IZTACCÍHUATL

El Cen­ti­ne­la que vi­gi­la a una "mu­jer dor­mi­da" que sue­ña con ca­ra­va­nas.

Automovil Panamericano (México) - - Action Team - TEX­TO Y FO­TOS: JOR­GE GU­TIÉ­RREZ

La si­lue­ta blan­ca del vol­cán sir­vió de mar­co per­fec­to pa­ra la reunión de ami­gos que, mes con mes, re­ser­van un es­pa­cio en sus ocu­pa­cio­nes pa­ra dar lu­gar a la aven­tu­ra, que es­ta vez ini­cia­ría jus­to a los pies del gi­gan­te que aún lu­cía ne­va­do, dan­do con ello un to­que ex­tre­mo a la ru­ta. La ca­ra­va­na se pu­so en mar­cha, atra­ve­san­do el pue­blo de Ame­ca­me­ca, sa­lu­dan­do al pa­sar a los cu­rio­sos que mi­ra­ban un pai­sa­je dis­tin­to en­tre sus ca­lles y tras un po­co de as­cen­so por te­rra­ce­ría, las úl­ti­mas ca­si­tas que­da­ron atrás. Ya con to­dos los ajus­tes he­chos a los vehícu­los, que­da­ron lis­tos pa­ra aden­trar­se en el la­be­rin­to de sen­de­ros que cru­zan, suben y ba­jan en­tre la ve­ge­ta­ción. Ahí, en me­dio del bos­que, los sen­ti­dos se des­pier­tan, el olor a pino inun­da los pul­mo­nes; el co­lor ver­de de las ho­jas de los ár­bo­les lle­na la vis­ta y las aves ocul­tas en­tre ellos se es­cu­chan muy cer­ca. In­mer­sa en la na­tu­ra­le­za, la ca­ra­va­na ma­ne­ja emo­cio­na­da rum­bo al Va­lle del Cen­ti­ne­la, a ca­si cua­tro mil me­tros de al­tu­ra sobre el ni­vel del mar y des­de el que se tie­ne una vis­ta in­me­jo­ra­ble del Iztaccíhuatl. Pa­ra lle­gar ahí, pri­me­ro hay que pa­sar en­tre tú­ne­les de hier­ba que en­vuel­ven, ca­si por com­ple­to, a las uni­da­des que re­ci­ben ra­ma­la­zos a su pa­so, mien­tras ba­ta­llan con las cor­ti­nas de pol­vo que se ele­van fren­te a ellas.

Pe­ro una vez su­pe­ra­da la ve­ge­ta­ción y el pol­vo, lle­gó el mo­men­to de ace­le­rar la mar­cha y apro­ve­char los es­cu­rri­mien­tos del des­hie­lo pa­ra ju­gar a los “sal­pi­co­nes” con el agua que atra­ve­sa­ba el ca­mino y así lle­gar un po­co más fres­cos al va­lle.

El Cen­ti­ne­la no nos de­cep­cio­nó, la vis­ta era una pos­tal que me­re­cía to­mar­se un tiem­po pa­ra dis­fru­tar­la an­tes de ini­ciar el des­cen­so rum­bo a la zo­na de co­mi­da que, de igual ma­ne­ra, no de­silu­sio­nó a na­die.

Con la mi­tad de la ru­ta com­ple­ta­da, la ex­pe­di­ción se pu­so en mar­cha en­tre ár­bo­les que el vien­to ha­cía re­chi­nar, re­co­rrien­do pas­ti­za­les que ocul­ta­ban zan­jas y ro­cas, cru­zan­do ca­ña­das lo­do­sas y en­fren­tan­do ba­ja­das con cur­vas pro­nun­cia­das.

El ca­mino lle­vó a la ca­ra­va­na has­ta un es­ca­lón de gran ta­ma­ño por el que de­bía des­cen­der; es­ta se­ría la prue­ba más di­fí­cil a la que se en­fren­ta­ría en los 42 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do, pa­ra ce­rrar el día con la adre­na­li­na a to­pe. El au­to guía pu­so el ejem­plo y dio pa­so a los pri­me­ros va­lien­tes que, en es­te ca­so, se tra­ta­ba de un par de her­ma­nos cu­yo pi­lo­to es un vie­jo co­no­ci­do que nos ha acom­pa­ña­do en mu­chos re­co­rri­dos y que, co­mo siem­pre, de­mos­tró su buen ma­ne­jo.

Los ex­pe­di­cio­na­rios avan­za­ron y lle­gó el turno de po­ner a prue­ba el ca­rác­ter, la ha­bi­li­dad y la con­cen­tra­ción de uno de los de­bu­tan­tes de

la ru­ta quien, acom­pa­ña­do de su hi­jo, de­mos­tró te­ner lo ne­ce­sa­rio pa­ra con­ver­tir­se en un gran pi­lo­to to­do­te­rreno, ha­cién­do­se acree­dor al re­co­no­ci­mien­to de “Ac­tion Man” y com­par­tir el ho­nor con la úni­ca mu­jer que to­mó el vo­lan­te en es­te obs­tácu­lo y que se con­ver­ti­ría en la “Ac­tion Wo­man” de la ru­ta.

Los otros de­bu­tan­tes tu­vie­ron su opor­tu­ni­dad an­te es­ta prue­ba, así que se en­fi­la­ron, co­lo­ca­ron su vehícu­lo en el bor­de del es­ca­lón des­de el que no se po­día ver el pun­to de caí­da y si­guien­do ca­da ins­truc­ción del staff, avan­za­ron, co­lo­can­do su ca­mio­ne­ta en una po­si­ción ca­si ver­ti­cal. El pi­lo­to mos­tró con­cen­tra­ción, mien­tras su com­pa­ñe­ra de aven­tu­ras de­ja­ba es­ca­par en­tre ri­sas al­gu­nos gri­tos.

La ca­ra­va­na es­ta­ba lis­ta pa­ra ini­ciar la ba­ja­da rum­bo al pue­blo, no sin an­tes ba­lan­cear­se con los úl­ti­mos obs­tácu­los y en­fren­tar nue­va­men­te el pol­vo, que se ele­va­ba en­tre los des­te­llos de luz ro­ji­za fil­tra­da en­tre los ár­bo­les.

Po­co a po­co, las ca­si­tas fue­ron apa­re­cien­do en el pai­sa­je y la si­lue­ta del vol­cán se des­va­ne­cía co­mo la luz del día que se ter­mi­na­ba. Al ca­bo de unos mi­nu­tos, "la mu­jer dor­mi­da" pu­do des­can­sar del con­voy que se di­vir­tió en­tre sus sen­de­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.