ES­PA­CIOS PARA CREAR

Gran di­se­ño, desem­pe­ño ex­tra­or­di­na­rio y es­té­ti­ca atem­po­ral se fu­sio­nan en la ga­ma de pro­duc­tos Kit­che­naid para dar lu­gar a una co­ci­na sin lí­mi­tes.

AD (México) - - Mobiliario - POR GEOR­GI­NA PAR­TI­DA

“No me im­por­ta cómo lo lla­mes, es el me­jor ayu­dan­te de co­ci­na que ja­más he te­ni­do”. Fra­se de­di­ca­da, en 1919, al H5, la pri­me­ra ba­ti­do­ra de ca­be­za in­cli­na­ble que le dio vi­da a la mar­ca Kit­che­naid. Tres años des­pués con­so­li­da su po­pu­la­ri­dad con­fir­man­do las ven­tas de más de 20 mil uni­da­des. Así ini­cia la his­to­ria de una de las fir­mas de elec­tro­do­més­ti­cos más im­por­tan­tes del mundo.

El es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y ac­ti­vis­ta Mi­cahel Po­llan al­gu­na vez di­jo: “en ca­sa sir­vo el ti­po de co­mi­da cu­ya his­to­ria co­noz­co”. Qué in­creí­ble co­no­cer la his­to­ria de los ali­men­tos que se pre­pa­ran, pe­ro qué me­jor que ese per­for­man­ce se eje­cu­te en un es­ce­na­rio pro­por­cio­na­do por la mar­ca de elec­tro­do­més­ti­cos con ma­yor tra­di­ción, ca­li­dad y pa­sión por la his­to­ria. Por su­pues­to, ha­bla­mos de Kit­che­naid.

Con­for­me han pa­sa­do las dé­ca­das y la tec­no­lo­gía nos ha brin­da­do avan­ces y fa­ci­li­da­des, los es­pa­cios que más han evo­lu­cio­na­do den­tro de un ho­gar son, qui­zá, los ba­ños y las co­ci­nas. Las re­cá­ma­ras, un es­tu­dio, una sa­la, no des­ta­can tan­to, o su pro­gre­so no es­tá tan a la vis­ta. Com­pren­dien­do la na­tu­ra­le­za de la co­ci­na, des­de siem­pre, se ha dis­tin­gui­do por ser este es­pa­cio de crea­ción y de pla­cer para las fa­mi­lias, y para las per­so­nas en ge­ne­ral. Y no po­de­mos ne­gar que a fe­chas re­cien­tes se ha con­ver­ti­do en el lu­gar pro­ta­gó­ni­co de

ca­si cual­quier re­si­den­cia. Es aquí don­de se lle­van a ca­bo las reunio­nes en­tre ami­gos, don­de con­vi­ve la fa­mi­lia, don­de ce­na la pa­re­ja, don­de los pro­fe­sio­nis­tas se dis­traen y ex­pe­ri­men­tan des­pués de un ar­duo día de tra­ba­jo. Kit­che­naid, la mar­ca nú­me­ro uno en ar­tícu­los y elec­tro­do­més­ti­cos para los apa­sio­na­dos cu­li­na­rios, lo sa­be y des­de su ori­gen no ha de­ja­do de in­ven­tar o de in­no­var en so­lu­cio­nes para to­dos es­tos crea­ti­vos, co­ci­ne­ros e in­di­vi­duos que se ins­pi­ran con la co­mi­da y to­do lo que con ella se pue­de ge­ne­rar. Ya sea para co­ci­nar, hor­near o ha­cer mez­clas, los pro­duc­tos Kit­che­naid han po­ten­cia­do la crea­ti­vi­dad y la han trans­for­ma­do en una va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des prác­ti­cas de­li­cio­sas, sen­ci­llas e ins­pi­ra­do­ras para com­par­tir con los de­más.

La ca­li­dad Kit­che­naid to­dos la he­mos com­pro­ba­do. Ca­si co­mo si fue­ra un tra­ba­jo ar­te­sa­nal, los apa­ra­tos que se su­man a es­ta co­lec­ción son si­nó­ni­mo de de­li­ca­de­za, du­ra­bi­li­dad, mi­nu­cio­si­dad, di­se­ño, so­fis­ti­ca­ción y van­guar­dia. Ca­da uno de es­tos elec­tro­do­més­ti­cos, ya sean pe­que­ños o gran­des, en­ri­que­cen la per­so­na­li­dad de cual­quier co­ci­na y re­afir­man el amor por la mis­ma; crear ali­men­ta el alma.

Des­de la ba­ti­do­ra de pie que cuen­ta con una gran va­rie­dad de ac­ce­so­rios, trans­for­mán­do­la en un ver­da­de­ro cen­tro cu­li­na­rio, a la la­va­va­ji­llas con con­tro­les que dan re­tro­ali­men­ta­ción in­me­dia­ta de acuer­do a las car­gas de la­va­do, al horno in­te­li­gen­te, has­ta los re­fri­ge­ra­do­res que se adap­tan a to­do ti­po de ne­ce­si­da­des y es­pa­cios, los elec­tro­do­més­ti­cos Kit­che­naid es­tán he­chos para usua­rios que, cu­ya crea­ti­vi­dad sin lí­mi­tes, pro­veen a otros de ale­grías y sa­tis­fac­cio­nes al pa­la­dar.

¡Que es­ta his­to­ria si­ga en crecimient­o por otros 100 años! Las nue­vas co­lec­cio­nes en­car­na­rán más ener­gía y pa­sión com­par­ti­das. Kit­che­naid se­gui­rá com­pro­me­ti­da en ha­cer his­to­ria jun­to con los crea­do­res que tan­to la han ins­pi­ra­do des­de 1919. Nue­vas exal­ta­cio­nes por los co­lo­res sur­gi­rán y el poder de la co­ci­na se vi­go­ri­za­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.