David Brown Speed­back GT

Vién­do­lo, no so­lo a Ja­mes Bond se le ha­rá agua la bo­ca an­te es­te apa­ren­te­men­te clá­si­co GT de sa­bor bri­tá­ni­co, con una en­can­ta­do­ra his­to­ria de­trás.

Automovil Panamericano (México) - - Este mes... - POR JUAN IG­NA­CIO EGUIRA

Con­tac­to ex­clu­si­vo con el coupé in­glés del mo­men­to.

Su­pon­ga­mos por un gra­to y lar­go mo­men­to la si­guien­te si­tua­ción: tras años de du­ro tra­ba­jo, el sal­do de nues­tra cuen­ta co­rrien­te dis­po­ne de nu­me­ro­sos ce­ros por de­lan­te del pun­to que mar­ca los de­ci­ma­les. Con una su­cu­len­ta ci­fra en nues­tro ha­ber po­de­mos de­cir que en cier­to mo­do es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra sa­ciar nues­tra ham­bre in­con­tro­la­ble de co­ches. En­ton­ces, ¿se­rá po­si­ble ha­cer reali­dad nues­tros sue­ños de ju­ven­tud? Es­tá cla­ro que sí.

Te­ne­mos ya en la co­che­ra ese mo­de­lo clá­si­co, pe­ro ya al se­gun­do día una tu­be­ría del ra­dia­dor pier­de agua –ha­ce unos 27ºC en el trán­si­to de Pe­ri­fé­ri­co en la CDMX- y el V8 pa­re­ce un géi­ser. To­da la ale­gría se eva­po­ra. ¿La so­lu­ción? Un co­che chi­qui­to, eco­nó­mi­co

con ai­re acon­di­cio­na­do, ra­dio, y mu­cho más es­pa­cio que nues­tro clá­si­co. Y pien­so, ¿se po­dría jun­tar el sa­bor de ese clá­si­co con la tran­qui­li­dad y el con­fort de un mo­derno? Y es que dis­po­ner de una cuen­ta con mu­chos ce­ros no te exi­me de pro­ble­mas en la vi­da. La em­pre­sa bri­tá­ni­ca David Brown ha pa­sa­do por la si­tua­ción co­men­ta­da y no ha que­ri­do acep­tar­lo. Al con­tra­rio, la ex­pe­rien­cia le ha es­ti­mu­la­do en cier­tos as­pec­tos ba­jo el si­guien­te le­ma: “si so­ña­mos con un co­che es por­que en reali­dad no exis­te to­da­vía, así que yo voy a cons­truir­lo”.

Bond es­ta­ría im­pre­sio­na­do

Cam­bio de es­ce­na. Nos en­con­tra­mos en una pe­que­ña ca­rre­te­ra in­gle­sa cer­ca de Bir­ming­ham. Ba­jo el cie­lo de co­lor ro­sa­do, en la ma­ña­na se es­cu­cha el ca­lien­te bra­mi­do de un ele­gan­te coupé. Un dos puer­tas de es­ti­li­za­da fi­gu­ra con tra­zos fa­mi­lia­res o que he­mos vis­to en pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond. Pa­re­ce de otra épo­ca: la am­plia pa­rri­lla, el co­fre de­lan­te­ro alar­ga­do con una fi­na en­tra­da de ai­re su­pe­rior a la vis­ta. Y el pa­ra­bri­sas del fren­te cur­va­do des­de don­de el te­cho va ha­cien­do ele­gan­te caí­da has­ta unir­se a la zo­na tra­se­ra.

