AU­DI LAND OF QUAT­TRO

Un A6 S Li­ne fue nues­tro ca­ba­llo de ba­ta­lla du­ran­te 7,000 km que ma­ne­ja­mos a lo lar­go de sie­te días en és­ta, la pri­me­ra de tres en­tre­gas de un ope­ra­ti­vo es­pe­cial que es­ta­mos ha­cien­do con tres di­fe­ren­tes mo­de­los de Au­di. Nues­tra me­ta: co­no­cer más de los pa

Automovil Panamericano (México) - - Sumario - POR MA­NUEL FER­NÁN­DEZ / FO­TOS: CAR­LOS QUEVEDO

Via­ja­mos mi­les de ki­ló­me­tros pa­ra com­pe­ne­trar­nos con el Au­di A6 y su trac­ción quat­tro.

Po­ner los con­ta­do­res de dis­tan­cia en ce­ros, a sa­bien­das de que se cu­bri­rán en una se­ma­na los ki­ló­me­tros que mu­chos de no­so­tros le me­te­mos a nues­tro co­che en un año, es al­go que nos lle­na de in­tri­gas de to­do ti­po. Por un la­do, nues­tra ex­pe­rien­cia al vo­lan­te se ve­ría desafia­da y pu­li­da en una va­rie­dad de si­tua­cio­nes que úni­ca­men­te po­dre­mos en­con­trar­nos al ser ex­pues­tos pro­lon­ga­da­men­te al am­bien­te de una ca­rre­te­ra.

Por el otro, so­me­te­ría­mos a una prue­ba co­mo po­cas a un au­to que por su pro­pues­ta tec­no­ló­gi­ca y po­si­ción en el mercado de­be­rá res­pon­der a la al­tu­ra en to­da cir­cuns­tan­cia, re­fi­rién­do­nos no so­lo a va­rios ti­pos de te­rre­nos, ca­mi­nos o con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, sino a estilos de ma­ne­jo de­pen­dien­do del si­tio y, cla­ro es­tá, del con­duc­tor, que fue­ron dos pa­ra es­ta oca­sión. Y es que el A6 ce­di­do por Au­di de Mé­xi­co es to­do un com­pi­la­do de atri­bu­tos idó­neo pa­ra cu­brir lar­gas dis­tan­cias, ba­jo una exi­gen­cia que no fue ba­ja. Se tra­ta de un ca­rro re­cién ac­tua­li­za­do pa­ra 2015, con me­jo­ras de se­gu­ri­dad co­mo los fa­ros Ma­trix LED, su­mán­do­se al pa­que­te S-Li­ne con sus­pen­sión de­por­ti­va (más du­ra y de me­nor al­tu­ra) en la ver­sión ma­ne­ja­da y un con­jun­to me­cá­ni­co com­pues­to por un V6 de tres li­tros con supercargador y 333 HP, una ca­ja de do­ble em­bra­gue (S-Tro­nic) con sie­te ve­lo­ci­da­des y trac­ción in­te­gral quat­tro®, to­do mon­ta­do so­bre llan­tas Pi­re­lli P Ze­ro.

El Au­di es­ta­ba pues­to con el ser­vi­cio re­cién he­cho y la ca­jue­la lle­na ca­si ex­clu­si­va­men­te de equi­po fo­to­grá­fi­co. Na­da más que­da­ba ma­ne­jar.

EL V6 3.O EN­TRE­GA EL TOR­QUE MÁ­XI­MO DE 440 NM, EN­TRE LAS 2,900 Y 5,300 RPM, POR LO QUE RE­SUL­TA FÁ­CIL SU­BIR LAS CUES­TAS DE LA HUAS­TE­CA.

NOS FUI­MOS

Los ca­mi­nos ha­cia Que­ré­ta­ro, y des­pués a San Luis Po­to­sí, fue­ron más que su­fi­cien­tes pa­ra acli­ma­tar­nos al au­to y al siem­pre va­ria­ble com­por­ta­mien­to de los con­duc­to­res en el país.

El pa­so si­guien­te es la ca­si siem­pre tran­qui­la vía que con­du­ce de Ma­tehua­la, SLP, ha­cia Sal­ti­llo, Coahui­la, azotada en oca­sio­nes por fuer­tes llu­vias, al­go que se asi­mi­la res­pe­tan­do las dis­tan­cias de se­gu­ri­dad, re­du­cien­do la velocidad y lle­van­do unas llan­tas en buen es­ta­do.

