LA PREN­SA LI­BRE LE ABRIÓ PA­SO

Via­je re­lám­pa­go a Ta­bas­co Re­co­no­ció la­bor de los Si­bi­lla Más de 500 in­vi­ta­dos lo acla­man

Basta - - MÉXICO - ALE­JAN­DRO LELO DE LARREA

VI­LLAHER­MO­SA, TA­BAS­CO.– Si hay al­go que di­fí­cil­men­te po­dría ol­vi­dar el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, es la im­por­tan­cia del pe­rio­dis­mo li­bre, gra­cias al cual él pu­do te­ner voz en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, cuan­do era opo­si­ción, lo que le abrió el ca­mino.

“Ha­ce 30 años que yo fui can­di­da­to por vez pri­me­ra (a la gu­ber­na­tu­ra de Ta­bas­co), era ca­si ile­gal dar­le voz a la opo­si­ción. Tu pa­pá (Jesús An­to­nio Si­bi­lla Zu­ri­ta, fun­da­dor de Te­le­re­por­ta­je), aún así abrió los es­pa­cios en su pro­gra­ma.

“Fue muy im­por­tan­te, por­que si lo de­cía el li­cen­cia­do Si- bi­lla, que­ría de­cir que es­ta­ba per­mi­ti­do”. Así se lo di­jo Ló­pez Obra­dor a Chuy Si­bi­lla, el hi­jo del fun­da­dor de Te­le­re­por­ta­je, que ce­le­bró sus 60 años al ai­re.

Fue un en­cuen­tro de la cla­se po­lí­ti­ca de Ta­bas­co. A to­dos ellos con­vo­có la pre­sen­cia del Pre­si­den­te elec­to, quién apre­tó co­mo pu­do su agen­da, pa­ra ha­cer un via­je re­lám­pa­go y no fa­llar­le a sus pai­sa­nos.

Par­tió de la Ciu­dad de Mé­xi­co en el vue­lo de las 13:45 ho­ras, y vol­vió en el de las 18:52. Am­bos vue­los co­mer­cia­les. So­lo cua­tro ho­ras en Vi­llaher­mo­sa. “No he lo­gra­do con­ven­cer­lo que use por lo me­nos un Lear­jet (el avión más pe­que­ño)”, di­jo Si­bi­lla.

Y co­mo ese no­ti­cia­rio y su tie­rra ha si­do cla­ve en su tra­yec­to­ria, Ló­pez Obra­dor no lo ol­vi­da. “Lle­gar a los pue­blos con un res­pal­do co­mo el de tu pa­pá fue fun­da­men­tal. Aun­que no nos die­ra es­pa­cios de en­tre­vis­tas, da­ba a co­no­cer la agen­da de nues­tra la­bor, lo que nos pro­te­gía de agre­sio­nes o me­di­das au­to­ri­ta­rias”.

Y reite­ró su fe­li­ci­ta­ción: “Re­cuer­do mu­cho a tu pa­dre, y a ti Chuy, que le dis­te con­ti­nui­dad al pro­gra­ma, y a do­ña Lety ( la ma­dre de Chuy). Su fa­mi­lia es un gran ejem­plo pa­ra Ta­bas­co”, en­fa­ti­zó.

Ahí es­ta­ban los go­ber­na­do­res, el elec­to y el cons­ti­tu­cio­nal: Adán Au­gus­to Ló­pez Her­nán­dez y Ar­tu­ro Nú­ñez.

Y los man­da­ta­rios de Chia­pas, Ma­nuel Velasco, y de Cam­pe­che, Ale­jan­dro Mo­reno.

En el es­tra­do, un par de si­llo­nes, don­de el man­da­ta­rio elec­to char­ló bre­ve con Chuy.

A su re­gre­so a Mé­xi­co, Ló­pez Obra­dor se no­ta­ba con­ten­to. Y có­mo no, des­pués de ese apa­pa­cho y aplau­sos de más de 500 in­vi­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.