Pors­che Pa­na­me­ra

En su se­gun­da ge­ne­ra­ción, la ber­li­na Pors­che con­ser­va mu­chas par­ti­cu­la­ri­da­des, me­jo­ra vir­tu­des exis­ten­tes y de­ja atrás una es­té­ti­ca po­lé­mi­ca. Un au­to­mó­vil ex­cep­cio­nal se con­vier­te en uno ca­si per­fec­to.

Automovil Panamericano (México) - - Este mes... - POR MA­NUEL FER­NÁN­DEZ / FO­TOS: CARLOS QUEVEDO

Prue­ba a fon­do de un au­to que es re­fe­ren­cia en tec­no­lo­gía, di­se­ño y pres­ta­cio­nes.

En es­te ofi­cio, cuan­do se ha­ce a con­cien­cia, se tie­ne ac­ce­so a cien­tos de au­tos y po­co a po­co se va for­man­do un cri­te­rio. Tam­bién que­dan cla­ros en la memoria cuá­les son los me­jo­res, y cuan­do al­guien ha­ce la pre­gun­ta: “¿Qué es lo me­jor que has ma­ne­ja­do?”, al me­nos en el ca­so de quien es­to es­cri­be, la res­pues­ta des­de ha­ce más o me­nos cua­tro años siem­pre ha si­do la mis­ma: Pors­che Pa­na­me­ra.

Esa res­pues­ta po­dría ser más pre­de­ci­ble: ha­blar de al­gún Lam­borg­hi­ni o As­ton Mar­tin o in­clu­so de un 911, de al­go es­pec­ta­cu­lar que sor­pren­da a pro­pios y ex­tra­ños a es­te mun­do sobre rue­das, pe­ro si nos po­ne­mos más ana­lí­ti­cos, el cues­tio­na­mien­to de “el me­jor au­to que has ma­ne­ja­do” ten­dría que in­vo­lu­crar te­mas más allá de ser muy rá­pi­do o ver­se es­pec­ta­cu­lar, y jus­to ahí es don­de es­te Pors­che se con­vier­te en el co­che a ele­gir: es lo su­fi­cien­te­men­te prác­ti­co pa­ra sen­tar a cua­tro adul­tos más al­tos que el pro­me­dio con to­do y equi­pa­je, es más rá­pi­do que prác­ti­ca­men­te to­do lo que lo ro­dea aun cuan­do es­te 4S es­tá le­jos de ser el más ve­loz de la ga­ma, pue­de rodar en ca­rre­te­ra abier­ta al do­ble del lí­mi­te de ve­lo­ci­dad de la ma­yo­ría de paí­ses del mun­do con un enor­me mar­gen de se­gu­ri­dad; sin de­jar de ser có­mo­do y re­fi­na­do, es tre­men­da­men­te ágil e in­clu­so di­ver­ti­do en ma­ne­jo exi­gen­te si to­ma­mos en cuen­ta su ma­sa y di­men­sio­nes y, a pe­sar de su desem­pe­ño, re­sul­ta has­ta efi­cien­te, con con­su­mos co­mo los de un aus­te­ro Aveo. A eso hay que su­mar­le una ca­li­dad de ar­ma­do ca­si ob­se­si­va, una de las ca­bi­nas más avan­za­das del mer­ca­do por su pro­pues­ta er­go­nó­mi­ca y una ofer­ta de equi­pa­mien­to per­fec­ta­men­te ac­tua­li­za­da. Al fi­nal, es un co­che que ha­ce mu­chas co­sas bien, al­gu­nas que has­ta se con­tra­di­cen en­tre sí.

