DHARMA Y KAR­MA CO­LEC­TI­VO

SO­MOS MUY DI­FE­REN­TES UNOS DE OTROS, PE­RO EN TO­DOS CONVERGE UNA IDEA

Basta - - BUDA, ZEN Y EL TAO - GABY DEL VA­LLE

¿Hay al­go más que es­to que ve­mos? De una for­ma u otra la idea de un Ser Su­pe­rior, ener­gía o sim­ple­men­te al­go que nos en­vuel­ve o que nos acom­pa­ña, se pue­de lla­mar ilu­mi­na­ción… ¿O es una ilu­sión? La Ilu­mi­na­ción es­tá en no­so­tros. El Bu­da no pue­de dar­nos la Ilu­mi­na­ción con sus ma­nos. De­bi­do a que la ilu­sión es­tá en no­so­tros, el sam­sa­ra y to­dos los pro­ble­mas de la men­te tam­bién lo es­tán. Cuan­do es­tos pro­ble­mas ha­yan des­apa­re­ci­do, la ilu­mi­na­ción es­ta­rá allí. Por lo tan­to, la ilu­mi­na­ción es­tá en nues­tra men­te. La pa­la­bra Dharma sig­ni­fi­ca mé­to­dos, mé­to­dos que prac­ti­ca­mos pa­ra ilu­mi­nar­nos. Cuan­do lo­gre­mos la prác­ti­ca, el re­sul­ta­do se­rá la ilu­mi­na­ción. An­tes de co­men­zar con la prác­ti­ca, de­be­mos co­no­cer la im­por­tan­cia del Dharma. La du­ra­ción de nues­tras vi­das es­tá de­ter­mi­na­da por el tiem­po de exis­ten­cia de nues­tros cuer­pos fí­si­cos, no por el tiem­po que exis­ti­rán nues­tras men­tes. La men­te siem­pre con­ti­nua­rá. Lo bueno y lo ma­lo que ocu­rre en nues­tras vi­das es el re­sul­ta­do de nues­tro kar­ma pa­sa­do. Los hu­ma­nos, jun­to con otros se­res, com­par­ti­mos el mis­mo kar­ma co­lec­ti­vo, el mis­mo reino de exis­ten­cia, la mis­ma na­tu­ra­le­za y la mis­ma for­ma y po­de­mos co­mu­ni­car­nos en­tre no­so­tros. Es­te es el re­sul­ta­do del kar­ma co­lec­ti­vo.

• Dos con­cep­tos si­mi­la­res en­tre sí, no só­lo en pro­nun­cia­ción, tie­nen que ver con las ac­cio­nes a rea­li­zar

● El kar­ma es la ener­gía que se de­ri­van de tus ac­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.