RE­NAULT SANDERO STEPWAY

Si ya el Lo­gan mos­tra­ba car­tas va­lio­sas co­mo au­to­mó­vil lis­to pa­ra el abu­so de una de­man­dan­te ur­be, su pa­rien­te hatch­back pre­pa­ra­do vie­ne a re­for­zar el he­cho.

Automovil Panamericano (México) - - Sumario - POR HÉC­TOR TO­RRES

Pen­sa­do pa­ra ciu­dad y al­gu­na es­ca­pa­da en el cam­po, es­te sub­com­pac­to ofre­ce ca­pa­ci­da­des pa­ra el día a día.

Mien­tras que no al­can­zan la ca­te­go­ría de cros­so­ver por tra­tar­se más de sub­com­pac­tos con le­ves mo­di­fi­ca­cio­nes que una de­ri­va­ción ela­bo­ra­da so­bre su mis­ma pla­ta­for­ma, y pe­se a la fal­sa y po­pu­lar creen­cia de re­fe­rir­los co­mo “ca­mio­ne­ti­tas”, es­te ti­po de al­ter­na­ti­vas sí lle­ga a ofre­cer ven­ta­jas tan­gi­bles: ya sea por la ma­yor al­tu­ra li­bre res­pec­to del sue­lo, la predisposición pa­ra aban­do­nar un ca­mino as­fal­ta­do –al me­nos pa­ra el que den unas mol­du­ras más tos­cas y las mo­des­tas ga­nan­cias en án­gu­los de ata­que-, por la prac­ti­ci­dad de una carrocería cin­co puer­tas ayu­da­da por rie­les en te­cho, o la vi­si­bi­li­dad au­men­ta­da des­de el pues­to de ma­ne­jo.

UNAS POR OTRAS

Desa­rro­lla­da en con­jun­to por Nis­san y Re­nault, la pla­ta­for­ma “M0” que uti­li­za –y que ya vi­mos an­tes en el Lo­gan– se de­ri­va de la pre­via “B0” que da­ba vi­da al pa­sa­do Stepway, del cual re­tie­ne su dis­tan­cia en­tre ejes de 259 cm. Es, en cam­bio, sim­bó­li­ca­men­te más an­cho (de 1,751 a 1,758 mm), igual de al­to y me­nos lar­go (de 4,091 a 4,068 mm), ga­nan­do es­pa­cio pa­ra co­dos y aun pa­ra ca­be­za en la pri­me­ra fi­la. No así pa­ra pier­nas, pues si bien el pues­to del con­duc­tor da los 105 cen­tí­me­tros de nor­ma al co­rrer­lo ha­cia atrás, és­tos se con­si­guen ya en el to­pe de su re­co­rri­do. La fac­tu­ra la pa­sa la se­gun­da fi­la, don­de se ex­tra­ña esa am­pli­tud que re­cor­da­mos del Sandero an­te­rior, ya sea en re­la­ción al res­pal­do en­fren­te o –en me­nor me­di­da– al te­cho. Ayu­da po­co el tú­nel pa­ra aco­mo­dar a tres, pe­ro no fal­tan ca­be­ce­ras y sir­ve sa­ber que el vo­lu­men de ca­jue­la es el mis­mo que en la pre­ce­den­te ge­ne­ra­ción. Com­pen­san en­ton­ces unos asien­tos de buen aco­ji­na­do, có­mo­dos y de fo­rra­do mix­to, pen­sa­dos pa­ra re­sis­tir el pa­so del tiem­po. La piel es­tá re­ser­va­da pa­ra vo­lan­te y po­mo de pa­lan­ca, re­ma­tan­do un co­rrec­to ter­mi­na­do del ha­bi­tácu­lo con ra­ros y quis­qui­llo­sos re­bor­des en ape­nas al­gu­nas su­per­fi­cies. De ahí en más, el in­te­rior re­pli­ca lo ya vis­to en su con­tra­par­te se­dán, des­de ins­tru­men­tos y has­ta man­dos, y con su­ti­les pe­ro sus­tan­cia­les dis­cre­pan­cias co­mo el cli­ma­ti­za­dor en la con­so­la cen­tral.

