TO­NA­LI­DA­DES DESÉRTICAS

Jor­ge Gra­cia nos com­par­te có­mo su vi­da en Ti­jua­na ha de­fi­ni­do los co­lo­res y el es­ti­lo de su ar­qui­tec­tu­ra.

AD (México) - - Diseño De Culto -

La obra de Jor­ge Gra­cia mez­cla a la per­fec­ción to­dos los ele­men­tos que él va­lo­ra: ar­qui­tec­tu­ra eco­nó­mi­ca­men­te sus­ten­ta­ble, al­to va­lor es­té­ti­co, ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les y, so­bre to­do, pro­yec­tos con tras­fon­do. “Al fi­nal del día, eso es la bue­na ar­qui­tec­tu­ra, aque­lla que te apor­ta una vi­ven­cia

y va más allá del as­pec­to vi­sual”, nos com­par­te Gra­cia. Su pro­pues­ta to­ma im­pul­so de es­tos prin­ci­pios y se es­fuer­za por al­can­zar un ob­je­ti­vo: cam­biar los ar­que­ti­pos en la ar­qui­tec­tu­ra y de­mo­cra­ti­zar es­te ar­te a tra­vés de costos más ac­ce­si­bles que no pre­ten­den sa­cri­fi­car la ca­li­dad y el pres­ti­gio de es­ta dis­ci­pli­na.

Los co­lo­res neu­tros co­bran gran im­por­tan­cia en el pro­ce­so crea­ti­vo de Gra­cia y se ins­pi­ran de la vi­da que lle­va más allá de su pro­fe­sión: “Los ar­qui­tec­tos re­fle­ja­mos nues­tras ex­pe­rien­cias en nues­tro tra­ba­jo. En mi ca­so, vi­vo en una to­na­li­dad di­fe­ren­te a la de la ciu­dad. En Ti­jua­na es­ta­mos in­fluen­cia­dos por el mo­der­nis­mo ca­li­for­niano y to­nos más de­sér­ti­cos con acen­tos pun­tua­les de co­lor”. Sus obras per­so­ni­fi­can es­tos es­tí­mu­los ex­ter­nos: la pa­le­ta del ar­qui­tec­to es neu­tral, pre­sen­ta una in­cli­na­ción por el co­lo­ri­do na­tu­ral de los ma­te­ria­les y ha­ce ho­me­na­je a su ciu­dad na­tal. Y es que, pa­ra el ti­jua­nen­se, la ar­qui­tec­tu­ra co­bra sen­ti­do cuan­do apues­ta por de­jar un le­ga­do en su lu­gar de ori­gen. Con es­te mo­ti­vo, Jor­ge Gra­cia creó la Es­cue­la Li­bre de Ar­qui­tec­tu­ra. “Lo que su­ce­de en Ti­jua­na es que te­ne­mos una enor­me fu­ga de ta­len­to”, ex­pli­ca re­fi­rién­do­se a la in­mi­gra­ción a Es­ta­dos Uni­dos. “En la es­cue­la, pre­ten­de­mos fo­men­tar un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia y pa­sión por nues­tra ciu­dad, de es­te mo­do, los fu­tu­ros ciu­da­da­nos ar­qui­tec­tos que­rrán cons­truir­la me­jor”. Gra­cia pre­di­ca con el ejem­plo. Él ins­ta­ló su des­pa­cho, Gra­cias­tu­dio, en su sue­lo pa­trio. Aquí, el ga­lar­do­na­do de ‘Best of the Best’ de Red Dot Awards, ini­ció con su prác­ti­ca ha­ce 15 años. La pro­pues­ta del des­pa­cho se ba­sa en cons­truc­ción eco­nó­mi­ca y ar­qui­tec­tu­ra en­fo­ca­da en crear ex­pe­rien­cias pa­ra el usua­rio. Jor­ge con­si­gue es­te ob­je­ti­vo sin com­pro­me­ter el va­lor es­té­ti­co, a tra­vés de efi­cien­cia al cons­truir, una en­tre­ga ab­so­lu­ta a su ar­te e in­ge­nio pa­ra in­cor­po­rar ma­te­ria­les y sis­te­mas de es­truc­tu­ra en for­mas atí­pi­cas. El ar­qui­tec­to me­xi­cano for­mó par­te del gru­po de crea­ti­vos que con­vo­có Co­mex pa­ra el Pro­gra­ma de Ten­den­cias Co­lor­li­fe Trends. Jor­ge Gra­cia re­cal­có la im­por­tan­cia de las to­na­li­da­des en la ar­qui­tec­tu­ra de vi­ven­cia y su rol en crear ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les. Su asis­ten­cia lo ha mo­ti­va­do a ex­pe­ri­men­tar con una ga­ma cro­má­ti­ca más am­plia: “Des­pués de ha­ber par­ti­ci­pa­do con Co­mex he to­ma­do un nue­vo re­to per­so­nal, “¿Qué le pue­do agre­gar a mi ar­qui­tec­tu­ra si le pier­do el mie­do al co­lor?” Es­ta ne­ce­si­dad se ha ma­te­ria­li­za­do en sus úl­ti­mas obras. En las cua­les, ayu­dán­do­se del sis­te­ma Com­bi­na 3C de Co­mex, ha ba­lan­cea­do una ga­ma cro­má­ti­ca más ex­ten­sa, sin sa­cri­fi­car su esen­cia y ca­rác­ter úni­cos.

“Vi­vo en una to­na­li­dad di­fe­ren­te a la de la ciu­dad”, Jor­ge Gra­cia.

Cré­di­to: Ho­tel En­cuen­tro Gua­da­lu­pe / Gra­cias­tuio / Fo­to­gra­fías: Co­mex

Co­lo­res ins­pi­ra­dos en la ten­den­cia Hi­per­lo­cal JOR­GE AR­QUI­TEC­TO ME­XI­CANO, GRA­CIA: FUN­DA­DOR DE GRA­CIAS­TU­DIO Y LA ES­CUE­LA LI­BRE DE AR­QUI­TEC­TU­RA. AMAN­TE DE LOS VIA­JES Y LAS MO­TOS, APA­SIO­NA­DO POR DE­JAR UN LE­GA­DO EN SU CIU­DAD NA­TAL, TI­JUA­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.