Es­ta jo­ya sin du­da su­po­ne un ho­me­na­je a los clá­si­cos Gran Tu­ris­mo –una mez­cla en­tre un Fe­rra­ri 275 GTB y As­ton Mar­tin DB5-. Si el fa­mo­so agen­te se­cre­to es­tu­vie­ra pre­sen­te, se en­con­tra­ría en pleno éx­ta­sis. David Brown lo es­tá en cual­quier ca­so. El hom­bre de Yorks­hi­re ha da­do for­ma con un gui­ño ha­cia el pa­sa­do a su pro­pio sue­ño: el Speed­back GT. El as­pec­to de los años 60 es in­ten­cio­na­do; la tec­no­lo­gía mo­der­na y la ar­te­sa­nía tra­di­cio­nal se van de la mano ba­jo las fas­ci­nan­tes for­mas de es­te co­che. Pe­ro pri­me­ro es lo pri­me­ro.

LOS MA­TE­RIA­LES DE LOS ACA­BA­DOS DEL IN­TE­RIOR SON LOS MÁS FI­NOS QUE HAY DIS­PO­NI­BLES EN LA IN­DUS­TRIA DEL AU­TO­MÓ­VIL, IN­CLU­SO POR ARRI­BA DE BENTLEY O ROLLS-ROY­CE.

To­dos los se­gui­do­res in­gle­ses es­tán se­gu­ros. Nues­tro David Brown no tie­ne co­ne­xión con el que un día creó pa­ra As­ton Mar­tin la se­duc­to­ra se­rie DB. Aque­llos ele­gan­tes coupés con­du­ci­dos ha­bi­tual­men­te por 007 al Ser­vi­cio de Su Ma­jes­tad. Nues­tro David Brown mues­tra, sin em­bar­go, la mis­ma cla­ri­vi­den­cia e in­ge­nio pa­ra al­can­zar su me­ta, sobre una ba­se só­li­da y se­gu­ra: el ADN del Ja­guar XKR. Ya sa­bes, ese her­mo­so coupé cons­trui­do has­ta 2014.

El Speed­back GT uti­li­za la pla­ta­for­ma del XKR, in­clu­yen­do la sus­pen­sión, la di­rec­ción y el tren de ro­da­je com­ple­to. Y el V8 so­bre­ali­men­ta­do de cin­co li­tros que, con su so­ni­do em­bria­ga­dor, pe­ne­tra en la men­te y sue­na po­de-

ro­so. Brown ex­pli­có su elec­ción del fa­bri­can­te bri­tá­ni­co por el que sien­te gran ad­mi­ra­ción. Es­to tam­bién se apli­ca a la úl­ti­ma pie­za del rom­pe­ca­be­zas: el di­se­ña­dor del Speed­back igual­men­te pro­ce­de de la is­la y es­tá muy fa­mi­lia­ri­za­do con Ja­guar. Des­pués de to­do, Alan Mob­ber­ley fue ha­ce al­gún tiem­po el je­fe de di­se­ño de la mar­ca.

La elec­ción mues­tra qué tan au­daz ha si­do David Brown en su pro­yec­to pa­ra crear el Speed­back. Pa­ra la elec­ción de su di­se­ña­dor en­cuen­tra tam­bién otra ra­zón: Mob­ber­ley ha­bía si­do tes­ti­go de los años 60 y co­no­cía exac­ta­men­te lo es­pe­cia­les que re­sul­ta­ban y el encanto que po­seían los co­ches en aque­lla épo­ca. A es­tas al­tu­ras te­nía cla­ro por qué les sen­ta­ba tan bien el tra­je a los coupés de dos puer­tas. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca más: da­do que el Speed­back se li­mi­ta a 100 ejem­pla­res, la ca­rro­ce­ría de alu­mi­nio es­tá he­cha a mano.

