TU NUE­VO DES­TINO FA­VO­RI­TO

El Imparcial - Arizona - - DESTINO - POR: DAFNE OSU­NA

Va­ca­cio­nar du­ran­te el oto­ño en la ciu­dad de las ro­cas ro­jas es una ex­ce­len­te elec­ción, ade­más de traer be­ne­fi­cios ines­pe­ra­dos.

Sedona es una pe­que­ña y vis­to­sa ciu­dad dig­na pa­ra dis­fru­tar un merecido descanso, ya sea por va­rios días o só­lo un fin de se­ma­na; es­tá si­tua­da en el de­sier­to de Ari­zo­na, a muy po­cas mi­llas de Flagstaff;. Es fa­mo­sa por sus be­llos pai­sa­jes for­ma­dos por enor­mes pie­dras ro­ji­zas, que ofre­cen a sus vi­si­tan­tes un es­pec­tácu­lo na­tu­ral adop­tan­do distintos co­lo­res con la luz so­lar se­gún pa­san las ho­ras. Asi­mis­mo, es­ta her­mo­sa ciu­dad se ca­rac­te­ri­za por la enor­me va­rie­dad re­crea­ti­va que sus tu­ris­tas pue­den dis­fru­tar, y la es­ta­ción oto­ñal no es la ex­cep­ción.

Sedona pre­su­me de más de 100 ac­ti­vi­da­des pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia o en gru­po: sen­de­ros pa­ra ca­mi­na­tas y ci­clis­mo, ex­cur­sio­nes, ru­tas del vino, ex­pe­rien­cias es­pi­ri­tua­les, ob­ser­va­to­rios, pic­nics, en­tre mu­chas otras; lo me­jor de ha­cer­lo en es­ta tem­po­ra­da es que hay ma­yor disponibil­idad, así co­mo pre­cios más ac­ce­si­bles.

Pa­ra aven­tu­re­ros

Si te gus­ta la adre­na­li­na, Sedona es ca­rac­te­ri­za­da por ofre­cer a sus vi­si­tan­tes ac­ti­vi­da­des fue­ra de lo co­mún: pa­seos en he­li­cóp­te­ro, avión, re­co­rri­dos en au­to por ru­tas mon­ta­ño­sas, la ex­pe­rien­cia a bor­do de un glo­bo ae­ros­tá­ti­co y mu­chas más.

La Ru­ta Sch­ne­bley -que co­nec­ta­ba an­ti­gua­men­te es­te va­lle con Flagstaff- in­vi­ta a su es­pec­ta­cu­lar vis­ta pa­no­rá­mi­ca del ca­ñón y sus pa­re­des ro­co­sas a mi­les de pies del sue­lo.

Tem­ple­ton Trail es uno de los sen­de­ros fa­vo­ri­tos, pues su afluencia es me­nor a la de otros ca­mi­nos; es ideal pa­ra quie­nes es­tán ini­cian­do en el sen­de­ris­mo, de­bi­do a la dis­tan­cia de ca­mi­na­ta li­ge­ra a mo­de­ra­da de 2.2 mi­llas -1.5 ho­ras de ida y vuel­ta- y a su es­plen­do­ro­so pai­sa­je.

Enor­mes pie­dras ero­sio­na­das con el tiem­po han adop­ta­do ex­tra­ñas for­mas; jun­to a la par­ti­cu­lar ve­ge­ta­ción, ofre­cen un re­co­rri­do sin igual.

Vór­ti­ce es­pi­ri­tual

Pa­ra los aman­tes de la Tie­rra y su ener­gía es­pi­ri­tual, Cat­he­dral Rock y Bell

Rock per­mi­ten a los tu­ris­tas dis­fru­tar de un lu­gar per­fec­to pa­ra re­la­jar­se, co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za y ad­mi­rar un ma­jes­tuo­so atar­de­cer.

En el tra­yec­to po­drás en­con­trar al­gu­nos ne­go­cios de la zo­na que ven­den cris­ta­les, amu­le­tos in­dí­ge­nas y va­rie­dad de ar­tícu­los pa­ra ayu­dar con tu ener­gía es­pi­ri­tual.

Her­mo­sas ga­le­rías de ar­te, res­tau­ran­tes pa­ra to­dos los gus­tos, ca­si­nos, spas, tien­das de re­co­no­ci­das mar­cas pa­ra ir de com­pras, di­ver­sión fa­mi­liar y un tem­pla­do clima son só­lo un po­co de lo que Sedona po­see pa­ra de­lei­tar­se y pa­sar unas in­creí­bles va­ca­cio­nes oto­ña­les.

FO­TOS: SHUT­TERS­TOCK.COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.