Sen­ta­dos y lis­tos

Más de cin­co me­tros de lar­go y dos de an­cho pue­den in­ti­mi­dar, pe­ro do­mi­nar­los en el ca­so del Pa­na­me­ra es al­go que no im­pli­ca mu­cha cos­tum­bre, eso por una pos­tu­ra de ma­ne­jo im­pe­ca­ble que nos de­ja ir ba­jos pe­ro siem­pre con la co­rrec­ta vi­si­bi­li­dad vir­tud de unos re­tro­vi­so­res bien ubi­ca­dos, una ban­ca ba­ja, vo­lan­te cer­cano y en per­fec­ta ver­ti­cal, pe­da­les pro­fun­dos y múl­ti­ples ajus­tes que van des­de el lar­go del co­jín in­fe­rior has­ta los pé­ta­los que so­por­tan pier­nas y tor­so. La ca­be­ce­ra fi­ja y que el no tan an­cho res­pal­do no es­té se­pa­ra­do en dos pie­zas (co­mo en un Cla­se S o un Se­rie 7) de­la­ta que el asien­to no tie­ne una orien­ta­ción to­tal ha­cia la co­mo­di­dad, pe­ro eso no sa­cri­fi­ca nues­tra es­pal­da al efec­tuar lar­gos tra­yec­tos. Es­te lar­go Pors­che, al fi­nal, es un se­dán cor­po­ra­ti­vo em­pa­ren­ta­do con un Gran Tu­ris­mo.

El Pa­na­me­ra es el pri­mer ex­po­nen­te de las ca­bi­nas que ve­re­mos en Pors­che en los años ve­ni­de­ros. La con­so­la cen­tral si­gue sien­do enor­me, pe­ro el des­fi­le de bo­to­ne­ría se ha sim­pli­fi­ca­do con man­dos tác­ti­les de­lan­te del se­lec­tor de cam­bios que abar­can dis­tin­tas te­má­ti­cas, con íco­nos re­dun­dan­tes des­ple­ga­dos a la iz­quier­da de una enor­me pan­ta­lla. Me­mo­ri­zar su or­den no es com­pli­ca­do y su ac­ción se de­la­ta con un so­ni­do y/o una vi­bra­ción. Tan­ta lim­pie­za y fa­ci­li­dad pa­ra ges­tio­nar tan­tos ele­men­tos de equi­pa­mien­to se ayu­da por sub­me­nús bien de­fi­ni­dos, íco­nos y le­tre­ros cla­ros y grá­fi­cos muy ela­bo­ra­dos pe­ro na­da com­pli­ca­dos de en­ten­der. Esa sim­ple­za no va en de­tri­men­to de un am­bien­te que por obli­ga­ción tie­ne que ser lu­jo­so. Nues­tra uni­dad equi­pa­ba mol­du­ras en fi­bra de car­bono acom­pa­ña­das por piel en el ta­ble­ro en la zo­na su­pe­rior e in­fe­rior, en las puer­tas y en par­te de la con­so­la cen­tral, con mí­ni­ma pre­sen­cia de su­per­fi­cies en plás­ti­co y, más allá de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos, una aten­ción a los ajus­tes y una sen­sa­ción de so­li­dez que no nos ha­ce pen­sar en un au­to de­li­ca­do pe­se a su per­fil. Nues­tra úni­ca que­ja, sien­do muy per­fec­cio­nis­tas, es que el bo­tón de ce­rra­do del por­tón de la ca­jue­la no es­tá ilu­mi­na­do.

En es­ta ver­sión con ca­rro­ce­ría cor­ta (hay un Exe­cu­ti­ve con ma­yor dis­tan­cia en­tre ejes y, por en­de, con ma­yor es­pa­cio pa­ra las pier­nas) ocu­rre lo mis­mo que con otros ex­po­nen­tes del seg­men­to F, en don­de la ha­bi­ta­bi­li­dad in­ter­na, sin ser ma­la, no es pro­por­cio­nal

al ta­ma­ño ex­terno. El nue­vo Pa­na­me­ra no es ne­ce­sa­ria­men­te más amplio que su pre­de­ce­sor de acuer­do a nues­tras me­di­cio­nes, pe­ro el mu­lli­do de sus asien­tos in­di­vi­dua­les tra­se­ros y las ame­ni­da­des dis­po­ni­bles ase­gu­ran un via­je pla­cen­te­ro tam­bién des­de la se­gun­da fi­la. No fal­tan cor­ti­ni­llas la­te­ra­les ni la pos­te­rior o sa­li­das de ai­re des­de el pa­ral B y des­de la con­so­la del me­dio, con tem­pe­ra­tu­ra in­de­pen­dien­te por ca­da pla­za, aun­que nues­tro au­to no equi­pa­ba la op­ción de re­cli­nar los respaldos.

