Lla­ma­do a la ra­zón

NUES­TRA SO­BE­RA­NÍA NA­CIO­NAL ES­TÁ EN UNA HO­RA DE PRUE­BA. SI AL­GO ACRE­DI­TA A LA FI­LO­SO­FÍA...

Basta - - VOCES - MOURIS SALLOUM M GEOR­GE @vo­ces­pe­rio­dis­ta­ta

... es su ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción y aná­li­sis, su acier­to de­duc­ti­vo y su po­ten­cial pro­fé­ti­co.

Aris­tó­te­les, en sus es­tu­dios so­bre la Po­lí­ti­ca ate­nien­se, plan­teó dos jui­cio­sas ad­ver­ten­cias: 1) Mo­nar­quía de­vie­ne ti­ra­nía, y 2) De­mo­cra­cia desem­bo­ca en anar­quía.

El 1 de ju­lio, los elec­to­res, en es­tric­to ri­gor, vo­ta­ron por la li­qui­da­ción de la Pre­si­den­cia im­pe­rial.

Ti­rios y tro­ya­nos han coin­ci­di­do en que la su­ce­sión pre­si­den­cial da cre­di­bi­li­dad a la as­pi­ra­ción de­mo­crá­ti­ca.

Lo que he­mos vis­to en se­ma­nas re­cien­tes es que, en el pro­ce­so de tran­si­ción, la lucha de los con­tra­rios no ce­sa pa­ra per­mi­tir ate­rri­zar en los ne­ce­sa­rios con­sen­sos y po­ner pi­so al arran­que de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción.

So­bre los in­tere­ses le­gí­ti­mos en ac­ción, pri­man los po­de­res fác­ti­cos que bus­can ata­jos pa­ra per­pe­tuar el es­ta­do de co­sas que die­ron pie a la ti­pi­fi­ca­ción del de Mé­xi­co, co­mo es­ta­do fa­lli­do.

Los sa­bios de la po­lí­ti­ca sos­tie­nen que la na­tu­ra­le­za de la de­mo­cra­cia, es el con­flic­to, siem­pre y cuan­do exis­ta un po­der re­co­no­ci­do uni­ver­sal­men­te que lo con­ci­lie y con­duz­ca a la so­cie­dad y al Es­ta­do al pro­ce­so de re­cons­truc­ción na­cio­nal.

Una de las ex­ci­ta­ti­vas du­ran­te las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les se cen­tró en el ver­bo se­re­nar­se. Era de desear­se que, una vez que la ins­tan­cia ju­ris­dic­cio­nal cer­ti­fi­có los re­sul­ta­dos de ju­lio, la se­re­ni­dad fue­ra el im­pe­ra­ti­vo pa­ra vol­ver las aguas bron­cas a su cau­ce.

No es lo que se ob­ser­va en el es­ce­na­rio de tran­si­ción: La agen­da se nu­bla con ex­pre­sio­nes es­tri­den­tes que, en al­gu­nos ca­sos, se ma­ni­fies­tan ya en ac­cio­nes vio­len­tas en­tre los be­li­ge­ran­tes po­lí­ti­cos. Si el fe­nó­meno es um­bral de la anar­quía, to­dos de­be­mos po­ner­nos en guar­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.