GREEN BU­SI­NESS

AmericaEconomia Mexico - - Contenido - POR CRIS­TI­NA LU­NA LI­MA

Con el in­gre­so de la ar­gen­ti­na San Mi­guel a la in­dus­tria agroex­por­ta­do­ra pe­rua­na, tras la com­pra de Ho­ja Re­don­da, es­te sec­tor se pre­pa­ra pa­ra las gran­des li­gas.

La in­dus­tria agroex­por­ta­do­ra pe­rua­na co­mien­za a ser es­ce­na­rio de gran­des ju­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les con el in­gre­so de la ar­gen­ti­na San Mi­guel, tras la ad­qui­si­ción de Ho­ja Re­don­da. Le­jos de ser un jue­go de un so­lo mo­vi­mien­to, el deal se­ría so­lo el ini­cio de una in­tere­san­te par­ti­da de aje­drez que po­dría lle­var a la ac­ti­vi­dad agra­ria pe­rua­na a las gran­des li­gas.

Ro­main Cor­nei­lle, CEO de San Mi­guel, li­de­ra una de las em­pre­sas de cí­tri­cos más im­por­tan­tes de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, cu­ya es­tra­te­gia es ir en con­tra­es­ta­ción, bus­can­do nue­vas tie­rras y ase­gu­ran­do el mer­ca­do cap­ta­do. Su pro­pues­ta no es de cor­to pla­zo, sino más bien to­do lo con­tra­rio, bus­ca con­so­li­dar mer­ca­dos e in­ver­sio­nes.

Así, en su plan de ex­pan­sión Pe­rú es­ta­ba en la mira. El ob­je­ti­vo era in­gre­sar al país a fin de ob­te­ner pro­duc­tos co­mo man­da­ri­nas y pal­tas pa­ra ex­por­tar­las a Es­ta­dos Uni­dos. La apues­ta sig­ni­fi­có ad­qui­rir, me­dian­te un mo­vi­mien­to digno de una par­ti­da de aje­drez, 1.708 hec­tá­reas ap­tas pa­ra plan­tar que el gru­po em­pre­sa­rial Bre­ca te­nía en los va­lles pe­rua­nos de Chin­cha (Ica) y Che­pén (La Li­ber­tad) ba­jo la in­sig­nia de Ho­ja Re­don­da. Es­ta com­pra les de­ja es­pa­cio pa­ra se­guir cre­cien­do en la cos­ta, que hoy ge­ne­ra ri­que­za tan­to pa­ra em­pre­sa­rios co­mo pa­ra tra­ba­ja­do­res gra­cias a los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio (TLC) que les per­mi­ten en­trar a los mer­ca­dos pre­mium de Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea.

El deal por el 100% de las tie­rras del gru­po Bre­ca as­cen­dió a US$ 64 mi­llo- nes. Con la ad­qui­si­ción, San Mi­guel co­lo­ca dos pies en Pe­rú, país que pro­du­ce 400.000 to­ne­la­das de man­da­ri­nas anua­les.

Sin des­car­tar po­si­bles nue­vas com­pras de tie­rras en el fu­tu­ro, Cor­nei­lle tam­po­co de­ja de la­do nue­vas in­cur­sio­nes con Bre­ca, gru­po em­pre­sa­rial que tie­ne mu­chas coin­ci­den­cias con dos de las fa­mi­lias (Mi­guens y Ote­ro Mon­se­gur) que con­tro­lan a San Mi­guel.

“To­dos los va­lo­res, los prin­ci­pios, la ma­ne­ra de ma­ne­jar sus co­sas, de ges­tio­nar o de com­por­tar­se, son muy pa­re­ci­dos, al pun­to que no sa­bía si es­ta­ba ha­blan­do con una com­pa­ñía u otra. Hoy con­ta­mos con una ex­ce­len­te re­la­ción. Es más, no des­car­to ne­go­cios fu­tu­ros. De nues­tro la­do hay la me­jor pre­dis­po­si­ción. Ha­bla­mos el mis­mo idio­ma. La ver­dad es que to­do el pro­ce­so de ne­go­cia­ción ha si­do una ex­pe­rien­cia ex­traor­di­na­ria con una ma­ne­ra de com­por­tar­se in­ta­cha­ble”, di­ce el lí­der de San Mi­guel.