PE­QUE­ÑO TAN­QUE

El en­fo­que ur­bano del Stepway vie­ne apo­ya­do por el mis­mo y fa­mi­liar 1.6 l de 16 vál­vu­las, aho­ra ci­fran­do 105 equi­nos, pe­ro igual de com­pro­me­ti­do con el aho­rro de com­bus­ti­ble. Ace­le­ran­do, la res­pues­ta se tan­tea tem­prano –cer­ca de las 2,500 vuel­tas del mo­tor– y si

bien su ma­yor em­pu­je lle­ga ya so­bre las 4,000, es lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­ble pa­ra mo­ver­lo con hol­gu­ra. Al­gún even­tual pa­so de te­rra­ce­ría tam­po­co se­rá pro­ble­ma gra­cias a la cor­ta pri­me­ra re­la­ción de la ca­ja. Al otro la­do de la mo­ne­da, se es­ta­rá ro­dan­do por en­ci­ma de las 3,000 rpm en quin­ta y a 120 km/h en au­to­pis­ta. En es­te úl­ti­mo es­ce­na­rio se agradecerá, por cier­to, que la di­rec­ción no sea tan li­ge­ra, pues tien­de a pe­sa­da, pe­ro ello le con­ce­de pun­tos en la re­tro­ali­men­ta­ción a velocidad cru­ce­ro.

La cla­ve con el Stepway es­tá en­ton­ces en el ajus­te de la sus­pen­sión, cu­ya fir­me­za con­tra­rres­ta lo ele­va­do de la carrocería y re­du­ce el ba­lan­ceo que tan so­lo de ver­la se po­dría an­ti­ci­par. No es que no lo ha­ya, sino que dis­ta de ser una cons­tan­te ba­jo una con­duc­ción ha­bi­tual. Per­cep­ti­ble­men­te du­ra en irre­gu­la­ri­da­des, ba­ches y ca­yen­do a la sa­li­da de un to­pe, por ejem­plo, to­le­ra sin que­ja el cas­ti­go y sin con­di­cio­nar por ello un ma­ne­jo ágil. Y es que den­tro de las ca­pa­ci­da­des del pro­pul­sor, pue­den sos­te­ner­se rit­mos apre­su­ra­dos sin so­bre­sal­tos ex­tra­or­di­na­rios en su com­por­ta­mien­to, a lo su­mo unas llan­tas de­lan­te­ras re­chi­nan­do cuan­do se ex­ce­dan los lí­mi­tes del bas­ti­dor al do­blar el vo­lan­te. Esa ca­li­dad de mar­cha es la que re­sul­ta idó­nea pa­ra ciu­dad, só­li­da sin lle­gar a se­ca, pe­ro to­da­vía con­for­ta­ble sin ra­yar en lo blan­do. In­clu­so los neu­má­ti­cos de nue­va me­di­da (an­tes 185/65 R15) apor­tan pa­ra man­te­ner ese equi­li­brio, tan­to por es­pe­ci­fi­ca­ción co­mo por lí­nea de mar­ca, adi­cio­nan­do es­ta­bi­li­dad en el cur­veo y re­sis­ten­cia al tran­si­tar por vías mal­tre­chas.

Res­tan por ex­po­ner unos fre­nos com­pe­ten­tes, de tac­to con­sis­ten­te en el al­to pe­dal, que con­ser­va­ron las dis­tan­cias den­tro del pro­me­dio, me­jo­ran­do de pa­so las que nos re­gis­tró el Lo­gan cuan­do lo tu­vi­mos a prue­ba.

SE­GU­RO DE SÍ

So­lo un re­cién ac­tua­li­za­do Cross­fox de Volks­wa­gen se pe­lea­rá a los com­pra­do­res al otro ex­tre­mo de es­te ni­cho y ten­drá que ex­hi­bir bue­nos ar­gu­men­tos de ca­ra a es­te ejem­plar de Re­nault que, de en­tra­da, ni sus pre­cios ha in­cre­men­ta­do con res­pec­to de la edi­ción que va de sa­li­da. Na­da mal pa­ra el mo­de­lo que ce­rró el pa­sa­do año co­mo el ter­ce­ro de ma­yor ven­ta pa­ra la fir­ma.

el fa­mi­liar 1.6 de 16 vál­vu­las es lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­ble pa­ra mo­ver­lo con hol­gu­ra

/ FO­TOS: CAR­LOS QUEVEDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.