Pa­ra quie­nes no es­tén acos­tum­bra­dos a tra­mos tan lar­gos en los que ca­si no hay cur­vas ni al­te­ra­cio­nes, hay que an­ti­ci­par­se al pe­li­gro de que­dar­se dor­mi­do y ce­der el turno de con­du­cir (si se va acom­pa­ña­do) tan pron­to apa­rez­can sín­to­mas de can­san­cio. En ca­so con­tra­rio, con­vie­ne man­te­ner­se hi­dra­ta­do y ba­jar un po­co la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re acon­di­cio­na­do, con más ra­zón cuan­do se va en un au­to­mó­vil muy bien in­so­no­ri­za­do o con asien­tos que con las ho­ras no pro­du­cen ca­si fa­ti­ga, lo que ocu­rría en "nues­tro" A6. Otra op­ción, pa­rar a es­ti­rar­se ca­da dos o tres ho­ras.

He­chos los pri­me­ros 900 ki­ló­me­tros, Mon­te­rrey nos re­ci­bía en un sá­ba­do fres­co de sep­tiem­bre, per­fec­to pa­ra apro­ve­char las úl­ti­mas ho­ras del día, pues al es­tar os­cu­re­cien­do más tar­de por esa épo­ca del año, he­cho el tra­yec­to des­de el Dis­tri­to Fe­de­ral, aún nos que­dó tiem­po pa­ra ir ha­cia nues­tro pri­mer des­tino: el Ca­ñón de la Huas­te­ca. To­man­do un des­vío an­tes de la sa­li­da ha­cia el sur de la zo­na me­tro­po­li­ta­na, que­da a unos po­cos mi­nu­tos ma­ne­jan­do por es­te par­que na­tu­ral que es, con jus­ta ra­zón, uno de los pla­nes de es­par­ci­mien­to más po­pu­la­res en la ur­be re­gio­mon­ta­na.

Es co­mún ver reunio­nes de ami­gos, fa­mi­lias o pa­re­jas pa­ra­dos en va­rios es­pa­cios abier­tos en los enor­mes va­lles a un la­do de la ca­rre­te­ra. Ci­clis­tas o apa­sio­na­dos de los vehícu­los to­do­te­rreno sa­can má­xi­mo pro­ve­cho de ru­tas

al­ter­nas o se van ha­cia el final de la vía prin­ci­pal, que ter­mi­na en una pre­sa que irrum­pe en me­dio de las for­ma­cio­nes na­tu­ra­les, pe­ro pa­li­de­ce pe­se a su enor­mi­dad an­te la im­po­nen­cia de pa­re­des ro­co­sas cu­yos cien­tos de me­tros de al­tu­ra brin­dan cons­tan­tes som­bras y pre­su­men for­mas tan au­da­ces co­mo di­ver­sas, uno de los as­pec­tos vi­ta­les de su es­pec­ta­cu­la­ri­dad.

Tam­bién en­tra por los ojos la muy par­ti­cu­lar mez­cla en­tre blan­co, gris y ca­fé en ca­si to­do el pa­no­ra­ma a nues­tro al­re­de­dor, pre­sen­te in­clu­so des­de el pre­cio­so pai­sa­je en el ac­ce­so a la ciu­dad y an­ti­ci­po de uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos his­tó­ri­cos de Mon­te­rrey.

HA­CIA EL OTRO LA­DO

Es­tan­do nues­tra si­guien­te vi­si­ta jus­to al po­nien­te del país, la me­jor al­ter­na­ti­va plan­tea­da des­de un co­mien­zo fue cru­zar la fron­te­ra ha­cia Es­ta­dos Uni­dos y en­fi­lar de ahí has­ta Me­xi­ca­li, Ba­ja Ca­li­for­nia. Se re­co­rre­ría gran par­te del sur del país her­mano.

Nue­vo León nos brin­da una in­fra­es­truc­tu­ra vial he­cha ca­si a la me­di­da del Au­di A6, que li­dia con fuer­tes vien­tos de cos­ta­do que ape­nas ha­cen ne­ce­sa­rias unas tran­qui­las co­rrec­cio­nes con el vo­lan­te. El con­tras­te lle­gó en Ta­mau­li­pas, con cal­za­das que exi­gían más a la sus­pen­sión del co­che.

De ahí en­tra­mos a Es­ta­dos Uni­dos tras un di­li­gen­te y fá­cil trá­mi­te a tra­vés de la puer­ta ubi­ca­da en Co­lom­bia, NL. Te­xas nos es­pe­ra­ba con tem­pe­ra­tu­ras siem­pre por en­ci­ma de los 33 gra­dos cen­tí­gra­dos que, po­co más o me­nos, se man­tu­vie­ron cons­tan­tes con el pa­so de los días a tra­vés de es­ta­dos co­mo Nue­vo Mé­xi­co, Ari­zo­na y la re­gión más le­ja­na a la cos­ta en Ca­li­for­nia.