Pe­rú tie­ne par­ti­cu­la­ri­da­des muy im­por­tan­tes que fue­ron to­ma­das en cuen­ta an­tes del des­em­bar­co ar­gen­tino. Cor­nei­lle se­ña­la que la pri­me­ra de ellas es que tie­nen ac­ce­so al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se a tra­vés del TLC. “Es­ta es una ex­ce­len­te car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra in­gre­sar a mu­chos otros mer­ca­dos”, di­ce, y no le fal­ta ra­zón. Y es que, a pe­sar de la ma­du­rez de la em­pre­sa, la fal­ta de un TLC en­tre Ar­gen­ti­na y Es­ta­dos Uni­dos ha com­pli­ca­do el in­gre­so de los li­mo­nes gau­chos a ese gran mer­ca­do.

“Con es­ta com­pra, San Mi­guel ase­gu­ra su pre­sen­cia en cua­tro de los seis paí­ses más re­le­van­tes del he­mis­fe­rio sur en ex­por­ta­ción de cí­tri­cos de ca­li­dad pre­mium (Ar­gen­ti­na, Su­dá­fri­ca, Uru­guay y Pe­rú) for­ta­le­cien­do el por­ta­fo­lio de la com­pa­ñía y ha­cien­do aún más sus­ten­ta­ble su ofer­ta”, di­ce Cor­nei­lle.

Cé­sar Ar­be, es­pe­cia­lis­ta en te­mas cor­po­ra­ti­vos y fi­nan­cie­ros, su­bra­ya que Pe­rú tie­ne pa­ra ofre­cer “zo­nas de pro­duc­ción ma­ra­vi­llo­sas, que, sin cri­sis o con cri­sis eco­nó­mi­ca lo­cal, si­guen sien­do ex­ce­len­tes opor­tu­ni­da­des pa­ra ad­qui­rir uni­da­des de pro­duc­ción ren­ta­bles”.

Cor­nei­lle es cla­ro en se­ña­lar que los pe­rua­nos han crea­do una zo­na de pro­duc­ción ex­traor­di­na­ria en la cos­ta, en don­de se pro­du­ce “lo que quie­res, don­de quie­res y cuan­do quie­res; y eso no se da en mu­chos lu­ga­res del mun­do”.

Ana­li­zan­do el ta­ble­ro

Pe­ro ¿por qué Bre­ca, uno de los con­glo­me­ra­dos em­pre­sa­ria­les más gran­des y di­ver­si­fi­ca­dos de Pe­rú, no desa­rro­lla­ron más es­te ne­go­cio tan pro­me­te­dor? Ar­be su­bra­ya que el gru­po fa­mi­liar sí es­tu­vo ten­ta­do, pe­ro las li­mi­ta­das di­men­sio­nes de los te­rre­nos no ha­cían ren­ta­ble las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias. “Pa­ra com­pe­tir en las gran­des li­gas ex­por­ta­do­ras es ne­ce­sa­rio com­pe­tir gra­cias al vo­lu­men con una me­jor tec­no­lo­gía”, su­bra­ya.

San Mi­guel sí es­ta­ba lis­to. La em­pre­sa no so­lo tie­ne ope­ra­cio­nes en Ar­gen­ti­na y aho­ra Pe­rú (con sus puer­tas abier­tas a Es­ta­dos Uni­dos por los TLC y la cuen­ca APEC), sino, ade­más, es­tá en Uru­guay y Su­dá­fri­ca.

Acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar en paí­ses emer­gen­tes, ven con tran­qui­li­dad la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad por te­mas de in­fra­es­truc­tu­ra

“Hoy con­ta­mos con una ex­ce­len­te re­la­ción con el Gru­po Bre­ca. Es más, no des­car­to ne­go­cios fu­tu­ros. De nues­tro la­do hay la me­jor pre­dis­po­si­ción. Ha­bla­mos el mis­mo idio­ma. La ver­dad es que to­do el pro­ce­so de ne­go­cia­ción ha si­do una ex­pe­rien­cia ex­traor­di­na­ria”, di­ce Ro­main Cor­nei­lle, CEO de San Mi­guel.

pe­rua­na. “Des­de Chin­cha has­ta el puer­to del Ca­llao exis­ten al­re­de­dor de 200 ki­ló­me­tros. Com­pa­ra eso con Tu­cu­mán (don­de pro­du­ci­mos el li­món ama­ri­llo en Ar­gen­ti­na) y el puer­to de Bue­nos Ai­res o has­ta los puer­tos del río de Pa­ra­ná, en­tre los cua­les exis­te una dis­tan­cia apro­xi­ma­da de 1.200 ki­ló­me­tros. Hoy nos cues­ta más lle­var un con­te­ne­dor de Tu­cu­mán al puer­to que de allí a Eu­ro­pa”, di­ce Cor­nei­lle.

Juan Ma­nuel Be­ni­tes, ex­mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra de Pe­rú y hoy con­sul­tor in­ter­na­cio­nal, ob­ser­va el mis­mo in­te­rés de San Mi­guel en otras la­ti­tu­des. “Em­pre­sas co­lom­bia­nas ven las tie­rras pe­rua­nas co­mo muy pro­me­te­do­ras. El cli­ma, la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, la fir­ma de va­rios TLC y la po­si­ción mun­dial co­mo pro­duc­tor de bue­na ca­li­dad de fru­tas nos ha­ce muy atrac­ti­vos”, in­di­ca mien­tras re­cuer­da que Pe­rú se ubi­ca den­tro de los pri­me­ros 10 pro­vee­do­res

mundiales de fru­tas y hor­ta­li­zas.

“Gra­cias a que Pe­rú cuen­ta con 84 mi­cro­cli­mas de los 103 que exis­ten, po­de­mos pro­du­cir de to­do en to­do el año. Si a ello se su­ma la sos­te­ni­bi­li­dad del mar­co ju­rí­di­co pa­ra la agri­cul­tu­ra des­de 1998 (cuan­do se pro­mul­gó la nor­ma), se ob­ser­va que el sec­tor cuen­ta con un ho­ri­zon­te nor­ma­ti­vo agra­rio cla­ro que per­mi­te ajus­tar el ca­len­da­rio de tra­ba­jo al ca­len­da­rio agra­rio”, re­sal­ta Be­ni­tes.

Pau­lo Pan­ti­go­so, ma­na­ging part­ner de EY Pe­rú, va en la mis­ma lí­nea al sub­ra­yar que el sec­tor es cre­cien­te­men­te com­pe­ti­ti­vo, pues exis­te una ace­le­ra­da pro­fe­sio­na­li­za­ción en pro­cu­ra de los mejores ren­di­mien­tos en ca­li­dad y vo­lu­men por hec­tá­rea, con ré­cords mundiales en es­pá­rra­gos, arán­da­nos y al­ca­cho­fas, en­tre otros.

Pa­ra Pan­ti­go­so, ade­más, exis­te una per­ma­nen­te me­jo­ra de tec­ni­fi­ca­ción en rie­go, ad­mi­nis­tra­ción fo­ca­li­za­da de nu­trien­tes y apro­ve­cha­mien­to de ven­ta­nas de tiem­po pa­ra la pro­duc­ción de di­ver­sos pro­duc­tos “fue­ra de aque­llas “ven­ta­nas” tra­di­cio­na­les glo­ba­les, pa­ra apro­ve­char me­jor la ofer­ta de pro­du­cir en di­fe­ren­tes pi­sos geo­ló­gi­cos y con cli­mas que lo per­mi­ten, en la múl­ti­ple geo­gra­fía de Pe­rú.

