DESEMPOLVA­R LA HE­REN­CIA

En la pla­za cen­tral de­vi­llal­ba, emer­ge una ca­so­na rural que res­ca­ta el le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co de la re­gión.

AD (México) - - Content - AR­QUI­TEC­TU­RA E INTERIORIS­MO LU­CAS Y HER­NÁN­DEZ-GIL POR GA­BRIE­LA ESTRADA

En la pla­za cen­tral de Vi­llal­ba, so­bre­sa­le una ca­so­na rural que res­ca­ta el le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co.

vVi­llal­ba de los Ba­rros es un pe­que­ño pue­blo del sur de Ex­tre­ma­du­ra que se aso­ma en­tre vi­ñe­dos y fron­do­sos ba­rran­cos, en la co­mar­ca de­no­mi­na­da Tie­rra de Ba­rros, en Es­pa­ña. Se tra­ta de una enor­me ex­ten­sión de cam­pos de vi­des a lo lar­go de un pai­sa­je sua­ve­men­te on­du­la­do que des­ta­ca por el co­lor ro­jo in­ten­so de las tie­rras ar­ci­llo­sas que le dan nom­bre.

So­bre la pla­ni­cie so­bre­sa­le la to­rre del an­ti­guo cas­ti­llo de Vi­llal­ba, una cons­truc­ción co­lo­sal que se vis­lum­bra en el ho­ri­zon­te del po­bla­do, ro­dea­da por pe­que­ñas ca­sas en­ca­la­das. Una de es­tas pin­to­res­cas mo­ra­das —qui­zá la más sin­gu­lar— fue er­gui­da en el si­glo XVIII, jus­to en la pla­za cen­tral. És­ta fue el pun­to de par­ti­da del pro­yec­to con­ce­bi­do por el equi­po crea­ti­vo Lu­cas y Her­nán­dez-gil, fun­da­do por los ar­qui­tec­tos Cristina Do­mín­guez Lu­cas y Fer­nan­do Her­nán­dez-gil.

Con­sis­te en una ca­sa de hués­pe­des rural que se adap­ta con es­tric­to res­pe­to a la ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal, po­nien­do en va­lor y real­zan­do to­das las for­ta­le­zas ori­gi­na­les per­di­das con el pa­so del tiem­po pe­ro, tam­bién, adap­tan­do el nue­vo uso y sus re­que­ri­mien­tos des­de una visión con­tem­po­rá­nea.

La an­ti­gua ca­so­na de dos ni­ve­les po­see una configurac­ión tí­pi­ca de la épo­ca, con tres cru­jías de mu­ros de car­ga y bó­ve­da ex­tre­me­ña en la plan­ta ba­ja, que se abre a la pla­za de en­tra­da por un la­do y a un pe­que­ño pa­tio por el otro. Es­te ni­vel res­guar­da el área so­cial, que es­tá com­pues­ta por un ex­ten­so ves­tí­bu­lo, sa­la, co­ci­na, co­me­dor y pa­tio. Se re­cu­pe­ra­ron los es­pa­cios ori­gi­na­les y se in­clu­ye­ron nue­vas aper­tu­ras ha­cia el pa­tio y en­tre las es­tan­cias, pa­ra abrir así pers­pec­ti­vas y con­se­guir ma­yor lu­mi­no­si­dad.

Lu­cas y Her­nán­dez-gil acu­die­ron a al­fa­re­ros de la zo­na pa­ra que fa­bri­ca­ran ar­te­sa­nal­men­te nue­vas pie­zas del pi­so de

“Nues­tra mano ca­si de­sa­pa­re­ce pa­ra que ca­da ele­men­to en­cuen­tre su or­den na­tu­ral”, LU­CAS Y HER­NÁN­DEZ-GIL.

ba­rro ori­gi­nal que se ha­bía per­di­do por com­ple­to. De tex­tu­ra y vi­bra­ción si­mi­lar a las an­ti­guas lo­se­tas, só­lo la dis­po­si­ción diagonal e irre­gu­lar de los di­bu­jos, en re­fe­ren­cia con los te­chos, per­mi­te di­fe­ren­ciar cuá­les son nue­vos. Es­te la­dri­llo ar­te­sa­nal se ex­tien­de tam­bién en el ex­te­rior, ador­na el pa­tio y con­ti­núa has­ta el bor­de de la pe­que­ña al­ber­ca que se ha cons­trui­do pa­ra re­fres­car­se en los ca­lu­ro­sos días de ve­rano.

El tra­ba­jo de car­pin­te­ría tam­bién des­ta­ca en la re­si­den­cia, tan­to por la cui­da­do­sa res­tau­ra­ción de los ele­men­tos ori­gi­na­les —ri­ca­men­te de­co­ra­dos—, co­mo por el tra­ba­jo en las nue­vas puer­tas, ven­ta­nas y sus he­rra­jes.

El con­jun­to de tres dor­mi­to­rios am­plios se des­cu­bre en la plan­ta al­ta, en un an­ti­guo des­ván que se usa­ba co­mo al­ma­cén. Es­te ni­vel fue re­di­se­ña­do ca­si por com­ple­to, sin em­bar­go, man­tu­vie­ron la es­ca­la, los aca­ba­dos y el mo­bi­lia­rio pa­ra pre­ser­var la at­mós­fe­ra y el ca­rác­ter sin­gu­lar de la ca­sa. A pe­sar de su es­té­ti­ca en co­mu­nión con el pa­sa­do, la ca­so­na es­tá do­ta­da de ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas pa­ra ase­gu­rar el con­fort. Pa­ra con­se­guir­lo, los ar­qui­tec­tos tu­vie­ron es­pe­cial cui­da­do tan­to en el uso de ma­te­ria­les co­mo de sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción, con­si­de­ran­do la sos­te­ni­bi­li­dad en lí­nea con la ló­gi­ca que la pro­pia ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la re­pre­sen­ta. “Nues­tro ob­je­ti­vo y el ma­yor lo­gro en es­te pro­yec­to ha si­do fun­dir nues­tra in­ter­ven­ción con la ar­qui­tec­tu­ra pre­exis­ten­te en un pro­ce­so de desocul­ta­ción, des­ve­la­mien­to en el que nues­tra mano ca­si de­sa­pa­re­ce pa­ra que ca­da ele­men­to en­cuen­tre su or­den na­tu­ral. Su ex­pre­sión verdadera”, pun­tua­li­zó el equi­po de Lu­cas y Her­nán­dez- Gil.

ARCHITECTU­RAL DIGEST

• FOTOGRAFÍA JO­SÉ HEVIA

En los es­pa­cios in­te­rio­res se ha em­plea­do un mor­te­ro de cal en bru­to en to­das las paredes y pin­tu­ra a la cal en las bó­ve­das.

La es­cul­tu­ral si­lla del es­tu­dio Kres­ta De­sign des­ta­ca por la sen­ci­llez de sus lí­neas en azul in­ten­so.

En la ca­so­na, des­ta­ca el cui­da­do­so tra­ba­jo de car­pin­te­ría, tan­to por la res­tau­ra­ción de los ele­men­tos ori­gi­na­les ri­cos en or­na­men­tos, co­mo por el tra­ba­jo en las nue­vas puer­tas y ven­ta­nas.

Un an­ti­guo des­ván ubi­ca­do en la plan­ta al­ta fue trans­for­ma­do en las lu­mi­no­sas ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa de hués­pe­des.

El pi­so de ba­rro ar­te­sa­nal se ex­tien­de des­de el in­te­rior de la re­si­den­cia, has­ta co­lo­rear de ro­jo los bor­des de la al­ber­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.