¡

Basta - - SHOW -

Apa­chu­rro, se­ño­ra bo­ni­ta. Qué chis­to­sa es la vi­da, a ve­ces pue­des es­tar con la mis­ma gen­te, en el mis­mo lu­gar y pa­re­ce que no ha pa­sa­do el tiem­po, ¡lue­go Fa­ce­book te re­cuer­da que ya pa­sa­ron 6 años! Vo­lan­do ha­cia Gua­da­la­ja­ra, pa­ra los Pre­mios de la ra­dio, es­ta red so­cial tu­vo bien al re­cor­dar­me mi pri­me­ra vez en di­cho even­to. Yo aca­ba­ba de lle­gar a Es­tre­lla TV, es­ta­ba fas­ci­na­da con el mun­do del re­gio­nal me­xi­cano, al­go com­ple­ta­men­te nue­vo pa­ra mí. Por­que los chi­lan­gos no sa­be­mos bien lo que son los me­xi­ca­nos que vi­ven en Los Án­ge­les, ¡has­ta que lo vi­ves!

Ac­tual­men­te jue­go y pla­ti­co con Pe­pe Gar­za, le di­go: “¿Te acuer­das de esa fre­si­ta que cuan­do fue a cu­brir el con­cier­to Ho­me­na­je a Cha­lino Sán­chez, te lle­gó ves­ti­da co­mo Jes­sie, la va­que­ri­ta de Toy Story, y tú la man­das­te a que se pu­sie­ra otra ro­pa; ta­co­nes, ves­ti­do apre­ta­do, tres pes­ta­ñas pos­ti­zas, bien bu­cho­na?”, y Pe­pe se ríe, él me en­se­ñó lo que era Voz de Man­do y Ca­li­bre 50, cuan­do yo so­lo co­no­cía a Bron­co, pe­ro me es­ta­ba trans­for­man­do pues en la ofi­ci­na se es­cu­cha­ban nar­co­co­rri­dos en la ca­bi­na de Don Che­to, don­de tem­prano ha­cía­mos ra­dio, ahí em­pe­cé a en­ten­der a los me­xi­ca­nos que vi­vían en Los Án­ge­les, al fi­nal del día, yo era uno de ellos, de­jé mi país por fal­ta de opor­tu­ni­da­des, iba a per­se­guir un sue­ño, mi fa­mi­lia se re­gre­só a Mé­xi­co, pues no es­ta­ban a gus­to. Me sen­tía so­la pe­ro acom­pa­ña­da, por to­da la co­mu­ni­dad his­pa­na.

Mis pri­me­ros Pre­mios de la ra­dio, en el Tea­tro Ko­dak, en don­de se lle­van a ca­bo los Os­car, siem­pre me ha­bía so­ña­do en ese es­ce­na­rio, traía tre­men­do es­co­te y mi bra push up, pues ¿quién ne­ce­si­ta ope­rar­se las chi­chis, cuan­do co­no­ce los se­cre­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.