Es­pe­cia­lis­ta

Se ha­bla­ba de las con­tra­dic­cio­nes al co­mien­zo de es­te tex­to y es im­por­tan­te ahon­dar en eso. La pri­me­ra de ellas se ma­ni­fies­ta ape­nas en los pri­me­ros ki­ló­me­tros, ca­mino a ca­sa en esas des­tro­za­das ca­lles que pa­re­cen no re­fle­jar el im­pues­to pre­dial que pa­gan los pro­pie­ta­rios de al­gu­nas zo­nas de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Con to­do y los ma­si­vos ri­nes de 21 pul­ga­das sobre llan­tas de mí­ni­mo per­fil, la mar­cha es me­ri­to­ria por lo bue­na: no hay sa­cu­di­das o im­pac­tos brus­cos, ni pe­que­ños brin­cos cons­tan­tes o ner­vio­sis­mos por as­fal­tos po­co ho­mo­gé­neos. El Pa­na­me­ra pue­de que co­mu­ni­que el es­ta­do del as­fal­to pe­ro más por al­gún rui­do de las llan­tas su­frien­do (que lle­gan muy amor­ti­gua­dos) y por­que tam­po­co al­can­za la sua­vi­dad ab­so­lu­ta de un Cla­se S. Tam­po­co es la idea, cla­ro es­tá.

Esa co­mo­di­dad a la al­tu­ra de un co­che de uno de los

ni­chos más re­pre­sen­ta­ti­vos del mer­ca­do glo­bal, de to­das ma­ne­ras, no se tra­du­ce en me­nos agi­li­dad. Pa­ra al­go que en nues­tra bás­cu­la mar­có un po­co más de dos to­ne­la­das, es ca­si ri­dí­cu­la la in­me­dia­tez al cam­biar de apo­yo, con un es­pe­ra­ble aun­que le­ve ba­lan­ceo se en­du­rez­ca la sus­pen­sión o no con los mo­dos de ma­ne­jo y una ló­gi­ca pér­di­da de aga­rre ba­jo pro­vo­ca­cio­nes que de to­das ma­ne­ras no afec­ta lo pre­ci­so en ge­ne­ral. La in­ter­ven­ción del con­trol de es­ta­bi­li­dad com­bi­na lo su­til con lo efec­ti­vo y el ac­tuar de su di­rec­ción ca­li­fi­ca de im­pe­ca­ble pa­ra el es­tán­dar de una ber­li­na de cin­co me­tros de lon­gi­tud, con una ga­nan­cia en ri­gi­dez muy na­tu­ral de se­lec­cio­nar con la pe­ri­lla en el vo­lan­te o los man­dos en el ta­ble­ro, los mo­dos Sport o Sport+.

Es sa­lien­do de cur­vas ce­rra­das don­de tam­bién se ex­hi­be una vas­ta ca­pa­ci­dad de trac­ción que en un cie­rre ex­ce­si­vo de la tra­yec­to­ria se con­ver­ti­rá en un muy gra­dual sub­vi­ra­je.

En vías de al­ta ve­lo­ci­dad con gi­ros de ra­dio abier­to sim­ple­men­te es im­pa­ra­ble y mues­tra más la ga­nan­cia en in­so­no­ri­za­ción, que pu­do ha­ber si­do mu­cho me­jor en es­te ca­so de no ser por­que nues­tra uni­dad te­nía un de­fec­to en el em­pa­que del te­cho pa­no­rá­mi­co que de­ja­ba pa­sar un le­ve zum­bi­do.

