En San Mi­guel de Allen­de, An­drew Fis­her y Jeffry Weisman crea­ron un oa­sis de fan­ta­sía.

En San Mi­guel de Allen­de, An­drew Fis­her y Jeffry Weisman crea­ron un oa­sis de fan­ta­sía que aban­do­na la reali­dad.

AD (México) - - Content - IN­TERIO­RIS­MO FIS­HER WEISMAN • AR­QUI­TEC­TU­RA SE­BAS­TIÁN ZAVALA POR LOREDANA MA­TU­TE • FO­TO­GRA­FÍA JO­SÉ MARGALEFF

El en­can­to co­lo­nial, el es­pí­ri­tu enér­gi­co y la vi­va­ci­dad de la gen­te de San Mi­guel de Allen­de fue lo que enamo­ró a los di­se­ña­do­res An­drew Fis­her y Jeffry Weisman, y los con­ven­ció de crear un ho­gar en el encantador pue­blo me­xi­cano.

La pa­re­ja de crea­ti­vos son los fun­da­do­res de Fis­her Weisman, una fir­ma de di­se­ño ba­sa­da en San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, con ser­vi­cios de in­terio­ris­mo y di­se­ño de mo­bi­lia­rio e ilu­mi­na­ción. An­drew, con un his­to­rial ar­tís­ti­co en­fo­ca­do en jo­ye­ría, es­cul­tu­ra y di­bu­jo es quien apor­ta los ele­men­tos crea­ti­vos y so­ña­do­res, mien­tras que Jeffry es­tá más cen­tra­do en los ne­go­cios, la pla­nea­ción y los ma­te­ria­les de ca­da pro­yec­to. “La ra­zón por la que nues­tro equi­po fun­cio­na tan bien es por­que An­drew tie­ne una ima­gi­na­ción sin lí­mi­tes y yo soy un buen edi­tor con ex­pe­rien­cia en ne­go­cios, por lo que es un com­ple­men­to na­tu­ral”, ex­pre­só Jeffry.

Lo que an­ti­gua­men­te fue una cur­ti­du­ría del si­glo XVIII, hoy da vi­da a un ho­gar ma­jes­tuo­so y cá­li­do que in­te­gra los in­te­rio­res y ex­te­rio­res en un oa­sis encantador. Por fue­ra, la fa­cha­da co­lor te­rra­co­ta es par­te del pai­sa­je dis­tin­ti­vo de San Mi­guel, pe­ro al abrir las puer­tas se des­cu­bre un ines­pe­ra­do in­te­rior en­tre su­rrea­lis­ta y fan­ta­sio­so.

La pri­me­ra im­pre­sión al cru­zar el por­tal es un lar­go co­rre­dor con te­cho abo­ve­da­do, de­co­ra­do con pie­zas ar­tís­ti­cas de An­drew Fis­her y un gran ta­pe­te ma­rro­quí; és­te da en­tra­da a la co­ci­na del la­do de­re­cho, al co­me­dor del la­do iz­quier­do y al fon­do al gran jar­dín que es la es­tre­lla del lu­gar. Es­te úl­ti­mo es en sí mis­mo una maes­tría en pai­sa­jis­mo, don­de tres gran­des ja­ca­ran­das to­man pro­ta­go­nis­mo y, jun­to con la exu­be­ran­te y cui­da­da ve­ge­ta­ción, lo lle­nan de vi­ta­li­dad y di­na­mis­mo.

“Qui­si­mos crear una ca­sa que se sien­ta ca­sual y atrac­ti­va y que in­vi­te a la re­la­ja­ción”, JEFFRY WEISMAN

El la­yout de la ca­sa —en for­ma de L— per­mi­te una co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za, pues to­das las áreas tie­nen ac­ce­so in­me­dia­to a ella. “En el nor­te de Ca­li­for­nia es­ta­mos muy fa­mi­lia­ri­za­dos con un es­ti­lo de vi­da in­te­rior-ex­te­rior, y qui­si­mos crear eso en un con­tex­to di­fe­ren­te”, se­ña­ló Jeffry. La ca­sa en­te­ra es­tá con­fi­gu­ra­da pa­ra fo­men­tar la con­vi­ven­cia y el dis­fru­te en­tre ami­gos, des­de el co­me­dor que se des­cu­bre en me­dio del pa­tio, la sa­la abier­ta con una pa­rri­lla, el roof­top con vis­tas her­mo­sas a to­do San Mi­guel de Allen­de y la gran al­ber­ca al fon­do del jar­dín.

Una pa­le­ta de co­lo­res neu­tros ri­ge la de­co­ra­ción en to­dos los es­pa­cios co­mu­nes, pe­ro en las re­cá­ma­ras se li­mi­ta­ron al azul y blan­co con ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de es­ti­lo rús­ti­co. “Via­ja­mos y lee­mos mu­cho, por lo que siem­pre nos sen­ti­mos ins­pi­ra­dos por di­fe­ren­tes co­sas a la ho­ra de de­co­rar. En la ca­sa, qui­si­mos in­te­grar la esen­cia me­xi­ca­na en las ha­bi­ta­cio­nes, por lo que las pie­zas en es­ta vi­vien­da son mu­cho más rús­ti­cas que las que nor­mal­men­te uti­li­za­mos; tie­nen una ins­pi­ra­ción es­pa­ño­la de mun­do vie­jo”, des­cri­bió el di­se­ña­dor.

La co­ci­na es un es­pa­cio muy es­pe­cial, pues fue con­ce­bi­da pa­ra que An­drew Fis­her, a quien le en­can­ta co­ci­nar, pu­die­ra ex­pe­ri­men­tar crea­cio­nes cu­li­na­rias y en­tre­te­ner a sus in­vi­ta­dos. Equi­pa­da con elec­tro­do­més­ti­cos de úl­ti­ma tec­no­lo­gía, los di­se­ña­do­res lo­gra­ron man­te­ner un es­ti­lo an­ti­guo y, a la vez, fun­cio­nal.

No só­lo la ex­qui­si­ta de­co­ra­ción ha­ce tan es­pe­cial a es­ta ca­so­na, sino el he­cho de que la ma­yo­ría de los mue­bles, obras de ar­te y pie­zas de ilu­mi­na­ción son di­se­ños ex­clu­si­vos de Jeffry y An­drew; mu­chos de ellos crea­dos es­pe­cial­men­te pa­ra la re­si­den­cia, y otros son par­te de la co­lec­ción de su fir­ma, Fis­her Weisman.

Des­cri­ta por sus crea­do­res co­mo un es­pa­cio ca­sual, so­fis­ti­ca­do y atrac­ti­vo, Ca­sa Acan­to es un si­tio pa­ra re­la­jar­se ro­dea­do de na­tu­ra­le­za y ar­te su­rrea­lis­ta.

Ba­sa­dos en San Fran­cis­co, los di­se­ña­do­res crea­ron Ca­sa Acan­to, su ho­gar de des­can­so en San Mi­guel de Allen­de.

Ele­men­tos vin­ta­ge com­ple­men­tan la de­co­ra­ción y con­tri­bu­yen al es­ti­lo rús­ti­co que qui­sie­ron crear en ca­da es­pa­cio de la ca­sa.

El can­dil que pro­ta­go­ni­za el co­me­dor fue di­se­ña­do por An­drew y fue ela­bo­ra­do con con­chas ma­ri­nas y cris­tal ver­de. Las obras de ar­te tam­bién son crea­ción del di­se­ña­dor.

An­drew y Jeffry op­ta­ron por azul y blan­co pa­ra la de­co­ra­ción de las ha­bi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.