“Hoy Pe­rú ob­tie­ne ca­si US$ 6.000 mi­llo­nes en agroex­por­ta­cio­nes anua­les, mien­tras que a co­mien­zos de si­glo ape­nas

lo­gra­ba US$ 400 mi­llo­nes, y su pro­yec­ción es lle­gar a US$ 10 mil mi­llo­nes por año, en los pró­xi­mos seis años”, se­ña­la Pan­ti­go­so.

El in­gre­so de San Mi­guel a Pe­rú pro­me­te. La em­pre­sa –re­fie­re Cor­nei­lle– tra­ba­ja con una po­lí­ti­ca de ma­ne­jo de ries­go, den­tro de la cual in­clu­yen des­de ries­gos po­lí­ti­cos has­ta cli­má­ti­cos, sub­ra­yán­do­se en es­te as­pec­to el fe­nó­meno de El Ni­ño, que gol­peó la cos­ta pe­rua­na y cos­tó US$ 3.124 mi­llo­nes a la economía lo­cal.

“Es­te fe­nó­meno se pre­di­ce con bas­tan­te an­te­rio­ri­dad, con lo cual hay un mon­tón de co­sas que se pue­den ha­cer an­tes, des­de el pun­to de vis­ta del ma­ne­jo de la plan­ta­ción, pa­ra po­der pre­pa­rar­te. De al­gu­na ma­ne­ra los pre­cios tie­nen una

reac­ción co­mo con­se­cuen­cia de eso. Aquí hay que ver có­mo te pre­pa­ras en los otros paí­ses en los que ope­ras”, di­ce Cor­nei­lle.

Re­vo­lu­ción agra­ria

Tan­to Cé­sar Ar­be co­mo Pau­lo Pan­ti­go­so coin­ci­den que el in­gre­so de San Mi­guel se da en un ex­ce­len­te mo­men­to, da­do que la agroex­por­ta­ción pe­rua­na cuen­ta con opor­tu­ni­da­des que per­mi­ten la cre­cien­te can­ti­dad de áreas cul­ti­va­das con agri­cul­tu­ra mo­der­na y el ma­yor apro­ve­cha­mien­to con­cre­to de los TLC con Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y la Unión Eu­ro­pea.

Al­fon­so Ve­lás­quez, pre­si­den­te de Sie­rra Ex­por­ta­do­ra, agre­ga, ade­más, que la di­ver­si­dad de los pro­duc­tos que hoy ex­por­ta Pe­rú per­mi­te abrir nue­vas puer­tas en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. “Es­to, por ejem­plo, lo he­mos vis­to con los be­rries, por lo que em­pre­sas co­mo San Mi­guel ha­lla­rán más que atrac­ti­vas las con­di­cio­nes que el país les brin­da”, di­ce.

De otro la­do, Cor­nei­lle ade­lan­ta que San Mi­guel rea­li­za­rá trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca que po­dría ele­var no so­lo los es­tán­da­res en la zo­na de pac­king, sino ade­más los suel­dos en el cam­po. “En Su­dá­fri­ca co­men­za­mos a pa­gar por pro­duc­ti­vi­dad. To­do el res­to de los pro­duc­to­res nos cri-

ti­ca­ron, y nos de­cían que ma­lo­grá­ba­mos el mer­ca­do. No­so­tros no lo veía­mos así. Le en­se­ña­mos a la gen­te có­mo ser más efi­cien­te y se le pa­ga­ba por di­cha me­jo­ra. Es un win win: tra­ba­jan me­jor, son más efi­cien­tes, ga­nan mu­cho más y son más ca­pa­ci­ta­dos”, in­di­ca Cor­nei­lle, mien­tras re­ve­la que no in­ver­ti­rán en pac­king y más bien lo ter­ce­ri­za­rán.

