A buen rit­mo

Pla­ti­ca­mos con An­dreas Ba­reis, Di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de McLa­ren en nues­tro país, quien nos con­tó có­mo es que es­ta mar­ca ha cre­ci­do tan­to des­de su re­sur­gi­mien­to en 2011, y el pa­pel que Mé­xi­co ha te­ni­do en es­ta ex­pan­sión.

Automovil Panamericano (México) - - P+R - POR EDMUNDO CANO

Ha­ce ape­nas seis años, McLa­ren se es­ta­ble­cía de nue­vo co­mo un fa­bri­can­te for­mal de au­tos con un so­lo vehícu­lo, el MP4-12C. A fi­na­les de 2016, la com­pa­ñía ha­bía pro­du­ci­do su uni­dad nú­me­ro 10 mil, lue­go de am­pliar su ga­ma a tres fa­mi­lias di­fe­ren­tes de mo­de­los. Pa­ra una fir­ma que per­te­ne­ce a un ni­cho tan es­pe­cí­fi­co, com­pe­ti­do y cos­to­so co­mo el de los su­per­au­tos, es un cre­ci­mien­to inusi­ta­do, ver­ti­gi­no­so in­clu­so. ¿Có­mo fue po­si­ble? An­dreas Ba­reis, Di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de McLa­ren en Amé­ri­ca La­ti­na, Me­dio Orien­te y Áfri­ca, nos re­ci­bió en la agen­cia de McLa­ren Mé­xi­co en San­ta Fe, en CDMX, pa­ra con­tar­nos una his­to­ria de éxi­to en la que él tu­vo mu­cho que ver.

“En­tré a McLa­ren en 2012 co­mo Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Ca­li­dad en el Cen­tro de Desa­rro­llo de la mar­ca en Wo­king, y fui re­ci­bi­do con un pro­duc­to ex­ce­len­te, pe­ro con una mar­ca que te­nía mu­cho que re­mon­tar en tér­mi­nos de in­fra­es­truc­tu­ra, sis­te­mas, pro­ce­sos co­mer­cia­les e in­clu­so mar­ke­ting. Fue un re­to, pe­ro creo que el cre­ci­mien­to que ha te­ni­do la com­pa­ñía de­mues­tra que du­ran­te los tres años que fun­gí en el pues­to, se es­ta­ble­cie­ron ba­ses só­li­das sobre las cua­les po­der afian­zar­nos”.

A prin­ci­pios de 2016 co­men­zó en el car­go que ocu­pa hoy, que ha pre­sen­ta­do re­tos úni­cos, es­pe­cial­men­te el po­ner a la fir­ma en el ma­pa. “Cons­truir la iden­ti­dad de mar­ca de McLa­ren ha si­do un tra­ba­jo in­ten­so, ex­plo­ra­mos cual­quier po­si­bi­li­dad pa­ra dar­le re­nom­bre a la com­pa­ñía, por­que por más ex­ce­len­te que sea un au­to, no va­le na­da si la gen­te no lo co­no­ce, si los clien­tes no es­tán sa­tis­fe­chos, si el ser­vi­cio post-ven­ta no es tan bueno co­mo el mis­mo au­to, es­pe­cial­men­te de una mar­ca pre­mium co­mo no­so­tros”. Por eso el cre­ci­mien­to de McLa­ren de­be mu­cho a su ex­ce­len­te red de dis­tri­bui­do­res, y el acer­ca­mien­to con el clien­te, tan­to po­ten­cial co­mo quien ya es due­ño de uno. “Pro­gra­mas co­mo McLa­ren Spe­cial Ope­ra­tions per­mi­ten que los due­ños de un McLa­ren se in­vo­lu­cren en ca­da pa­so de la per­so­na­li­za­ción de su vehícu­lo, y en las clí­ni­cas con pi­lo­tos pro­fe­sio­na­les en cir­cui­tos le­gen­da­rios de to­do el mun­do lo­gran dis­fru­tar al má­xi­mo su au­to, mien­tras apren­den a sa­car­le pro­ve­cho a to­do su po­ten­cial”.

To­do es­to ha da­do fru­tos. An­dreas afir­ma que la leal­tad por McLa­ren ha cre­ci­do ca­si tan­to co­mo la fir­ma mis­ma, con mu­chos clien­tes que “re­pi­ten” y mu­chos más que lle­gan a las con­ce­sio­na­rias gra­cias a lo que los due­ños de un McLa­ren les han di­cho de ellos. La fir­ma ha lo­gra­do ya po­si­cio­nar­se co­mo un nom­bre que la gen­te que pue­de dar­se el lu­jo de ad­qui­rir un su­per­au­to tie­ne en men­te al mo­men­to de co­men­zar a exa­mi­nar las op­cio­nes en el mer­ca­do. Y es­to ha si­do no­to­rio es­pe­cial­men­te en Mé­xi­co.

McLa­ren Mé­xi­co co­men­zó ope­ra­cio­nes en la se­gun­da mi­tad de 2015, y ape­nas un año y me­dio des­pués sus ven­tas en el país ha­bían au­men­ta­do en más de 20 por cien­to, y ha­cia 2017 se es­pe­ra que ese por­cen­ta­je se du­pli­que. “De los co­ches que ven aquí en la agen­cia”, nos di­jo An­dreas el día que es­tu­vi­mos allí, “el 60 por cien­to ya han si­do ven­di­dos, y el res­to es­tán en tra­tos, al­gu­nos de ellos muy pró­xi­mos a con­cre­tar­se”. Es un desem­pe­ño sor­pren­den­te pa­ra una mar­ca tan re­cien­te, en un país con un en­torno eco­nó­mi­co tan ad­ver­so. Pe­ro co­mo en el res­to del mun­do, McLa­ren ha sa­bi­do ga­nar­se un lu­gar en el mer­ca­do me­xi­cano, com­pi­tien­do con mar­cas de mu­cha es­tir­pe y que lle­van más años ins­ta­la­das en nues­tro país. La es­tra­te­gia de An­dreas al fren­te de la em­pre­sa, sin du­da ha re­sul­ta­do tan fruc­tí­fe­ra co­mo en los otros paí­ses que di­ri­ge, y el fu­tu­ro pin­ta aún más bri­llan­te pa­ra la su­cur­sal me­xi­ca­na de Wo­king.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.