“Los au­tos au­tó­no­mos más que un me­dio de trans­por­te se­rán nues­tros ami­gos”

Los co­ches ya se ma­ne­jan so­los, o al me­nos de for­ma se­mi­au­tó­no­ma. En Mé­xi­co hay unos tres mo­de­los que, en su ver­sión to­pe de ga­ma, in­cor­po­ran sis­te­mas de se­gu­ri­dad ac­ti­va que per­mi­ten que qui­te­mos nues­tras ma­nos del vo­lan­te y los pies de los pe­da­les. ¿Nos

Automovil Panamericano (México) - - P+R -

Re­cien­te­men­te en Lon­dres, Nis­san, una de las mar­cas que más es­tá in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía de ma­ne­jo au­tó­no­mo, mos­tró a la pren­sa es­pe­cia­li­za­da los avan­ces reales que tie­ne en es­te ru­bro pa­ra sus mo­de­los ve­ni­de­ros en po­cos años. La oca­sión no pa­só des­aper­ci­bi­da y en uno de esos en­cuen­tros ca­sua­les, un ex­per­to en ro­bó­ti­ca opi­nó acer­ca de los cam­bios de­ri­va­dos de la con­duc­ción au­tó­no­ma, así co­mo la acep­ta­ción y re­sis­ten­cia an­te nue­vas tec­no­lo­gías. Ese ex­per­to fue Hi­ros­hi Is­hi­gu­ro, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Osa­ka, fa­mo­so en el mun­do por ha­cer un an­droi­de au­tó­no­mo de sí mis­mo.

En lo re­la­ti­vo a los cam­bios que se han desa­rro­lla­do en la re­la­ción en­tre se­res hu­ma­nos y tec­no­lo­gía, su in­ves­ti­ga­ción coin­ci­de con la con­duc­ción en al­gu­nas áreas. ¿Có­mo con­si­de­ra que la con­duc­ción au­tó­no­ma cam­bia­rá es­ta re­la­ción?

Mi in­ves­ti­ga­ción se en­fo­ca en la crea­ción de una so­cie­dad ideal que pue­da con­for­mar­se ofre­cien­do di­ver­sos me­dios a di­fe­ren­tes per­so­nas, los cua­les per­mi­tan el cre­ci­mien­to y la am­plia­ción de la co­mu­ni­ca­ción en­tre dos se­res hu­ma­nos. Pa­ra al­can­zar es­te ideal ne­ce­si­to tec­no­lo­gías de con­trol re­mo­to y ro­bots au­tó­no­mos. No creo que el ob­je­ti­vo de las tec­no­lo­gías de con­duc­ción au­tó­no­ma sea la tec­no­lo­gía per se. La di­rec­ción que to­ma­rá la con­duc­ción au­tó­no­ma va­ría de­pen­dien­do de la so­cie­dad que que­ra­mos crear. Pien­so que po­de­mos afir­mar con cer­te­za no so­la­men­te que esos vehícu­los po­drán con­du­cir­se por la ru­ta in­di­ca­da, sino que tam­bién ha­rán la con­duc­ción más di­ver­ti­da su­gi­rien­do, por ejem­plo, di­fe­ren­tes res­tau­ran­tes. En es­te ca­so, el vehícu­lo se trans­for­ma en al­go más que una he­rra­mien­ta, po­dría ser un com­pa­ñe­ro, me pa­re­ce que eso se­ría lo ideal. Ya que los vehícu­los fue­ron crea­dos ori­gi­nal­men­te co­mo un me­dio de trans­por­te, una al­ter­na­ti­va dis­tin­ta se­ría crear una má­qui­na que eli­mi­na­ra com­ple­ta­men­te las res­tric­cio­nes ac­tua­les, ta­les co­mo el tiem­po, los cos­tos y ries­gos de­ri­va­dos de la trans­por­ta­ción. En es­te ca­so, se ten­dría que di­se­ñar el vehícu­lo pa­ra ser muy se­gu­ro y con­fia­ble; y, al mis­mo tiem­po, pa­sar des­aper­ci­bi­do.

Con­for­me avan­za la co­ne­xión en­tre los se­res hu­ma­nos y la tec­no­lo­gía, ¿cuál es el pa­pel que desem­pe­ña­rá la tec­no­lo­gía au­tó­no­ma en el fu­tu­ro?

Con­si­de­ro que las zo­nas ru­ra­les son las que ten­drán una ma­yor ne­ce­si­dad de con­tar con tec­no­lo­gías de con­duc­ción au­tó­no­ma. Por ejem­plo, pen­se­mos en las per­so­nas ma­yo­res: de­bi­do a que los au­to­bu­ses tie­nen ru­tas ya de­fi­ni­das, un con­duc­tor ma­yor pier­de la li­ber­tad de­ri­va­da del ma­ne­jar. Sin em­bar­go, si se tra­za una ru­ta pa­ra to­das las áreas que ne­ce­si­ta re­co­rrer, creo que exis­te una for­ma de es­truc­tu­rar una for­ma se­gu­ra de via­jar. Por otro la­do, en áreas en las que exis­te una po­bla­ción es­ca­sa, y don­de no se pue­de cons­truir esa in­fra­es­truc­tu­ra, con­si­de­ro que la tec­no­lo­gía de con­duc­ción au­tó­no­ma to­ma­rá el pa­pel de un com­pa­ñe­ro, tal co­mo los ro­bots que es­ta­mos in­ves­ti­gan­do. Las per­so­nas po­drían dis­fru­tar de una vi­da fe­liz en el cam­po, por­que tie­nen a un com­pa­ñe­ro jun­to a ellos. Igual­men­te, se pue­den in­te­grar va­rios ser­vi­cios in­ter­ac­ti­vos al in­te­rior de los vehícu­los con­du­ci­dos por per­so­nas ma­yo­res en áreas ru­ra­les. Por ejem­plo, un vehícu­lo pue­de ac­tuar co­mo un com­pa­ñe­ro al ayu­dar en cier­tas si­tua­cio­nes, co­mo cuan­do un adul­to ma­yor quie­re apren­der, o cuan­do re­quie­re al­go. Se­ría bueno si los vehícu­los pu­die­ran ser usa­dos co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ase­gu­rar la ca­li­dad de vi­da en las áreas ru­ra­les.

