¡Yo ten­go más di­ne­ro que tú!

Automovil Panamericano (México) - - Editorial - Her­nán Ace­ves Di­rec­tor Edi­to­rial ha­ce­vesc@edi­to­rial.te­le­vi­sa.com.mx

Es­to fue lo que se di­je­ron las mar­cas ale­ma­nas en­tre ellas… en Frank­furt, en el Au­to Show más im­por­tan­te del pla­ne­ta y, por en­de, el even­to del mes que nos ro­bó la aten­ción y que ha ocu­pa­do 12 pá­gi­nas de la re­vis­ta. Au­di, BMW, Mer­ce­des y Gru­po VW te­nían que mos­trar no so­lo sus nue­vos pro­duc­tos, sino tam­bién su in­fluen­cia y po­de­río. Era la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra de­cir “yo man­do en ca­sa”. La pa­la­bra stand ni si­quie­ra la con­si­de­ra­ría pa­ra des­cri­bir sus res­pec­ti­vas áreas de ex­hi­bi­ción, que eran ver­da­de­ros edi­fi­cios con dos y has­ta tres pi­sos de al­tu­ra sa­tu­ra­dos de pla­ta­for­mas, lu­ces, efec­tos es­pe­cia­les, pa­sa­re­las y cuan­to re­cur­so es­tu­vie­ra dis­po­ni­ble pa­ra ha­cer des­ta­car a co­mo die­ra lu­gar a to­dos y ca­da uno de los pro­duc­tos de sus res­pec­ti­vas ga­mas. Las fo­tos del hall de Au­di y Mer­ce­des mues­tran lo que di­go. Se ha­bló de mi­llo­nes de eu­ros, cla­ro, pe­ro no dos o tres… unas per­so­nas de­cían 30, otras 40, al­gu­nas in­clu­so 50. ¿Cuán­to va­lía la pe­na gas­tar en és­ta, la edi­ción 66? ¡To­do! Y pen­sar que en 1897, cuan­do fue el pri­mer Sa­lón de Ale­ma­nia, so­lo se gas­ta­ron unas mo­ne­das… Se reali­zó en ape­nas unos me- tros cua­dra­dos del Ho­tel Bris­tol de Ber­lín y se ex­hi­bie­ron ocho co­ches. Es­te año el IAA con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de más de 1,000 em­pre­sas que tie­nen que ver con ca­rros, se hi­zo en un área de 230,000 me­tros cua­dra­dos y asis­tie­ron cer­ca de un mi­llón de per­so­nas. Y qué coin­ci­den­cia, por las mis­mas fe­chas se lle­vó a ca­bo la pre­sen­ta­ción de los CTS y ATS V Se­ries, co­mo si Ca­di­llac qui­sie­ra de­cir­les a es­tas mar­cas: “¡oi­gan, por acá tam­bién hay… di­ne­ro y ca­pa­ci­dad!”. Son dos co­ches tan ca­pa­ces, tan atrac­ti­vos y tan al día en tec­no­lo­gía, co­mo los me­jo­res de las arri­ba men­cio­na­das. Por eso ocu­pan la por­ta­da… y por­que es una prue­ba ex­clu­si­va que va­le la pe­na com­par­tir­te. Por­que son 1,104 ca­ba­llos do­ma­dos en un so­lo día. ¿Quién di­jo que los “caddy” son abu­rri­dos? Aquí la prue­ba de có­mo la mar­ca ha evo­lu­cio­na­do en to­dos los sen­ti­dos pa­ra ofre­cer pro­duc­tos de pri­mer ni­vel que no úni­ca­men­te se ca­rac­te­ri­cen por ser lu­jo­sos, sino tam­bién pa­sio­na­les. No cabe du­da que Henry Martyn Le­land se sen­ti­ría muy or­gu­llo­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.