Pro­fi­le

Bike (México) - - Sumario - por sANTIAGO DE áVI­LA

Ini­cia­mos en el ciclismo des­de los 14 años, apro­xi­ma­da­men­te, por el sim­ple gus­to de an­dar en bi­ci pa­ra to­dos la­dos. Si te­nía­mos que ir a al­gún lu­gar, pre­fe­ría­mos la bi­ci­cle­ta, que era una de tu­ris­mo sin cam­bios, he­ren­cia de mi her­mano ma­yor, Ale­jan­dro. No fue sino has­ta los 18 que unos ami­gos, que com­par­tían el mis­mo hobby, nos in­vi­ta­ron a ro­dar los fi­nes de se­ma­na, aun­que de igual ma­ne­ra so­lo con­sis­tía en pa­sear a las afue­ras del pue­blo y pa­ra mu­chos, in­clui­dos no­so­tros, era al­go alo­ca­do. Des­pués com­pré mi pri­me­ra bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña ap­ta pa­ra to­do ti­po de te­rreno; fue una Trek 6800 Alu­mi­nio con XT 24 V, de las bue­nas en ese en­ton­ces. (1999), nos di­ce José Juan Es­cár­ce­ga, en en­tre­vis­ta pa­ra Bi­ke. Lo me­jor de es­te de­por­te es que he­mos tra­ta­do con mu­chí­si­mas per­so­nas, en­tre ellas va­rios ami­gos, ade­más de via­jar por gran par­te del mun­do, como Asia, Áfri­ca, Eu­ro­pa y ca­si to­da Amé­ri­ca. Ade­más, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de que nues­tros nom­bres sean co­no­ci­dos por el ám­bi­to ci­clis­ta, más allá de nues­tro mu­ni­ci­pio, Te­quix­quiac. Real­men­te el ciclismo nos ha da­do mu­cho y es al­go que no de­ja­ría­mos nun­ca. Mi her­mano Mar­co y yo fui­mos los pri­me­ros en la fa­mi­lia que em­pe­za­mos con el ciclismo. Años más tar­de, mi her­mano me­nor, Ra­fael, tam­bién se vio in­tere­sa­do y co­men­zó a pe­da­lear. Des­pués pa­só lo mis­mo con mis so­bri­nos y al­gu­nos ami­gos muy cer­ca­nos, y aho­ra sí so­mos con­si­de­ra­dos una fa­mi­lia de tra­di­ción ci­clis­ta. Las ven­ta­jas han si­do ir jun­tos a mu­chos si­tios, pe­ro creo que lo prin­ci­pal es com­par­tir ex­pe­rien­cias, así como co­no­ci­mien­tos y te­ner re­fe­ren­cias en nues­tro ni­vel fí­si­co. Con­si­de­ro que la des­ven­ta­ja de es­to es que mien­tras cre­cía­mos como de­por­tis­tas, ca­da uno se fi­jó me­tas y los ca­mi­nos to­ma­ron di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes, de acuer­do con los dis­tin­tos pro­yec­tos, lo cual nos lle­va a un pun­to de com­pe­ten­cia sa­na en ca­rre­ras que to­dos desea­mos ga­nar. Mar­co y yo siem­pre bus­ca­mos que­dar lo más ade­lan­te po­si­ble, lo im­por­tan­te es que uno de no­so­tros ga­ne la com­pe­ten­cia y, por lo re­gu­lar, el más dé­bil ayu­da al más fuer­te. En ocasiones, si uno au­xi­lia en una ca­rre­ra, en la si­guien­te se­rá de­vuel­to el fa­vor. Al­gu­nas ve­ces pa­sa con Rafa, por­que él vis­te otro uni­for­me; sin em­bar­go, cuan­do se es­tá bien y en disputa una ca­rre­ra, nos apo­ya­mos. Por lo re­gu­lar, eso su­ce­de en com­pe­ten­cias de dis­tan­cias lar­gas (ma­ra­to­nes). Me gus­ta pen­sar que so­mos fuer­tes y po­de­mos ga­nar con cual­quie­ra de no­so­tros. En mu­chas ocasiones en­tre­na­mos jun­tos, aun­que úl­ti­ma­men­te se nos com­pli­ca por horarios y obli­ga­cio­nes dis­tin­tas. Los bue­nos re­sul­ta­dos han lle­ga­do en equi­po, pe­ro pa­ra eso se de­be te­ner pre­sen­cia o buen ni­vel fí­si­co in­di­vi­dual­men­te, pa­ra res­pon­der a com­pro­mi­sos como co­rrer am­bos en KRBO, y otros per­so­na­les que sien­to se han da­do por el buen ren­di­mien­to y di­fe­ren­tes vi­sio­nes como atle­tas. Sin du­da, las me­jo­res ex­pe­rien­cias siem­pre in­vo­lu­cran ha­cer cien­tos de ami­gos no so­lo en Mé­xi­co, sino en mu­chos otros paí­ses. Tam­bién po­der vi­vir en Ita­lia y com­pe­tir en Eu­ro­pa con el más al­to ni­vel. Ca­da año van sur­gien­do nue­vos pla­nes y a fu­tu­ro que­re­mos se­guir con­ten­dien­do en la eli­te na­cio­nal y bus­can­do los cam­peo­na­tos na­cio­na­les, for­man­do par­te de la se­lec­ción na­cio­nal, por lo que es­ta­mos cons­cien­tes de que hay que tra­ba­jar du­ro.

me AGRA­Da pen­sar que so­mos fuer­tes y Cual­quie­ra de no­so­tros pue­de ga­nar —JOSÉ JUAN ES­CÁR­CE­GA

LA DU­PLA QUE ES­TÁ CAM­BIAN­DO EL CICLISMO EN MÉ­XI­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.