EL ETERNO RE­FE­REN­TE

Automovil Panamericano (México) - - P+R -

No hay que de­jar­se en­ga­ñar por una fi­cha téc­ni­ca o una ca­bi­na más sen­ci­lla: el BMW, el de me­nor po­ten­cia por un mar­gen apa­ren­te­men­te con­si­de­ra­ble, pue­de ser igual o más efec­ti­vo que sus con­trin­can­tes en la fron­te­ra de los 500 ca­ba­llos. Tam­po­co se tra­ta de un ins­tru­men­to de pre­ci­sión ab­so­lu­ta y gran par­te de su di­ver­sión es­tá en lo cru­do que pue­de re­sul­tar en sus reac­cio­nes. Sus vir­tu­des al vo­lan­te se em­pie­zan a va­lo­rar en­tre más rá­pi­do se ma­ne­je y más atre­vi­dos sea­mos en la pis­ta. Va­le la pe­na de­cir que el M3 es el que re­quie­re de un con­duc­tor más ex­pe­ri­men­ta­do por su ca­rác­ter.

La ener­gía de su seis en lí­nea de do­ble tur­bo, con un so­ni­do ca­si bur­do que a ra­tos quie­re pa­re­cer­se al de un ocho ci­lin­dros, mues­tra has­ta las 7,600 rpm de su cor­te (600 más que el Al­fa) una ener­gía que con­fir­ma a los de Ba­vie­ra co­mo au­tén­ti­cos maes­tros en el ar­te de ha­cer pro­pul­so­res. Pa­re­ce in­fe­rior en el pa­pel pe­ro en la prác­ti­ca, así sea por un mar­gen mi­núscu­lo, no es el más len­to y lle­ga a em­pa­tar con el Al­fa, aun­que el cua­tro li­tros del Mer­ce­des al­can­za a des­pe­gar­se con to­do y que es el más pe­sa­do... y jus­to es el M3 el que li­dia con me­nos las­tre y tal vez por eso el que me­nos car­ga al eje fron­tal du­ran­te un gi­ro exi­gen­te, el que me­jor apun­ta ha­cia los vér­ti­ces, ga­nan­cia en aga­rre que se con­tra­rres­ta con la tra­se­ra más ale­gre de to­das. En el ra­to­ne­ro tra­za­do de la pis­ta en Hi­dal­go la lu­cha era cons­tan­te en­tre los con­ti­nuos ajus­tes a la pre­sión del ace­le­ra­dor y los con­tra­vo­lan­tes... al mí­ni­mo ex­ce­so ya va­mos de la­do y no ne­ce­sa­ria­men­te hay que lle­var apa­ga­das las asis­ten­cias pa­ra que eso ocu­rra, do­mi­nar­lo es una ta­rea gra­ta por una di­rec­ción bien ajus­ta­da que ayu­da en la ta­rea, más du­ra que en el Giu­lia aun­que un po­co más ais­la­da de otras sen­sa­cio­nes. Los fre­nos pro­veen tam­bién una ex­ce­len­te re­tro­ali­men­ta­ción, no al ni­vel del Al­fa, pe­ro que sor­pren­den por­que a ve­lo­ci­da­des nor­ma­les po­drían pa­re­cer con un re­co­rri­do al­go más lar­go y más es­pon­jo­sos, pe­ro ga­nan en mo­du­la­ción al au­men­tar el rit­mo. Nos in­tri­ga cuál ha­bría si­do el tiem­po de es­te ejem­plar ger­mano si hu­bie­ra te­ni­do un cau­cho de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes co­mo las del Al­fa Romeo y no un com­pues­to más du­ro pen­sa­do pa­ra la ca­lle (TW 300).

Al fi­nal, el com­po­nen­te más agre­si­vo del M3 es su ca­ja de do­ble em­bra­gue, muy in­tui­ti­va en su ope­ra­ción pe­ro brus­ca: en mo­do ma­nual pa­sa so­la al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.