PRE­VE­NIR Y CUI­DAR­SE ES NO EN­FER­MAR­SE

To­ma tus pre­cau­cio­nes y evi­ta con­ta­gios de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias en es­ta épo­ca del año

Al Día La Piedad - - TU SALUD - Gil­ber­to Ro­jas, Omar F. Mo­reno

Con la lle­ga­da de los úl­ti­mos me­ses del año, tam­bién da ini­cio la tem­po­ra­da de in­fluen­za, por lo que hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra evi­tar el con­ta­gio de es­ta en­fer­me­dad.

La in­fluen­za es un pa­de­ci­mien­to trans­mi­si­ble y con­ta­gio­so, que pa­sa de una per­so­na a otra a tra­vés de las se­cre­cio­nes res­pi­ra­to­rias, ta­les co­mo la sa­li­va y las fle­mas, lo cual ge­ne­ral­men­te ocu­rre en­tre los me­ses de no­viem­bre y fe­bre­ro.

El doc­tor Juan Luis Mos­que­da Gó­mez men­cio­nó que, a di­fe­ren­cia de un sim­ple res­fria­do, los sín­to­mas y con­se­cuen­cias de la in­fluen­za pue­den ser mu­cho más se­ve­ros.

“La in­fluen­za sue­le cau­sar una fie­bre al­ta y do­lor in­ten­so en la gar­gan­ta, pe­ro lo más im­por­tan­te es que es­tos sín­to­mas se pue­den com­pli­car y que pue­den po­ner en pe­li­gro has­ta la vi­da del en­fer­mo”, ex­pli­có.

To­dos so­mos pro­pen­sos al con­ta­gio de es­ta en­fer­me­dad, pe­ro hay al­gu­nos gru­pos de la po­bla­ción que son más vul­ne­ra­bles que otros, tal es el ca­so de los me­no­res, las mu­je­res em­ba­ra­za­das, los pa­cien­tes con en­fer­me­da­des cró­ni­cas y las per­so­nas de la ter­ce­ra edad.

Pa­ra re­du­cir el ries­go de al­gún con­ta­gio, es im­por­tan­te va­cu­nar­se con­tra la in­fluen­za lo an­tes po­si­ble en cen­tros de sa­lud. Su apli­ca­ción es gra­tis.

“En­tre más pron­to se apli­quen a va­cu­na, es mu­cho me­jor, pues pa­ra que sur­ta efec­tos sue­len pa­sar unas tres se­ma­nas; así que lo ideal es va­cu­nar­se en oc­tu­bre, an­tes de que co­mien­ce la tem­po­ra­da de in­fluen­za el pró­xi­mo mes”, men­cio­nó el doc­tor Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.