Y es que lo vi­vi­do por San Mi­guel no es­tá tan ale­ja­do de nues­tra reali­dad. Be­ni­tes re­cuer­da que los va­lles de Ica, La Li­ber­tad y Piu­ra se en­cuen­tran a ni­ve­les de pleno em­pleo por lo que el in­gre­so de una gran em­pre­sa po­dría me­jo­rar los in­gre­sos de la po­bla­ción. “La agroex­por­ta­ción no so­lo ge­ne­ra mano de obra, sino que la ca­pa­ci­ta y em­pu­ja el va­lor del jor­nal. En 2001 no se pa­ga­ba más de S/ 15 (unos US$ 4,5) por jor­nal, pe­ro hoy exis­ten jor­na­les que su­pe­ran los S/ 80 (US$ 24,7)”, di­ce.

Pa­ra los em­pre­sa­rios y los tra­ba­ja­do­res, la cos­ta pe­rua­na po­dría con­ver­tir­se en el lu­gar de nue­vos des­em­bar­cos de ta­lla mun­dial. Pan­ti­go­so re­cuer­da que, se­gún da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia Na­cio­nal de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria de Pe­rú (Su­nat), es­tu­dia­dos por Co­mex­pe­rú, en­tre los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res glo­ba­les de pro­duc­tos cí­tri­cos, Pe­rú ocu­pó el pues­to 19 a ni­vel mun­dial, y es­tá cre­cien­do de ma­ne­ra sos­te­ni­da, con pro­duc­tos de pre­cios al­tos.

En un me­diano pla­zo se pue­de es­pe­rar –se­ña­la Ar­be– que en va­lles com­pe­ti­ti­vos, co­mo los que al­ber­ga Ica, la con­so­li­da­ción de tie­rras se dé y por lo tan­to per­mi­ta ma­yor vo­lu­men pro­du­ci­do y, en con­se­cuen­cia, mejores ren­di­mien­tos a la tec­no­lo­gía apli­ca­da. Be­ni­tes coin­ci­de con es­ta po­si­ción so­lo pa­ra la cos­ta, da­do que el ape­go a la tie­rra por par­te de los agri­cul­to­res de la sie­rra y la sel­va es di­fe­ren­te.

El ex­mi­nis­tro y pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Cre­cer, Juan Ma­nuel Be­ni­tes, ob­ser­va con in­te­rés la lle­ga­da de San Mi­guel, da­do que el arri­bo de una em­pre­sa de ta­lla mun­dial po­dría sig­ni­fi­car el im­pul­so que ne­ce­si­ta el sec­tor pa­ra ini­ciar los pro­ce­sos de desa­li­ni­za­ción del agua del mar, que per­mi­ti­ría cam­biar la ári­da geo­gra­fía cos­te­ña pe­rua­na por ver­des va­lles.

“Es­ta tec­no­lo­gía es cos­to­sa, pe­ro un tra­ba­jo con­jun­to del sec­tor pri­va­do y pú­bli­co po­dría abrir las puer­tas a una nue­va re­vo­lu­ción agra­ria. Am­bos de­ben ha­cer es­fuer­zos en un fu­tu­ro no muy le­jano, pa­ra aba­ra­tar el cos­to de la desa­li­ni­za­ción del mar. De lo­grar­se, Pe­rú po­dría con­tar 500.000 hec­tá­reas más”, di­ce Be­ni­tes.

Se­gún EY Pe­rú, a va­lo­res 2015/2016, los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res agrí­co­las son Es­pa­ña, Chi­na, Su­dá­fri­ca, Es­ta­dos Uni­dos y Tur­quía, que su­man 52% del va­lor FOB mun­dial. A 2017, resulta pre­vi­si­ble que Pe­rú es­té lle­gan­do a ex­por­tar cer­ca del 1,2% de di­cho va­lor. To­do un buen ne­go­cio que es­tá a la es­pe­ra de más ac­to­res que des­em­bar­quen en la cos­ta pe­rua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.