Lo que na­die pre­gun­ta, pe­ro to­dos quie­ren sa­ber

Bike (México) - - News - POR re­dac­ción bi­ke

¿Tu des­via­dor de­lan­Te­ro ro­za con la llan­Ta?

Hay oca­sio­nes en las que el des­via­dor de­lan­te­ro pue­de ro­zar con la rue­da tra­se­ra cuan­do se cam­bia al pla­to pe­que­ño y una de las cau­sas más co­mu­nes es por ha­ber mo­di­fi­ca­do el an­cho de llan­ta. Es­tos e so­lu­cio­na ajus­tan­do el to­pe del des­via­dor, ya que un in­cre­men­to, di­ga­mos de 2.0’’ a 2.10’’ en la llan­ta no de­be­ría de su­po­ner pro­ble­ma. Ve­ri­fi­ca que el des­via­dor es­té ali­nea­do con la bi­ci, es de­cir, pa­ra­le­lo a ella. El se­gun­do pa­so es com­pro­bar el ajus­te del to­pe in­fe­rior, el que li­mi­ta el des­pla­za­mien­to del des­via­dor ha­cia el cua­dro. Si el tor­ni­llo que lo re­gu­la es­tá muy flo­jo, el des­via­dor que­da­rá cer­ca del cua­dro y la rue­da. Prue­ba en ir apre­tan­do po­co a po­co es­te tor­ni­llo (se iden­ti­fi­ca por te­ner una le­tra “L”) has­ta se­pa­rar­lo, pe­ro ase­gú­ra­te que el cam­bio se rea­li­za co­rrec­ta­men­te, ya que si lo aprie­tas de­ma­sia­do la ca­de­na no po­drá ba­jar al pla­to pe­que­ño.

¿Te due­le la es­pal­da cuan­do car­gas el hydrapack?

Ajus­ta bien la mo­chi­la pa­ra evi­tar, en la me­di­da de lo po­si­ble, el do­lor por car­gar­la du­ran­te pa­seos lar­gos. En nues­tro nú­me­ro 47, en la sec­ción de me­cá­ni­ca, te mos­tra­mos có­mo de­bes de dis­tri­buir el pe­so de to­do el car­ga­men­to y la ma­ne­ra de ajus­tar las co­rreas pa­ra evi­tar los mo­les­tos do­lo­res. Es muy im­por­tan­te que la ma­yor par­te del pe­so re­cai­ga so­bre la ca­de­ra, pa­ra li­be­rar la es­pal­da de ten­sión. Si el pro­ble­ma per­sis­te, con­si­de­ra un Hydrapack ti­po ri­ño­ne­ra que ubi­can el de­pó­si­to de agua en la par­te in­fe­rior. Así los dos li­tros de agua (2 ki­los) o la can­ti­dad que le que­pa al hydrapack de tu elec­ción, se re­par­ten en la par­te más ba­ja de la mo­chi­la acer­can­do el pe­so a la ca­de­ra.

ini­cias fuer­Te y con el gru­po que li­de­ra pe­ro, ¿no lo­gras lle­gar con fuer­zas al final de la com­pe­Ten­cia?

Lo que su­ce­de es que es­tás que­man­do tus ba­las an­tes de tiem­po. En ru­tas lar­gas de­bes ges­tio­nar bien tu ener­gía pa­ra no des­fon­dar­te en el ini­cio. Pro­cu­ra ir un po­co más des­pa­cio al ini­cio de la ca­rre­ra, sin con­sen­tir­te de­ma­sia­do. Es­to lo pue­des ha­cer de for­ma más efec­ti­va mi­dién­do­te con un pul­só­me­tro, rea­li­za al­gu­nas prue­bas pa­ra co­no­cer dón­de se en­cuen­tra tu um­bral en pul­sa­cio­nes. Ese da­to ha­ce re­fe­ren­cia a la má­xi­ma in­ten­si­dad que pue­des aguan­tar du­ran­te una ho­ra a to­pe. Una vez que co­no­ces es­te da­to, pue­des mar­car un lí­mi­te de nú­me­ro de pul­sa­cio­nes que no de­bes so­bre­pa­sar, di­ga­mos, en las pri­me­ras subidas o pri­me­ros ki­ló­me­tros de una ru­ta. Aun­que es­to va­ría de­pen­dien­do del ti­po de co­rre­dor y for­ma fí­si­ca de ca­da quien, te re­co­men­da­mos ir en­tre 10 y 15 pul­sa­cio­nes de­ba­jo de tu um­bral al ini­cio.

Che­ca los me­jo­res tips y con­se­jos de ci­clis­mo en www. bi­kea­fon­do.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.