Es­pe­ra­ción,

Ambiance - - All-round Health | Inner Self - Por Ma­ría Gua­da­lu­pe Moi­sés Ju­lián

El lla­ma­do pa­ra una ta­rea que abar­ca la vi­da en­te­ra en la que in­flu­yen nues­tras ap­ti­tu­des, ha­bi­li­da­des y gus­tos

te­ne­mos in­tere­ses de­fi­ni­dos cu­yo po­der e in­fluen­cia son más fuer­tes en com­pa­ra­ción con otras ac­ti­vi­da­des o te­mas. La vo­ca­ción es un don muy gran­de que trans­for­ma a un ser hu­mano en un ele­gi­do.

Des­cu­brir o en­ca­mi­nar nues­tras in­cli­na­cio­nes y ap­ti­tu­des no es una ta­rea sen­ci­lla, y aun cuan­do ten­ga­mos un per­fil no es al­go de­fi­ni­ti­vo y ce­rra­do. Es­te co­no­ci­mien­to de no­so­tros mis­mos re­quie­re sin­ce­ri­dad y mu­cho tra­ba­jo: de­be­mos atre­ver­nos a so­ñar, ade­más de po­ner una sana dis­tan­cia en­tre no­so­tros y los pla­nes aje­nos.

Mu­chas ve­ces po­de­mos ha­llar in­di­cios de nues­tra vo­ca­ción a tra­vés de las pa­la­bras de una per­so­na o en un li­bro. Una bue­na se­ñal se­rá cuan­do una in­quie­tud per­du­ra en nues­tra men­te, des­de lue­go ha­brá que con­sul­tar a per­so­nas en­ten­di­das en el te­ma, es de­cir, re­ci­bir orien­ta­ción de un pro­fe­sio­nal.

¿Qué pa­sa cuan­do ele­gi­mos mal? Ge­ne­ral­men­te sur­gen sen­ti­mien­tos de tris­te­za y cier­ta des­ Orien­ta­dor, Psi­co­te­ra­peu­ta Hu­ma­nis­ta, Ges­talt y Coach per­so­nal Pre­via ci­ta: +52 (222) 186 0947 lu­pi­ta_­[email protected]­mail.com tw. @lu­pi­ta­moi

pues es­ta­mos le­jos de la po­si­bi­li­dad de rea­li­za­ción per­so­nal.

Por el con­tra­rio, cuan­do tus elec­cio­nes te lle­van a una ac­ti­vi­dad que en ver­dad te pro­du­ce pa­sión y sa­tis­fac­ción (cuan­do to­do lo que ha­ces de­pen­de de ti y no pa­ra que­dar bien con al­guien más) es­tás vi­vien­do tu vi­da, y ca­da ta­rea es­tá bien he­cha por­que te en­tre­gas a ella, tie­ne un sen­ti­do va­lio­so pa­ra ti.

En con­clu­sión, la vi­da nos ofre­ce mu­cho más opor­tu­ni­da­des de las que ve­mos, pe­ro no sa­be­mos re­co­no­cer­las por­que ca­re­ce­mos de un pro­yec­to de vi­da, o por­que sim­ple­men­te des­co­no­ce­mos nues­tro rum­bo y nos he­mos de­ja­do lle­var, ya sea por los pa­dres en el sen­ti­do de es­tu­diar lo que ellos nos im­pu­sie­ron o bus­can­do una ac­ti­vi­dad pa­ra ga­nar di­ne­ro.

En­con­trar y for­jar nues­tro pro­pio ca­mino no es sen­ci­llo, se tra­ta de mu­chas decisiones en­ca­de­na­das por un pro­pó­si­to. Atré­ve­te a ser due­ño de tus pa­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.