Pa­sa­mos al 2.9 de nue­vo desa­rro­llo en es­te 4S, un seis ci­lin­dros que se acer­ca pe­li­gro­sa­men­te a las ver­tien­tes de ocho ci­lin­dros con do­ble tur­bo de al­gu­nos de sus ri­va­les (S500 o 750i), y aun­que el par ex­tra de és­tos úl­ti­mos ter­mi­na por im­po­ner­se, eso no nie­ga un desem­pe­ño ex­cel­so gra­cias a la fuer­za a me­dio ré­gi­men que se man­tie­ne sa­lu­da­ble has­ta el cor­te a 6,800 rpm, ener­gía que se de­ja oír con un tono un po­co me­nos agu­do que otras plan­tas si­mi­la­res y da un to­que muy emo­cio­nal con las fre­cuen­tes des­car­gas de las tur­bi­nas, se va­ya o no a ple­na car­ga del ace­le­ra­dor.

Ni ha­blar de la es­tre­na­da trans­mi­sión PDK de ocho ve­lo­ci­da­des, ca­paz de ha­cer un Launch Con­trol a 5,000 vuel­tas aun sobre pi­so sin buen aga­rre con im­pe­ca­ble gra­dua­ción pa­ra siem­pre sa­lir dis­pa­ra­dos y no des­per­di­ciar na­da de lo que en­tre­ga el V6. Tan­ta con­tun­den­cia y ab­so­lu­ta ra­pi­dez en­tre cam­bios, se va­ya o no en mo­do ma­nual, no obli­ga (ni en Sport+) a que ha­ya

tos­que­da­des o pa­ta­das in­du­ci­das a pro­pó­si­to en­tre ca­da cam­bio, y así la nue­va uni­dad de do­ble em­bra­gue sea muy efec­ti­va, tam­bién re­sal­ta por su ama­bi­li­dad, si aca­so con la ex­cep­ción de al­gu­na ma­nio­bra ur­ba­na en la que no es del to­do flui­da al des­ace­le­rar sú­bi­ta­men­te.

¿Qué que­da por co­men­tar? Uno de los apar­ta­dos téc­ni­cos icó­ni­cos en ca­da Pors­che: los fre­nos, que no eran ce­rá­mi­cos en nues­tro 4S pe­ro so­por­ta­ron co­mo cam­peo­nes nues­tros exá­me­nes con nu­la fa­ti­ga, in­clu­so sin de­jar­los ven­ti­lar­se tan­to co­mo en otras oca­sio­nes con otros au­tos. El pe­dal de gran fir­me­za y mo­du­la­ción nun­ca se alar­gó en su re­co­rri­do y eso sí, las dis­tan­cias no fue­ron na­da es­pec­ta­cu­la­res pa­ra es­tán­da­res de la mar­ca y en al­gu­nos ca­sos las pul­sa­cio­nes y rui­dos del ABS se de­ja­ron sen­tir más de lo nor­mal. Hay que ser quis­qui­llo­sos No hay au­to per­fec­to, pe­ro el Pa­na­me­ra ca­si que lo es al ser un es­fuer­zo con­cien­zu­do, una ob­se­sión por ha­cer­lo to­do bien que, no nos min­ta­mos, ya no sor­pren­de de Pors­che. Re­gre­sar el 4S so­lo nos de­ja con ga­nas de pro­bar a fon­do otras ver­sio­nes.

Agra­cia­do. Con­tra­rio a lo que ocu­rría an­tes, el Pa­na­me­ra aho­ra sí es un Pors­che que no di­vi­de gus­tos en cuan­to a su pro­pues­ta vi­sual.

Hay que pa­gar. ¿Quie­ren que el in­te­rior de su Pa­na­me­ra se vea así? Hay que des­em­bol­sar por lo me­nos 80 mil pe­sos ex­tra en­tre asien­tos, mol­du­ras y ves­ti­du­ras.

So­bre­ca­pa­ci­ta­dos. Los fre­nos, así no sean los ce­rá­mi­cos op­cio­na­les, hi­cie­ron un tra­ba­jo ca­si im­pe­ca­ble. Vir­tud tí­pi­ca Pors­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.