra a rau­da­les en to­dos los es­pa­cios in­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.