El es­ce­na­rio fre­cuen­te se­rían ca­rre­te­ras se­cun­da­rias y au­to­pis­tas con un trán­si­to y há­bi­tos de con­duc­ción más es­truc­tu­ra­dos. La economía de com­bus­ti­ble fue otro as­pec­to que va­rió ra­di­cal­men­te, pues el 3.0 en sép­ti­ma mar­cha man­te­nía fá­cil­men­te ci­fras en el or­den de los 12 ki­ló­me­tros por li­tro, con au­to­no­mías su­pe­rio­res a los 700 ki­ló­me­tros: con­se­cuen­cias de ir cons­tan­te a ve­lo­ci­da­des os­ci­lan­do en­tre los 120 y 130 km/h, lí­mi­tes má­xi­mos co­mu­nes en las in­ter­es­ta­ta­les 10 y 8, aque­llas en las que más tiem­po acu­mu­la­mos y más dis­tan­cia re­co­rri­mos. Con jor­na­das cer­ca­nas a los 1,000 ki­ló­me­tros dia­rios, hu­bo opor­tu­ni­da­des de so­bra pa­ra co­no­cer al­gu­nos de­ta­lles de de­sa­rro­llo muy in­tere­san­tes del au­to, esos que por lo ge­ne­ral son más com­pli­ca­dos de no­tar en una prue­ba nor­mal. Un ejem­plo es el do­ble cris­tal la­mi­na­do en las ven­ta­nas de­lan­te­ras, que con­tri­buía a una me­jor ca­li­dad de vi­da a bor­do, pues in­de­pen­dien­te­men­te de la velocidad y las co­rrien­tes ex­ter­nas, no ha­bía tan­tos rui­dos ex­tra­ños que con el pa­so de las ho­ras se tra­du­cen en ma­yor can­san­cio. Adi­cio­nal­men­te, los pa­sos de rue­da es­tán do­ta­dos de un ma­te­rial ais­lan­te que al pa­sar­les la mano se ase­me­jan a una al­fom­bra, ele­men­to a car­go de mer­mar aún más el so­ni­do que pue­dan emi­tir las enor­mes rue­das so­bre pa­vi­men­tos más abra­si­vos, és­tos muy co­mu­nes en zo­nas con obras o en vías re­mo­tas que pres­cin­den del más li­so con­cre­to.

Pe­ro lo me­jor, sin du­da, fue­ron las lu­ces Ma­trix LED, que en 300 ki­ló­me­tros en­tre los po­bla­dos de Del Río y

Fort Stock­ton, en Te­xas, fue­ron la cla­ve pa­ra au­men­tar el mar­gen de se­gu­ri­dad ac­ti­va, eso por su gra­dua­ción au­to­má­ti­ca de al­can­ce y adap­ta­ción a las con­di­cio­nes de trá­fi­co. Así, en to­tal os­cu­ri­dad y con muy al­ta pre­sen­cia de ve­na­dos que es­pe­ra­ban nues­tro pa­so, el haz de luz se con­ser­va­ba muy ex­ten­so, dán­do­nos más tiem­po de fre­nar, pe­ro a su vez for­ma­ba con los múl­ti­ples mó­du­los de ilu­mi­na­ción un "hue­co" que ro­dea­ba a otros vehícu­los pa­ra evi­tar que sus con­duc­to­res fue­ran des­lum­bra­dos. Oca­sio­nal­men­te, ade­más, evi­ta­ba que las se­ña­les de trán­si­to bri­lla­ran en ex­ce­so al ate­nuar la in­ten­si­dad ha­cia un pun­to es­pe­cí­fi­co.

Trans­cu­rri­dos los eter­nos avis­ta­mien­tos de­sér­ti­cos, po­ten­cia­les tor­men­tas de are­na y has­ta du­nas a la­do y la­do, el ca­lor au­men­ta­ba y se acer­ca­ba po­co a po­co a la ba­rre­ra de los 40 gra­dos, se­ñal inequí­vo­ca de la in­mi­nen­te Me­xi­ca­li, esa que se vio atra­ve­san­do un cru­ce fron­te­ri­zo que más pa­re­ció el pa­so por un pea­je, so­lo que gra­tui­to.

Má­xi­mo a una ho­ra de ca­mino des­de la ca­lu­ro­sa po­bla­ción en Ba­ja Ca­li­for­nia arri­ba otro de esos lu­ga­res inol­vi­da­bles, de esos que hay que vi­si­tar al me­nos una vez en la vi­da: La Ru­mo­ro­sa.

