RUM­BO AL ÉXI­TO

Ho­nor, in­te­gri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad son las guías que lle­van a los jó­ve­nes de New Me­xi­co Mi­li­tary Ins­ti­tu­te a con­ver­tir­se de ado­les­cen­tes a ciu­da­da­nos mo­de­lo; co­no­ce su pro­pues­ta, di­rec­ta­men­te de voz de uno de sus in­te­gran­tes.

El Imparcial - Arizona - - EDUCACIÓN - POR: BÁR­BA­RA HUIPE

Ni­vel pre­pa­ra­to­ria y dos años de ju­nior co­lle­ge (tron­co co­mún de la uni­ver­si­dad) es la ofer­ta edu­ca­ti­va de New Me­xi­co Mi­li­tary Ins­ti­tu­te (NMMI, si­glas en in­glés), que en­tre sus atri­bu­tos prin­ci­pa­les ofre­ce una es­truc­tu­ra mi­li­tar pa­ra la for­ma­ción de jó­ve­nes lí­de­res. Ubi­ca­do en la ciu­dad de Ros­well, Nue­vo Mé­xi­co, el ins­ti­tu­to cuen­ta con una plan­ta es­tu­dian­til de más de 900 alum­nos y alum­nas de al me­nos 33 na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas, en­tre las cua­les la

me­xi­ca­na ocu­pa ca­si un 10% de to­do el alum­na­do.

Pa­ra co­no­cer la ex­pe­rien­cia, TO­DO SO­BRE ARI­ZO­NA pla­ti­có con Die­go Sa­li­do Ale­jan­dri, jo­ven her­mo­si­llen­se que es­tá por ini­ciar su quin­to ci­clo es­co­lar en NMMI; es­te año él re­ci­bi­rá el car­go mi­li­tar más al­to que exis­te en­tre los alum­nos del ins­ti­tu­to: co­man­dan­te de Re­gi­mien­to.

El es­tu­dian­te de 19 años com­par­tió que al in­gre­sar al ins­ti­tu­to exis­te un pro­ce­so de adap­ta­ción, en el que los ca­de­tes no tie­nen per­mi­ti­do te­ner con­tac­to con el mun­do ex­terno por tres se­ma­nas; tiem­po en el que tam­bién tie­nen prin­ci

pal­men­te en­tre­na­mien­to fí­si­co. "Las pri­me­ras tres se­ma­nas no tie­nes con­tac­to con tu fa­mi­lia, y sí es­tá di­fí­cil pe­ro a la vez te ayu­da a des­co­nec­tar­te de es­te mun­do y em­pe­zar a con­cen­trar­te allá; le echas más ga­nas, y cuan­do te de­vuel­ven tu te­lé­fono y tu compu­tado­ra, ya es­tás en aquel pro­gra­ma", re­la­tó. Uno de los prin­ci­pa­les re­tos que los ca­de­tes de NMMI afron­tan es adap­tar­se a la es­truc­tu­ra mi­li­tar, que a la vez se tra­du­ce en el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des y su for­ma­ción co­mo in­di­vi­duos cí­vi­cos, com­ple­men­tan­do su for­ma­ción aca­dé­mi­ca.

"Es­tás siem­pre muy apu­ra­do, tie­nes que ser muy or­ga­ni­za­do: las cla­ses son las mis­mas que to­mas en 'pre­pa' en cual­quier par­te: quí­mi­ca, cien­cias, bio­lo­gía, fí­si­ca, in­glés -pa­ra apren­der a usar­lo y es­cri­bir­lo-, li­te­ra­tu­ra", co­men­tó.

Su có­di­go

La vi­da aca­dé­mi­ca de NMMI es in­ten­sa: en bus­ca de la ex­ce­len­cia, di­jo, los gru­pos son de un má­xi­mo de 16 alum­nos, por lo que co­mo es­tu­dian­tes se en­cuen­tran aten­di­dos y en con­fian­za pa­ra pe­dir ase­so­ría con los pro­fe­so­res. El de­por­te y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca son una par­te im­por­tan­te de la for­ma­ción de los chi­cos y chi­cas del ins­ti­tu­to, es por ello que to­dos los días los lle­van a ca­bo.

"Sí es pe­sa­do, pe­ro no te van a po­ner a ha­cer al­go que de ver­dad no pue­das ha­cer, o sea, no hay ries­go de que te va­yas a las­ti­mar ha­cien­do al­go", ase­gu­ró; "hay en­tre­na­do­res pro­fe­sio­na­les su­per­vi­san­do to­do, to­do es­tá en sa­car­te de tu zo­na de con­fort y que crez­cas". El tem­ple y ca­rác­ter de los ca­de­tes se guía por el Có­di­go de Ho­nor de la ins­ti­tu­ción; la or­ga­ni­za­ción mi­li­tar per­mi­te que los es­tu­dian­tes ac­ce­dan a ran­gos gra­cias a sus bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes y ex­ce­len­te con­duc­ta.

"Un ca­de­te no va a men­tir, ro­bar ni ha­cer tram­pa, son los pi­la­res prin­ci­pa­les de la es­cue­la. Hay una Jun­ta de Ho­nor que es­tá a car­go de pe­na­li­zar cual­quier in­frac­ción a ese có­di­go, el año pa­sa­do me to­có ser el je­fe de ese equi­po", com­par­tió.

En el nue­vo ci­clo, Die­go ten­drá el car­go de co­man­dan­te de Re­gi­mien­to, es­ta­rá a car­go de los más de 900 ca­de­tes de la ins­ti­tu­ción y se­rá el con­tac­to en­tre és­tos y las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res de la es­cue­la.

Así co­mo en su mo­men­to Jo­sé, el her­mano de Die­go gra­dua­do de NMMI, le re­co­men­dó op­tar por el ins­ti­tu­to pa­ra su edu­ca­ción me­dia su­pe­rior, así él la re­co­mien­da. "Por la gen­te que vas a co­no­cer allá, las amis­ta­des que ha­ces ahí se que­dan pa­ra to­da la vi­da. Pa­ra sa­lir­te de tu zo­na de con­fort, te ayu­da mu­cho a cre­cer co­mo per­so­na, a ver qué otras op­cio­nes hay en el mun­do", fi­na­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.