Ma­ri­bel con­tra­tó a su ase­si­na

Las co­sas no sa­lie­ron co­mo se pla­nea­ron, le mos­tró prue­bas fal­sas y pre­fi­rió acu­chi­llar­la

Al Día La Piedad - - SEGURIDAD - Mo­re­lia / Agen­cia Red 113

El ase­si­na­to de Ma­ri­bel Ba­ra­jas Cor­tés, can­di­da­ta a dipu­tada lo­cal por el Dis­tri­to 22 de Mú­gi­ca por el Par­ti­do Ver­de Eco­lo­gis­ta de Mé­xi­co, se de­bió a desacuer­dos que tu­vo con una mu­jer a la que ha­bía con­tra­ta­do pa­ra ma­tar a su ri­val de amo­res, se­gún in­for­ma­ción brin­da­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

egún la au­to­ri­dad in­ves­ti­ga­do­ra, Ma­ri­bel Ba­ra­jas for­ma­ba par­te de un trián­gu­lo amo­ro­so don­de ella y otra mu­jer ri­va­li­za­ban.

An­te tal si­tua­ción la as­pi­ran­te a le­gis­la­do­ra re­cu­rrió a su ami­ga Au­ro­ra B., a quien lla­ma­ba “Llu­via” y a otra mu­jer: An­drea G.

Ma­ri­bel le pi­dió a Au­ro­ra y a An­drea que ase­si­na­ran a Adriana, cu­yo do­mi­ci­lio les mos­tró.

El pa­go por es­te en­car­go se­rían 10 mil pe­sos en efec­ti­vo y un vehícu­lo de la mar­ca Maz­da de co­lor ro­jo ce­re­za. Se acor­dó que el cri­men se rea­li­za­ría el lu­nes 9 del pre­sen­te mes de abril, pe­ro por una si­tua­ción no re­fe­ri­da és­te no se pu­do con­cre­tar.

Au­ro­ra tra­tó de con­tac­tar a Ma­ri­bel du­ran­te la no­che del 9 de abril y los pri­me­ros mi­nu­tos del 10 de abril, vía lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y men­sa­jes de tex­to.

En es­te pe­rio­do de tiem­po Au­ro­ra co­men­zó a mo­les­tar­se con Ma­ri­bel. Asi­mis­mo, Ba­ra­jas Cor­tés le con­tó al va­rón por el cual ha­bía or­de­na­do el cri­men que Au­ro­ra la aco­sa­ba.

Fi­nal­men­te Au­ro­ra y Ma­ri­bel acor­da­ron ver­se en un pun­to.

Au­ro­ra le pi­dió a Ma­ri­bel que se tras­la­da­ran al Ran­cho Las Flo­res, pa­ra mos­trar­le prue­bas.

Al lle­gar al si­tio Au­ro­ra y Ma­ri­bel des­cen­die­ron, de don­de la pri­me­ra ba­jo una bol­sa ne­gra con pe­da­zos de te­la en su in­te­rior.

Au­ro­ra pi­dió a Ma­ri­bel que re­vi­sa­ra la bol­sa y al no en­con­trar na­da és­ta, la pri­me­ra la su­je­tó de la ca­be­za con la mano de­re­cha y la hi­rió en el cue­llo, tor­so y pe­cho con un cu­chi­llo con la mano iz­quier­da en diez oca­sio­nes. Ya ten­di­da en el sue­lo re­ma­tó con una pie­dra de 23 ki­lo­gra­mos que le de­jó caer en dos oca­sio­nes.

TRIÁN­GU­LO AMO­RO­SO Se­gún el MP, el cri­men se de­bió a un trián­gu­lo amo­ro­so:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.