EN­CAN­TO CA­RIO­CA

En el pa­no­ra­ma tro­pi­cal de Co­pa­ca­ba­na rei­na el ho­tel Emi­li­ano Río de Janeiro, una oda al mo­der­nis­mo bra­si­le­ño.

AD (México) - - De Viaje - AR­QUI­TEC­TU­RA E IN­TERIO­RIS­MO ART­HUR CA­SAS POR KA­TIA CON­TRE­RAS • FO­TO­GRA­FÍA FER­NAN­DO GUE­RRA

En una ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da, fren­te a una de las playas más fa­mo­sas del mundo, el ho­tel Emi­li­ano Río de Janeiro revive lo me­jor del mo­der­nis­mo bra­si­le­ño con su ar­qui­tec­tu­ra, que in­te­gra so­fis­ti­ca­ción y con­fort, crean­do un th­row­back a la épo­ca do­ra­da de la Co­pa­ca­ba­na bohe­mia. Re­co­no­ci­do a tra­vés de los años gra­cias a su di­se­ño con­ce­bi­do por el acla­ma­do ar­qui­tec­to Art­hur de Mat­tos Ca­sas —quien co­la­bo­ró en el mar­co pre­li­mi­nar del pro­yec­to con el crea­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se Chad Op­pen­heim—, el ho­tel es una for­ma mo­der­na de re­pre­sen­tar Río con ar­te y co­lor. Las to­na­li­da­des en ver­de y na­ran­ja representa­n la na­tu­ra­le­za y la ale­gría ca­rio­ca; el ne­gro y el blan­co de las fo­to­gra­fías de Leo­nar­do Fi­not­ti, en las 90 exclusivas ha­bi­ta­cio­nes, representa­n lu­ga­res his­tó­ri­cos de la ciu­dad, mien­tras que el pa­nel en la re­cep­ción, crea­do por el re­co­no­ci­do ar­tis­ta Ro­ber­to Bur­le Marx, alu­de a la bahía Gua­na­ba­ra con los co­lo­res in­ten­sos del exu­be­ran­te bos­que atlán­ti­co. La fa­cha­da me­re­ce men­ción es­pe­cial: su in­tri­ca­do di­se­ño lla­ma­do “co­bo­gó” re­pre­sen­ta la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial bra­si­le­ña, y fue crea­da para me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de la luz y el pai­sa­je, así co­mo para ge­ne­rar pri­va­ci­dad. Al abrir­se, sus pa­ne­les ar­ti­cu­la­dos re­ve­lan el in­te­rior de las sui­tes y rom­pen la con­ti­nui­dad de los blo­ques de hor­mi­gón de los edi­fi­cios ale­da­ños en la lí­nea de costa.

La de­co­ra­ción de Emi­li­ano fue idea­da para ma­xi­mi­zar la ex­clu­si­vi­dad. Los es­pa­cios son vas­tos y con los más al­tos es­tán­da­res de hos­pi­ta­li­dad de lu­jo. Además, la luz del sol fue per­fec­ta­men­te ex­plo­ra­da para ilu­mi­nar los in­te­rio­res y crear un ba­lan­ce con el co­lo­ri­do mo­bi­lia­rio, fir­ma­do por re­co­no­ci­dos di­se­ña­do­res de los años 50, en com­bi­na­ción con pie­zas ac­tua­les.

Den­tro del ho­tel se en­cuen­tra el res­tau­ran­te Emi­le —a car­go del chef Da­mien Mon­te­cer—, que ofre­ce gas­tro­no­mía bra­si­le­ña con­tem­po­rá­nea con pro­duc­tos or­gá­ni­cos lo­ca­les y en una at­mós­fe­ra cá­li­da. En él, un enor­me jar­dín ver­ti­cal re­crea la sen­sa­ción de estar abri­ga­do por el bos­que atlán­ti­co al­re­de­dor de las me­sas, las cua­les es­tán ador­na­das con si­llas Lam­pião, di­se­ña­das por Art­hur de Mat­tos Ca­sas.

Además de ac­ti­vi­da­des co­mo yo­ga en la pla­ya al ama­ne­cer, o una ca­nas­ta pre­pa­ra­da para un pic­nic sa­lu­da­ble en Co­pa­ca­ba­na, el ho­tel ofre­ce ex­pe­rien­cias mul­ti­sen­so­ria­les para un via­je well­ness en su spa San­ta­pe­le.

Para com­ple­tar la inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia de hos­pe­dar­se en el ho­tel Emi­li­ano Río de Janeiro, se en­cuen­tra su fa­mo­so roof­top, el cual cuen­ta con una apa­ci­ble pis­ci­na in­fi­ni­ta que per­mi­te dis­fru­tar de las vis­tas —que ro­ban el alien­to— al pai­sa­je ca­rio­ca. •

Al abrir los pa­ne­les de la fa­cha­da, des­de las sui­tes se dis­fru­tan las vis­tas al mar y a la ale­gre vi­da de Co­pa­ca­ba­na.

El me­nú del chef Da­mien Mon­te­cer, en el res­tau­ran­te Emi­le, va­lo­ra los pe­que­ños pro­duc­to­res y agri­cul­to­res lo­ca­les; uti­li­za pro­duc­tos fres­cos y ar­te­sa­na­les; y tie­ne un fuer­te víncu­lo con el océano, ofre­cien­do una mez­cla llena de bos­sa, en un am­bien­te col­ma­do de ve­ge­ta­ción y di­se­ño con­tem­po­rá­neo.

El ho­tel Emi­li­ano Río de Janeiro se ha con­ver­ti­do en un spot re­co­no­ci­ble de la ciu­dad, gra­cias a su ori­gi­nal di­se­ño idea­do por el ta­len­to­so ar­qui­tec­to Art­hur de Mat­tos Ca­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.