Ideal pa­ra el pic­nic

En el in­te­rior, los ad­mi­ra­do­res de Ja­guar en­con­tra­rán en­se­gui­da si­mi­li­tu­des. Aquí Brown uti­li­za ma­te­ria­les más re­fi­na­dos, con ma­yor apli­ca­ción del cue­ro y ma­de­ra me­jor tra­ta­da. Los asien­tos se pue­den con­fi­gu­rar fá­cil­men­te des­de los man­dos si­tua­dos en las puer­tas, con­tan­do ade­más con cli­ma­ti­za­ción. Una cá­ma­ra fa­ci­li­ta las ma­nio­bras. Al abrir el por­tón tra­se­ro no so­lo en­con­tra­re­mos una gran su­per­fi­cie de car­ga en la ca­jue­la, que pue­de au­men­tar su vo­lu­men aba­tien­do los asien­tos. Sino que ade­más, ba­jo pe­di­do, dis­po­ne de un ban­co des­ple­ga­ble di­se­ña­do pa­ra to­mar el pci­nic en la cam­pi­ña in­gle­sa. Ta­les de­ta­lles y

el cui­da­do tra­ba­jo a mano que se pro­yec­ta sobre ca­da detalle con­fie­ren al Speed­back GT un so­fis­ti­ca­do ca­rác­ter.

Des­pués de con­du­cir­lo, ¿qué po­de­mos es­cri­bir? Em­pe­ce­mos por la pri­me­ra im­pre­sión: ¡re­sul­ta por de­más tran­qui­lo y ágil! Se mue­ve tan só­li­do co­mo pa­re­ce, to­do un “gentle­man” en sus ma­ne­ras, co­mo de­mues­tra cla­ra­men­te. A pe­sar de que el V8 trans­mi­te un ele­va­do par sobre el eje tra­se­ro, no se des­com­po­ne al ace­le­rar. Trans­fie­re gran tran­qui­li­dad, co­mo na­ve­gan­do sobre un ele­gan­te ya­te. Dis­po­ne de una ca­ja au­to­má­ti­ca ZF de seis mar­chas que mues­tra su ta­len­to pa­ra aso­ciar­se con el V8 pa­ra que con­duc­tor y pa­sa­je­ro se sien­tan co­mo en un se­lec­to club. Ah, sí, el asien­to tra­se­ro les en­can­ta­rá a los ni­ños.

Los in­gre­dien­tes pa­ra un re­la­jan­te pa­seo se mez­clan bien y nos sen­ti­mos có­mo­dos a bor­do. Po­dría con­ti­nuar pa­ra siem­pre de es­ta ma­ne­ra. El he­cho de que el Speed­back GT po­sea el ADN del Ja­guar XKR no nos im­por­ta na­da. Nues­tro gran problema es con nues­tra cuen­ta ban­ca­ria. Y es que mu­chos ce­ros an­tes del pun­to de­ci­mal eran real­men­te so­lo un sue­ño. Pe­ro son los que exi­ge en ver­dad es­te GT. Un se­duc­tor Gran Tu­ris­mo con ai­re de los 60, pe­ro con la có­mo­da tec­no­lo­gía de hoy en día.

Ex­clu­si­vo y or­gu­llo­so de su pre­cio, que su­pera el me­dio mi­llón de eu­ros.

Lo me­jor de dos mun­dos. El Speed­back es un se­duc­tor Gran Tu­ris­mo con el es­ti­lo de los años 60, pe­ro con ADN mo­derno. La pro­duc­ción es­tá li­mi­ta­da a cien ejem­pla­res y su pre­cio es su­pe­rior al me­dio mi­llón de eu­ros.

A mano. El in­te­rior com­bi­na la me­jor ma­de­ra con la piel más fi­na. La ma­yo­ría de los de­ta­lles y el tra­ta­mien­to in­te­rior es­tán rea­li­za­dos ar­te­sa­nal­men­te. La pla­ca del nú­me­ro de se­rie es de pla­ta.

Ex­ce­len­tegus­to. Uti­li­za la pla­ta­for­ma del Ja­guar XKR, aun­que su di­se­ño se ba­sa en los As­ton Mar­tin DB.

Gran es­me­ro. La ca­rro­ce­ría de alu­mi­nio es he­cha a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.