Cual­quie­ra que se di­ri­ja ha­cia Te­ca­te ten­drá que pa­sar por obli­ga­ción por uno de los re­co­rri­dos más es­pec­ta­cu­la­res en Mé­xi­co y tal vez de Amé­ri­ca.

Múl­ti­ples ro­cas so­bre­pues­tas lu­cien­do un pe­ne­tran­te tono are­no­so ro­dean un tra­mo bien man­te­ni­do a dos ca­rri­les so­bre una sie­rra y con cur­vas he­chas pa­ra di­ver­tir­se con se­gu­ri­dad, lo que no im­pli­ca una mer­ma en las pre­ven­cio­nes, pues po­dría ser pe­li­gro­so pa­ra con­duc­to­res po­co ex­pe­ri­men­ta­dos. Pe­ro no se con­fun­dan, al­gu­nas de las fo­tos fue­ron he­chas en un pa­ra­je al­terno de uso oficial, no en la vía prin­ci­pal. Pa­sa­mos el mo­do de ma­ne­jo del A6 a la op­ción

DE ES­TE A OES­TE CrU­ZA­MOS LA FRON­TE­RA Y MA­NE­JA­MOS POR ES­TA­DOS UNI­DOS. AHÍ lo­gra­mos los me­jo­res con­su­mos: HAS­TA 13.5 KM/L

Dy­na­mic de la in­ter­faz Dri­ve Select pa­ra que mo­tor, ca­ja, di­rec­ción y el sis­te­ma de trac­ción quat­tro® se apro­ve­chen al má­xi­mo en otro de los am­bien­tes na­tu­ra­les de un co­che que tam­bién se con­ci­bió pa­ra una con­duc­ción di­ver­ti­da, a pe­sar de su es­tam­pa más so­bria que ra­di­cal y, no nos min­ta­mos, un ta­ma­ño que dis­ta de ser con­te­ni­do. Aquí fue cuan­do esa ri­gi­dez adi­cio­nal de la sus­pen­sión de­por­ti­va S-Li­ne se jus­ti­fi­có con un con­trol ma­yor al en­tre­la­zar ca­da gi­ro, o apo­yar la carrocería al má­xi­mo en esos mo­men­tos que po­día­mos per­mi­tir­nos un po­co de ju­gue­teo.

Po­dría­mos su­bir y ba­jar La Ru­mo­ro­sa cua­tro o cin­co ve­ces o has­ta fan­ta­sear que a al­guien se le ocu­rra ha­cer un rally en me­dio de ese so­ña­do tra­zo y una vis­ta ex­cep­cio­nal, pe­ro la otra for­ma en que la ma­yo­ría lo dis­fru­ta­rá se­rá pa­ran­do en va­rios de sus mi­ra­do­res que pro­veen un ho­ri­zon­te co­mo po­cos, una su­per­fi­cie uni­for­me e in­men­sa a ra­tos co­ro­na­da por blan­cos mo­li­nos ge­ne­ra­do­res de ener­gía (tam­bién vis­tos en La Huas­te­ca), mo­vi­dos por con­ti­nuas y fuer­tes co­rrien­tes eó­li­cas.

Con mi­les de imá­ge­nes gra­ba­das hay que vol­ver, no sin an­tes vi­si­tar la La­gu­na Sa­la­da, que ubi­ca­re­mos ha­cien­do una pau­sa en la au­to­pis­ta de re­gre­so des­de La Ru­mo­ro­sa ha­cia Me­xi­ca­li. Es­ta ex­pla­na­da ki­lo­mé­tri­ca es la pa­ra­da per­fec­ta pa­ra pre­pa­rar la men­te y em­pren­der otra se­ma­na de via­je de re­gre­so a ca­sa.

SO­LOS. Ari­zo­na y Te­xas nos re­ci­bie­ron con mu­cho ca­lor. Al caer la no­che vino lo me­jor del re­co­rri­do por­que usa­mos los fa­ros Ma­trix LED.

FAS­CI­NAN­TE. Sin lu­gar a du­das to­da la re­gión de La Huas­te­ca me­re­ce es­pe­cial aten­ción por la ma­jes­tuo­si­dad de sus pai­sa­jes. Hay ríos, cas­ca­das, cue­vas y lu­ga­res ar­queo­ló­gi­cos.

SO­BRE RIE­LES. En los al­re­de­do­res de Tuc­son hu­bo una zo­na de mu­chas cur­vas. Pu­si­mos a tra­ba­jar tan­to a la sus­pen­sión di­ná­mi­ca, co­mo el ASR y el ESP. El A6 con un aplo­mo úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.