Jeep Re­ne­ga­de

Tras va­rios me­ses de pre­pa­ra­ción en la fac­to­ría bra­si­le­ña de Goia­na, Per­nam­bu­co, por fin lle­ga a nues­tro país la SUV de ba­se sub­com­pac­ta por par­te del es­pe­cia­lis­ta to­do­te­rreno Jeep: Re­ne­ga­de.

Automovil Panamericano (México) - - Este mes... - POR GIL­BER­TO SAM­PE­RIO, EN­VIA­DO A RECIFE, BRA­SIL

Ya lle­gó a Mé­xi­co des­de Bra­sil, con el fin de ser hit de ven­tas.

Qui­zá no fue­se una ofer­ta tan desea­da en Mé­xi­co da­da la no­ta­ble va­rie­dad de ejem­pla­res cu­yo as­pec­to ro­bus­to ha ga­na­do el co­ra­zón de mu­chos au­to­mo­vi­lis­tas de to­do el mun­do. Pe­ro Jeep tie­ne una só­li­da repu­tación en vehícu­los fa­mi­lia­res de cons­truc­ción ti­po SUV, con el agre­ga­do tec­no­ló­gi­co de la trac­ción 4x4 que ha si­do su se­llo más dis­tin­ti­vo en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Por lo tan­to, la nue­va Re­ne­ga­de no so­lo exal­ta las cua­li­da­des camperas de su no­ble he­ren­cia, re­fle­ja­da en mu­chos de­ta­lles tan­to al in­te­rior co­mo el ex­te­rior de es­ta com­pac­ta pro­pues­ta del es­pe­cia­lis­ta nor­te­ame­ri­cano.

Bas­ta mi­rar ha­cia los por­ta­ma­pas, don­de la pa­rri­lla tí­pi­ca de sie­te re­ji­llas y fa­ros re­don­dos fi­gu­ran co­mo se­llos de mar­ca. O las fi­nas si­lue­tas en los bor­des del pa­ra­bri­sas y el me­da­llón que evo­can ya la mí­ti­ca si­lue­ta del ori­gi­nal Willys, ya la de un elu­si­vo Pie Gran­de.

Por fue­ra se con­ser­van las sal­pi­ca­de­ras cua­dra­das, la ca­rro­ce­ría an­gu­lo­sa y unas ca­la­ve­ras úni­cas, con un detalle en cruz al cen­tro que ca­li­fi­ca co­mo gui­ño de los vie­jos bi­do­nes ubi­cuos al pri­mer Jeep.

Así las cu­rio­si­da­des en de­ta­lles, la Re­ne­ga­de nos de­ja ver una ca­bi­na es­pa­cio­sa, bien apro­ve­cha­da y me­jor ter­mi­na­da que la de mu­chos de sus com­pe­ti­do­res más co­mer­cia­les. A ello se su­ma un ni­vel de equi­pa­mien­to –por lo me­nos en el to­pe de ga­ma– muy com­ple­to, dis­fru­ta­ble tan­to en tra­ve­sías lar­gas co­mo en via­jes cor­tos.

Co­ra­zón ne­cio

Es po­si­ble que un pun­to di­fí­cil pa­ra es­ta mi­ni SUV, por su cons­truc­ción en la par­te sur del con­ti­nen­te ame­ri­cano, sea la de un mo­tor que real­men­te en­tre­gue un di­na­mis­mo en­vi­dia­ble. Por­que si bien el 1.8 l at­mos­fé­ri­co de 130 HP ele­gi­do pa­ra nues­tro mer­ca­do res­pon­de muy bien al ni­vel del mar, lo per­ci­bi­mos al­go jus­to pa­ra cuan­do ten­ga que desen­vol­ver­se en las al­ti­tu­des tan ele­va­das de nues­tro al­ti­plano cen­tral, su ma­yor mer­ca­do en Mé­xi­co.

Si ha­bla­mos de ca­li­dad de mar­cha, es­te Re­ne­ga­de sí que nos ha com­pro­ba­do que los de Jeep tie­nen muy cla­ro el as­pec­to de con­fort, pues la co­mo­di­dad es una de las me­jo­res car­tas que apre­cia­mos du­ran­te el bre­ve con­tac­to ce­le­bra­do en los al­re­de­do­res de Per­nam­bu­co, una de las zo­nas más pro­duc­ti­vas del enor­me Bra­sil.

La nue­va Jeep Re­ne­ga­de lle­ga a nues­tros es­ca­pa­ra­tes des­de los pri­me­ros días de ma­yo, en dos ver­sio­nes de trac­ción de­lan­te­ra y trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de seis re­la­cio­nes: Sport, 379,900 pe­sos y La­ti­tu­de, 414,900. La di­fe­ren­cia más ob­via en­tre am­bas es el sen­si­ble in­cre­men­to de equi­pa­mien­to y se­gu­ri­dad en la to­pe de ga­ma, con­tra un sis­te­ma de in­fo­te­ni­mien­to más sen­ci­llo y dos bol­sas de ai­re en la más ac­ce­si­ble eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do; pe­ro ya in­clu­ye el ESC.

Con es­ta apues­ta tro­pi­ca­li­za­da, Jeep co­lo­ca un ni­vel al­to en tér­mi­nos de ca­li­da­des, re­fle­ja­do en el pre­cio. Pe­ro los se­gui­do­res de la mí­ti­ca mar­ca –y los no tan­to–, se­gu­ra­men­te ha­rán la com­pra con ba­se en el enamo­ra­mien­to que des­pier­ta el lo­go Jeep des­de ha­ce tan­to tiem­po en el mer­ca­do mun­dial.

Muy bue­nos. Los aca­ba­dos al in­te­rior de­mues­tran una su­pera­ción no­ta­ble en es­te Re­ne­ga­de en tér­mi­nos de ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.