¿Au­tó­no­mos o eléc­tri­cos?

Automovil Panamericano (México) - - Sensei Koche - El rin­cón en­tu­sias­ta de Gil­ber­to Sam­pe­rio Gil­ber­to Sam­pe­rio es Di­rec­tor Téc­ni­co de AU­TO­MÓ­VIL Pa­na­me­ri­cano y gran apa­sio­na­do del mun­do mo­tor. @gil­sam­pe­rio

Sa­be­mos que lle­ga­mos tar­de a va­rias re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. Una de las más ob­vias es la del au­to­mó­vil. Y tam­bién es sa­bi­do que una de las ven­ta­jas de nues­tro atra­so tec­no­ló­gi­co es que nos to­ca la se­gun­da o ter­ce­ra ola de aque­llas in­no­va­cio­nes, co­mo en su mo­men­to lo fue la te­le­fo­nía ce­lu­lar o la na­ve­ga­ción por GPS. Ello re­du­ce cos­tos y tiem­pos de asi­mi­la­ción, pe­ro tam­bién nos de­ja con una ex­pe­rien­cia me­nos com­ple­ta sobre el nue­vo fe­nó­meno so­cial o cul­tu­ral de en­ton­ces.

Y da­das las fu­tu­ras ten­den­cias en la mo­vi­li­dad per­so­nal, que­da abier­ta la du­da pa­ra el au­to­mo­vi­lis­ta me­xi­cano: ¿cuál de las dos pro­me­sas ter­mi­na­rá im­po­nién­do­se en la co­ti­dia­ni­dad de la mo­vi­li­dad per­so­nal en es­ta tie­rra az­te­ca en el fu­tu­ro pró­xi­mo?

Si so­mos sen­sa­tos, la uti­li­za­ción de vehícu­los eléc­tri­cos pin­ta pa­ra ser el trans­por­te do­mi­nan­te en es­te país. Cier­to, no hay una in­fra­es­truc­tu­ra de­di­ca­da al cien por cien­to to­da­vía, pe­ro la sim­ple po­si­bi­li­dad de que la re­car­ga del ener­gé­ti­co ocu­rra en nues­tras cocheras, abo­na pa­ra que es­ta op­ción re­sul­te la más ade­cua­da a nues­tra idio­sin­cra­sia.

Ade­más, la gran dis­po­ni­bi­li­dad de luz so­lar, tan­to en in­ten­si­dad co­mo en tiem­po, pro­pi­cia apro­ve­char esas 10 o más ho­ras en que el as­tro rey nos re­ga­la tan­ta ener­gía que bas­ta co­lo­car al­gu­nos pa­ne­les pa­ra sa­car­le el be­ne­fi­cio su­fi­cien­te pa­ra cu­brir nues­tras ne­ce­si­da­des de mo­vi­li­dad dia­ria ca­si sin pro­ble­mas.

A ello se su­ma el ar­gu­men­to de que la ga­nan­cia am­bien­tal se­rá no­ta­ble en las gran­des ur­bes, pe­se a la ti­bia pro­pues­ta de las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes pa­ra lo­grar un mo­vi­mien­to más con­sis­ten­te en el rum­bo de los vehícu­los eléc­tri­cos.

Sin em­bar­go, del otro la­do fi­gu­ra la ten­ta­ción de la con­duc­ción au­to­ma­ti­za­da. Si bien en ese sen­ti­do no exis­te si­quie­ra una pro­pues­ta for­mal por par­te de los go­bier­nos de los gran­des nú­cleos ur­ba­nos de es­ta na­ción, pue­de ser que la si­guien­te ge­ne­ra­ción del ma­ne­jo ro­bo­ti­za­do ya re­suel­va por sí mis­ma mu­chos de los ries­gos hoy apre­cia­dos en no­ti­cias y co­men­ta­rios de otros paí­ses.

Da­do el sal­to ca­si cuán­ti­co que ocu­rre en compu­tado­ras, sen­so­res y equi­pos de con­trol, no se­ría des­ca­be­lla­do ver en me­nos de una ge­ne­ra­ción a vehícu­los que re­sul­ten ver­da­de­ros ser­vi­do­res de nues­tra mo­vi­li­dad per­so­nal.

Cla­ro, el la­do tris­te es que se­me­jan­te tec­no­lo­gía no se­rá ba­ra­ta ni tam­po­co de fá­cil desa­rro­llo. Esa se­rá su ma­yor des­ven­ta­ja fren­te a las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la al­ter­na­ti­va to­tal­men­te eléc­tri­ca. Pe­ro la mis­ma di­ná­mi­ca pue­de ace­le­rar la re­duc­ción de cos­tos y vol­ver­se atrac­ti­va a ojos no so­lo in­tere­sa­dos por lo más van­guar­dis­ta, sino a usua­rios co­mu­nes que desean op­cio­nes va­le­de­ras y muy con­fia­bles.

¿Y el mo­tor a ga­so­li­na? Ese se­gui­rá exis­tien­do pa­ra las ne­ce­si­da­des via­je­ras de gran dis­tan­cia y, po­si­ble­men­te, los mer­ca­dos me­nos desa­rro­lla­dos se­rán el re­fu­gio de los úl­ti­mos au­to­mó­vi­les mo­vi­dos por com­bus­ti­ble fó­sil. Y nues­tro Mé­xi­co po­dría ser uno de ellos, ya por nos­tal­gia, ya por el ba­jo cos­to que su­pon­drá en­ton­ces la tec­no­lo­gía que hoy glo­ri­fi­ca la ama­ble mer­ca­do­tec­nia.

“…el fu­tu­ro del au­to en Mé­xi­co apun­ta a muy in­tere­san­te…”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.