Mon­ta­ñas de des­per­di­cio de oro

Basta - - CDMX - VÍC­TOR R SÁN­CHEZ EZ BAÑOS @vsan­chez­ba­nos nos Ana­lis­ta fi­nan­cie­ro

Ha­ce unos 15 años, en un via­je a Me­dio Orien­te me en­con­tré con un em­pre­sa­rio ni­ge­riano. En el vue­lo de El Cai­ro a Tel Aviv, pla­ti­ca­mos por unas cuan­tas ho­ras so­bre sus ne­go­cios. De ori­gen po­bre, lle­gó a te­ner una for­tu­na de más de 150 mi­llo­nes de dó­la­res en 10 años. Su ne­go­cio era ser pe­pe­na­dor de oro.

Sí, oro, ese me­tal pre­cio­so que pro­vo­ca guerras, ahon­da re­la­cio­nes, da bie­nes­tar eco­nó­mi­co a pue­blos en­te­ros y es el sím­bo­lo de bo­nan­za pa­ra una per­so­na. Pe­ro, só­lo un lo­co ti­ra­ría oro a la ba­su­ra.

Es­te hom­bre, cu­yo nom­bre no re­cuer­do ya que ni si­quie­ra me dio una tar­je­ta de pre­sen­ta­ción, pe­ro trans­pi­ra­ba ri­que­za a va­rios ki­ló­me­tros, me pla­ti­có so­bre ese ne­go­cio, des­pués de dos whis­kis.

To­do em­pe­zó re­co­gien­do ba­su­ra ci­ber­né­ti­ca y de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en Fran­cia, Es­pa­ña y Por­tu­gal. Se dio cuen­ta, que al­gu­nas pie­zas lle­va­ban pe­que­ñas, pe­ro muy pe­que­ñas can­ti­da­des de me­ta­les pre­cio­sos y, cu­rio­si­to el hom­bre, se dio a la ta­rea de se­pa­rar­lo en sus ra­tos li­bres.

Al po­co tiem­po em­pe­zó a ven­der va­rias can­ti­da­des de esos me­ta­les y em­pe­zó a te­ner una ra­zo­na­ble can­ti­dad de oro. Lo ven­dió y pu­so una em­pre­sa que com­pra­ba des­per­di­cio de esos apa­ra­tos y los en­via­ba a un po­bla­do cer­cano a La­gos. Lo trans­por­ta­ba en bar­co. Gran par­te de ese car­ga­men­to es ma­te­rial pe­li­gro­so, pe­ro lo ha­cía an­te la co­rrup­ción de aquel país afri­cano.

La par­te más im­por­tan­te de su ri­que­za fue la re­co­lec­ción de esos apa­ra­tos, con lo que eli­mi­na­ba un pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción en paí­ses eu­ro­peos. Des­pués pro­vo­có otro pro­ble­ma en su país, don­de hay ti­ra­de­ros de plás­ti­cos que no son tra­ta­dos. Pe­ro, los ce­lu­la­res con pe­que­ñas can­ti­da­des de oro, son se­pa­ra­dos y es la fuen­te de ri­que­za de nue­vos ri­cos afri­ca­nos. Una his­to­ria de un pe­pe­na­dor que se con­vir­tió en mi­llo­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.