El fra­ca­so en Ru­sia

Al Día La Piedad - - RUSSIA 2018 - POR GE­RAR­DO VE­LÁZ­QUEZ

Pa­re­ce men­ti­ra que los ob­je­ti­vos se ol­vi­den tan pron­to. La se­lec­ción me­xi­ca­na ter­mi­nó Ru­sia 2018 sin cum­plir la me­ta his­tó­ri­ca de lle­gar al quinto par­ti­do, esa mal­di­ta cla­si­fi­ca­ción a los cuar­tos de fi­nal pa­ra la que fue con­tra­ta­do Juan Car­los Oso­rio.

De he­cho, en su pre­sen­ta­ción, el co­lom­biano di­jo: “Mé­xi­co es­tu­vo muy cer­ca de lle­gar al quinto par­ti­do en Bra­sil 2014. Me pa­re­ce que hay fac­to­res y se­ña­les im­por­tan­tes pa­ra con­ven­cer a los ju­ga­do­res de que hay la po­si­bi­li­dad de lle­gar a cuar­tos de fi­nal”. Con él, ni cer­ca es­tu­vo.

El Mun­dial pa­ra Oso­rio fue desas­tro­so. Pé­si­ma pla­ni­fi­ca­ción en la con­for­ma­ción del plan­tel, sin la­te­ra­les, sin con­ten­cio­nes. Des­de que lle­gó al ban­qui­llo, de­fen­dió sus ro­ta­cio­nes; de he­cho, en 51 par­ti­dos nun­ca re­pi­tió ali­nea­ción, pe­ro en Ru­sia sí, trai­cio­nan­do sus ideas y mé­to­do, el que tan­to pre­su­mió. Tal vez lo nor­mal y ló­gi­co su­ce­dió al re­pe­tir ali­nea­cio­nes con­tra Ale­ma­nia, Co­rea del Sur, Sue­cia y Bra­sil, con un so­lo cam­bio de uno a otro par­ti­do, pe­ro -al fi­nal- sus ideas se fue­ron a la ba­su­ra.

El fut­bol me­xi­cano tie­ne una mi­sión tras­cen­den­tal: ol­vi­dar­se de la ge­ne­ra­ción del fra­ca­so, en­ca­be­za­da por Hernández, Dos Santos y com­pa­ñía, y dar­le con­ti­nui­dad a los nue­vos va­lo­res. Sal­ce­do, aun­que ama­gue re­nun­ciar a la se­lec­ción, Ál­va­rez, Aya­la, Ga­llar­do, Lo­zano, Co­ro­na, de­ben con­ver­tir­se en la ba­se.

El fra­ca­so en Ru­sia es de la mis­ma mag­ni­tud que el de Es­ta­dos Uni­dos 94, Fran­cia 98, Co­rea del Sur-ja­pón 2002, Ale­ma­nia 2006, Su­dá­fri­ca 2010 y Bra­sil 2014. No soy de los que creen que és­te es el lí­mi­te del fut­bol me­xi­cano, por­que tie­ne es­truc­tu­ra mi­llo­na­ria, de los úni­cos que tie­nen li­ga or­ga­ni­za­da pa­ra equi­pos Sub-15, Sub.17 y Sub-20, fi­lia­les de los de Pri­me­ra Di­vi­sión, sa­la­rios de pri­mer mun­do y una se­lec­ción que ge­ne­ra mi­llo­nes de dó­la­res ca­da cua­tro años. ¿Así que por qué no dar ese im­por­tan­te pa­so a cuar­tos de fi­nal en un Mun­dial?

Pue­de ser el to­pe de una ge­ne­ra­ción per­di­da y so­bre­va­lo­ra­da. Po­cos en­ten­die­ron lo que es ser se­lec­cio­na­do na­cio­nal. No es ne­ce­sa­rio en­lis­tar­los. Es evi­den­te quié­nes han lle­va­do a la se­lec­ción me­xi­ca­na a só­lo so­ñar y no a eje­cu­tar en el cam­po.

Abrir el de­ba­te so­bre si de­be o no con­ti­nuar Oso­rio es inútil. Oja­lá qui­sie­ra que­dar­se y le die­ran el con­trol ab­so­lu­to, por­que da la im­pre­sión de que hay mu­chos fut­bo­lis­tas im­pues­tos por pa­tro­ci­na­do­res, equi­pos o in­tere­ses de ter­ce­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.