“las tec­no­lo­gías que ten­gan una ma­yor afi­ni­dad con el ser hu­mano, ten­drán una adop­ción más rá­pi­da en la so­cie­dad”

¿Có­mo cree que reac­cio­na­rá la gen­te an­te las tec­no­lo­gías que es­tán sa­lien­do, ta­les co­mo los an­droi­des que us­ted se en­cuen­tra in­ves­ti­gan­do?

La gen­te ten­drá que apren­der a usar nue­vas he­rra­mien­tas y má­qui­nas, y pue­de ser que al prin­ci­pio se mues­tren re­nuen­tes. Sin em­bar­go, es­to se ha re­pe­ti­do a lo lar­go de la his­to­ria. Ade­más, la gen­te sen­ti­rá me­nos re­sis­ten­cia ha­cia la tec­no­lo­gía más re­cien­te, de­bi­do a que es­ta úl­ti­ma tie­ne una ma­yor afi­ni­dad con el ser hu­mano. Por ejem­plo, si al­go tie­ne la ha­bi­li­dad de ope­rar co­sas por me­dio del re­co­no­ci­mien­to de voz, no ha­bría ne­ce­si­dad de leer las ins­truc­cio­nes, ¿o sí? La tec­no­lo­gía se­rá ca­da vez más pa­re­ci­da al ser hu­mano, por lo que la gen­te po­drá usar­la más fá­cil­men­te. De es­ta for­ma, las per­so­nas ten­drán que adop­tar­la de in­me­dia­to. Cuan­do ves la for­ma en la que se en­se­ña a uti­li­zar una PC en com­pa­ra­ción a có­mo se usa un smartp­ho­ne, la in­ter­faz de es­te úl­ti­mo es más crea­ti­va. En otras pa­la­bras, la tec­no­lo­gía se­rá mu­cho más fá­cil de uti­li­zar.

Con la con­duc­ción au­tó­no­ma, se re­quie­re de va­len­tía pa­ra ce­der el ma­ne­jo a la tec­no­lo­gía. ¿No ha­bría mu­chas per­so­nas que du­da­rían en usar la con­duc­ción au­tó­no­ma?

No lo creo. Pien­sa en la ob­ten­ción de tu li­cen­cia de con­du­cir: ¿pre­fe­ri­rías apren­der a ma­ne­jar y ob­te­ner la mis­ma, o ele­gi­rías sim­ple­men­te la con­duc­ción au­tó­no­ma? Si le pre­gun­tas a la gen­te qué es­co­ge­ría, en­tre ad­qui­rir es­tas he­rra­mien­tas pa­ra ma­ne­jar por su cuen­ta o te­ner al­go con tec­no­lo­gía que con­duz­ca por ella, mu­cha op­ta­ría por lo se­gun­do.

¿Có­mo vi­sua­li­za el fu­tu­ro de la so­cie­dad en ge­ne­ral en unos 10 o 20 años?

La so­cie­dad ten­drá que adap­tar­se a las nue­vas tec­no­lo­gías tam­bién, así que exis­te la ne­ce­si­dad de lan­zar al­go que sea fá­cil­men­te adap­ta­ble. En po­cas pa­la­bras, se ha­rá una adop­ción más rá­pi­da de tec­no­lo­gías que ten­gan una me­jor afi­ni­dad con el ser hu­mano: es­to sig­ni­fi­ca que la an­ti­gua tec­no­lo­gía se re­em­pla­za­rá con al­go con lo que la gen­te se sien­ta más iden­ti­fi­ca­da, co­mo es el ca­so de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Es­to tam­bién es vá­li­do pa­ra los vehícu­los. Si los au­tó­no­mos só­lo tu­vie­ran la ca­pa­ci­dad de lle­var a una per­so­na de un la­do a otro, no creo que eso cam­bia­ra el mun­do. Co­mo men­cio­na­ba an­te­rior­men­te, la idea es crear un com­pa­ñe­ro, con di­ver­sión in­clui­da. Nues­tro ce­re­bro es­tá pro­gra­ma­do pa­ra acep­tar al­go que se vea hu­mano. Nues­tras ca­pa­ci­da­des de au­di­ción nos per­mi­ten dis­tin­guir vo­ces de per­so­nas, y en cuan­to a la vi­sión, te­ne­mos mu­chas cé­lu­las que res­pon­den an­te ros­tros pa­re­ci­dos a los del ser hu­mano. De­bi­do a que to­dos los ce­re­bros hu­ma­nos es­tán he­chos pa­ra se­res hu­ma­nos, to­do lo que sea he­cho pa­ra ser acep­ta­do por la gen­te se trans­for­ma­rá en una par­te in­trín­se­ca de sus vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.