EN­TRE­VIS­TA MI­GUEL BAR­BEY­TO

En el mar­co del pri­mer de­ce­nio de Maz­da Mo­tor en Mé­xi­co, pla­ti­ca­mos con su Di­rec­tor Se­nior, quien nos ase­gu­ró que la his­to­ria de la fir­ma ni­po­na ape­nas es­tá por es­cri­bir­se.

Automovil Panamericano (México) - - Sumario - POR HER­NÁN ACE­VES/ FO­TOS ESAÚ PON­CE

Pla­ti­ca­mos con la fi­gu­ra má­xi­ma de Maz­da de Mé­xi­co a 10 años del arri­bo de la mar­ca a nues­tro país.

No ha­lla­mos me­jor pre­tex­to que la ce­le­bra­ción de los pri­me­ros 10 años del ini­cio de ope­ra­cio­nes de Maz­da Mo­tor de Mé­xi­co, pa­ra en­ta­blar con­ver­sa­ción con su au­to­ri­dad má­xi­ma, Mi­guel Bar­bey­to, que en nin­gún mo­men­to ocul­tó su or­gu­llo por for­mar par­te de una his­to­ria con­si­de­ra­da un ca­so de éxi­to.

Cu­rio­sa­men­te, quien hoy es el en­car­ga­do de lle­var las rien­das de Maz­da en nues­tro país, no fue miem­bro del equi­po en­car­ga­do de su lan­za­mien­to. “Ba­jo pe­ti­ción de nues­tro an­te­rior di­rec­tor, Leo­pol­do Ore­lla­na, me in­te­gré a su gru­po de co­la­bo­ra­do­res un mes des­pués de la pre­sen­ta­ción oficial de la mar­ca en oc­tu­bre de 2005”.

Pa­ra Bar­bey­to es­ta dé­ca­da no so­lo ha si­do sa­tis­fac­to­ria des­de el pun­to de vis­ta la­bo­ral, sino que ade­más la con­si­de­ra una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia de vi­da, si aca­so equi­pa­ra­ble con el sen­tir de un pa­dre que ve cre­cer a su

hi­jo des­de la ni­ñez, has­ta que es ca­paz de va­ler­se por sí mis­mo.

“En un prin­ci­pio, Maz­da era pro­pia­men­te un sue­ño de­ri­va­do de un bu­si­ness plan, don­de úni­ca­men­te éra­mos nue­ve em­plea­dos y cin­co dis­tri­bui­do­res. Pe­ro to­do in­di­ca que hi­ci­mos las co­sas bien, por­que hoy en día con­ta­mos con 54 agen­cias y da­mos tra­ba­jo a ca­si 9,000 per­so­nas”.

Al cues­tio­nar­le so­bre cuál fue uno de los re­tos más im­por­tan­tes du­ran­te su es­ta­día en Maz­da, ase­gu­ró que ayu­dar a que la em­pre­sa pa­sa­ra de ser una com­ple­ta des­co­no­ci­da, a la oc­ta­va con me­jo­res ven­tas en el mercado me­xi­cano.

“Otros desafíos a los que nos en­fren­ta­mos, fue con­ven­cer a Ford (en­ton­ces el ac­cio­na­rio ma­yo­ri­ta­rio) pa­ra que dis­pu­sié­ra­mos de un ma­yor cu­po de im­por­ta­ción, o in­clu­so la la­men­ta­ble par­ti­da de Po­lo Ore­lla­na. És­tos y otros ca­sos han si­do pun­tos de in­fle­xión tras­cen­den­ta­les, pe­ro siem­pre he­mos tra­ba­ja­do muy du­ro pa­ra sa­car ade­lan­te to­dos los pro­ble­mas”.

Mi­guel Bar­bey­to tie­ne la fir­me con­vic­ción de que la plan­ti­lla la­bo­ral ha si­do par­te fun­da­men­tal pa­ra lo­grar y man­te­ner el buen pa­so de la fir­ma.

“Nos he­mos da­do a la ta­rea de for­mar un gran equi­po, en el que tra­ba­ja­mos ba­jo la fi­lo­so­fía in­te­gral One Maz­da con em­plea­dos, pro­vee­do­res y dis­tri­bui­do­res”.

En es­te mis­mo li­nea­mien­to abun­dó que los ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por la fi­lial az­te­ca fue­ron vi­ta­les pa­ra que los di­rec­ti­vos asen­ta­dos en Hi­ros­hi­ma apro­ba­ran la ins­ta­la­ción de una plan­ta en Sa­la­man­ca, Gua­na­jua­to.

Al res­pec­to, el eje­cu­ti­vo asin­tió al pre­ci­sar que des­de su lle­ga­da, la mar­ca su­po ga­nar­se al con­su­mi­dor me­xi­cano gra­cias a una se­rie de pro­duc­tos de al­to ni­vel que com­bi­nan la ca­rac­te­rís­ti­ca fia­bi­li­dad ja­po­ne­sa, con una ima­gen y ma­ne­jo con ne­ta ins­pi­ra­ción de­por­ti­va.

Res­pec­to a có­mo se ima­gi­na a la com­pa­ñía en los pró­xi­mos 10 años, el di­rec­tor de Maz­da fue cla­ro y di­jo que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es man­te­ner un cre­ci­mien­to res­pal­da­do por el re­co­no­ci­mien­to y la sa­tis­fac­ción de los clien­tes.

“Bus­ca­re­mos es­ca­lar al­gu­nos pel­da­ños en el top ten al al­can­zar un vo­lu­men de ven­tas que po­dría au­men­tar has­ta las 75 mil uni­da­des. Sin em­bar­go, nun­ca lo ha­re­mos des­cui­dan­do a nues­tros com­pra­do­res o en­tran­do en seg­men­tos que so­lo nos da­rían vo­lu­men, pe­ro dañarían la ima­gen de Maz­da”.

Pa­ra fi­na­li­zar, Mi­guel Bar­bey­to se­ña­ló que jun­to con su gru­po de co­la­bo­ra­do­res, se es­for­za­rá pa­ra que es­ta pri­me­ra dé­ca­da mar­que el ini­cio de una his­to­ria en la que Maz­da si­ga co­se­chan­do lo­gros en el país du­ran­te los si­guien­tes 100 años.

“Que­re­mos que las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes que lle­guen a tra­ba­jar pa­ra Maz­da Mo­tor de Mé­xi­co, se sien­tan or­gu­llo­sas de ser par­te de la em­pre­sa, que des­de su arri­bo en 2005 se ha preo­cu­pa­do por im­pul­sar la for­ma­ción de em­pleos y por el de­sa­rro­llo de sus so­cios de ne­go­cio”.

"BUS­CA­RE­MOS AU­MEN­TAR NUES­TRO NI­VEL DE VEN­TAS, PE­RO NUN­CA LO HA­RE­MOS DES­CUI­DAN­DO A NUES­TROS CLIEN­TES O EN­TRAN­DO A SEG­MEN­TOS QUE SÓ­LO NOS DA­RÍAN VO­LU­MEN, PE­RO DAÑARÍAN SE­RIA­MEN­TE LA IMA­GEN DE MAZ­DA"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.