Jor­ge Yázpik

Es uno de los es­cul­to­res más re­co­no­ci­dos en nues­tro país, pe­ro su obra va más allá y en Im­pron­ta po­drás ver al­gu­nos de sus gra­ba­dos has­ta el 21 de oc­tu­bre

Ambiance - - Content -

¿Có­mo sur­gió la idea de es­ta ex­po­si­ción?

Mi tra­ba­jo se ex­hi­bía en Oa­xa­ca y ahí co­no­cí a Fer­nan­do Di­yar­za, me in­vi­ta­ron a es­te pro­yec­to y ac­ce­dí. De he­cho, me da mu­cho gus­to por­que es la pri­me­ra ex­po­si­ción que ten­go de es­ta téc­ni­ca, a lo me­jor he pues­to al­gu­nas pie­zas en otras ex­po­si­cio­nes, pe­ro que sea só­lo de gra­ba­do re­sul­ta ver­da­de­ra­men­te agra­da­ble.

¿Có­mo na­ce tu in­te­rés ha­cia la escultura?

Qui­zá por la ne­ce­si­dad de dis­fru­tar el es­pa­cio y del vacío, de la luz. Siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción el te­ma y esas sen­sa­cio­nes, en­ton­ces, al en­con­trar­me con el mo­do, con la he­rra­mien­ta pa­ra se­guir dis­fru­tan­do de esos pla­ce­res, en­tré de lleno a es­to.

Su­pon­go que ca­da escultura lle­va su pro­pio pro­ce­so, ¿la pie­dra te in­di­ca la for­ma o tú de­ci­des có­mo mol­dear­la?

Ca­da ro­ca es di­fe­ren­te, co­mo una per­so­na o una go­ta de agua, pa­re­ce si­mi­lar a otra, pe­ro no, son dis­tin­tas. Es­ta par­ti­cu­la­ri­dad te per­mi­te ver qué for­ma pue­de sa­lir de di­cho ma­te­rial, ya sea ro­ca o ma­de­ra. In­clu­so cuan­do es­tás fren­te a un pa­pel en blan­co: las lí­neas van a sa­lir en ca­da mo­men­to, si lo ves en la ma­ña­na o lo ves en la no­che, siem­pre va a ver una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te, in­de­pen­dien­te­men­te de la ilu­mi­na­ción, pues ya es­tás en otra po­si­ción en la vi­da, al si­guien­te mi­nu­to to­do cam­bia. To­do es­to que re­pre­sen­ta uti­li­zar el ma­te­rial co­mo me­dio te ayu­da a eje­cu­tar ese pro­yec­to.

¿Tie­nes di­fe­ren­tes ta­ma­ños de for­ma­to? ¿Cuál es el más gran­de que has tra­ba­ja­do?

El mi­cro­cos­mos y el ma­cro­cos­mos los sien­to co­mo una mis­ma co­sa. El ob­je­ti­vo es que las pie­zas pue­dan ge­ne­rar­se de mu­chas es­ca­las, en­ton­ces, los ma­te­ria­les tie­nen una pre­sen­cia, por en­de, la pie­dra al ser sa­ca­da de la mon­ta­ña pue­de lle­gar a los 5 u 8 me­tros. Asi­mis­mo, es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta los lí­mi­tes del pe­so y la trans­por­ta­ción. Lo más gran­de pue­den ser 25 to­ne­la­das.

¿Tú rea­li­zas la se­lec­ción de las pie­dras que vas tra­ba­jan­do?

Son los pro­pios can­te­ros o las per­so­nas de­di­ca­das al ne­go­cio, por ejem­plo, las per­so­nas que tra­ba­jan en El se­co, Pue­bla, pue­den en­con­trar cier­to ti­po de ro­cas que tie­nen cier­ta den­si­dad, pe­so y co­lor. Ellos me las apar­tan y des­pués las ad­quie­ro.

En po­cas pa­la­bras, ya tie­nes tus con­tac­tos y pro­vee­do­res.

De cier­ta ma­ne­ra, pue­den ir cam­bian­do pe­ro siem­pre hay un ti­po de pe­ti­ción so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de las pie­dras. Bus­co que no ten­gan de­ter­mi­na­do co­lor o que no es­tén las­ti­ma­das por los re­que­ri­mien­tos que lle­va ese pro­yec­to.

En una en­tre­vis­ta so­bre las es­cul­tu­ras que es­tán en la UNAM men­cio­nas­te al vacío co­mo una pie­za, ¿nos pue­des pla­ti­car un po­co más so­bre es­te te­ma?

Por su pues­to. Si tu es­car­bas en un lu­gar, vas a ha­cer­lo en un só­li­do, lo que va a ge­ne­rar ese vacío tam­bién pro­du­ce una for­ma en sí mis­mo. En un ejem­plo co­ti­diano, si lle­nas de agua una hie­le­ra y lue­go sa­cas el hie­lo, ese vacío que que­da en la hie­le­ra es una for­ma al fi­nal de cuentas, la for­ma que to­mó el agua.

Ma­de­ra - Ta­lla Di­rec­ta Me­di­das: 82 x 14 x 14 cm Pre­cio: 12,000.00 usd | Año: 2016 Fi­bras Ve­ge­ta­les y Por­ce­la­na - Ta­lla Di­rec­ta Me­di­das: 5 x 16 x 5 cm Pre­cio: 3,000.00 usd | Año: 2016 Fi­bras Ve­ge­ta­les y Por­ce­la­na - Ta­lla Di­rec­ta Me­di­das: 17 x 6 x 4 cm...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.