STAR... TREK

SI TUVIÉRAMOS QUE COM­PA­RAR LA TREK DOMANE SLR 6 CON UNA SE­RIE DE TV, NO PO­DRÍA SER CON OTRA QUE NO FUE­RA STAR TREK: THE NEXT GENERATION. ¿POR QUÉ?, TE PREGUNTARÁS. PRI­ME­RO, POR SU CO­LOR Y EL DI­SE­ÑO FU­TU­RIS­TA QUE NOS TRAS­LA­DAN A LOS ES­CE­NA­RIOS DE LA FA­MO­SA

Bike (México) - - Test Ruta -

E s cu­rio­so ver có­mo a pe­sar de pre­sen­tar la no­ve­do­sa re­vo­lu­ción del sis­te­ma IsoS­peed, que con­sis­te en dar­le cier­ta fle­xi­bi­li­dad al cua­dro cuan­do se apli­can fuer­zas de aba­jo ha­cia arri­ba pa­ra pro­por­cio­nar­le más co­mo­di­dad (pe­ro no al re­vés, pa­ra no res­tar­le wa­tios) al pe­da­leo, la bi­ci man­tie­ne una si­mi­li­tud im­pre­sio­nan­te con sus versiones an­te­rio­res, lo que nos ha­ce dar­nos cuen­ta de que ya la edi­ción pre­via de la Domane es una bi­ci­cle­ta de muy al­tas pres­ta­cio­nes. La pri­me­ra de las no­ve­da­des que ha­lla­mos en es­ta “Next Generation” es la in­cor­po­ra­ción del IsoS­peed en la par­te de­lan­te­ra de la bi­ci, lo que eli­mi­na las prin­ci­pa­les que­jas que ofre­cían las vie­jas versiones de las de Gran Fon­do, que era la fal­ta de ba­lan­ce, al to­par­nos con bi­ci­cle­tas muy có­mo­das en su par­te tra­se­ra, pe­ro muy rí­gi­das en la de­lan­te­ra. Ade­más, es­ta nue­va ver­sión tra­se­ra del IsoS­peed per­mi­te re­gu­lar al gus­to del ci­clis­ta su ri­gi­dez den­tro de cier­tos ran­gos.

LAS SEN­SA­CIO­NES

Su­bir­se a una bi­ci pen­sa­da pa­ra lar­gas dis­tan­cias tie­ne cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas que se de­ben cum­plir y, co­mo no po­día ser me­nos, la nue­va Domane las si­gue a la per­fec­ción. Por su geo­me­tría, no de­ja de ser una bi­ci tran­qui­la que nos obli­ga a po­ner de nues­tra par­te pa­ra ha­cer­la ro­dar con ra­pi­dez. Aquí en­tran tam­bién mu­cho, co­mo el tí­tu­lo del apar­ta­do in­di­ca, las sen­sa­cio­nes. Y es que la nue­va mon­tu­ra vie­ne ar­ma­da de se­rie con los ri­nes Bontrager Pa­ra­digm Comp, de 28 mm de an­cho, cuan­do los es­tán­da­res son de en­tre tres a seis mi­lí­me­tros me­nos. Es­te ex­tra apor­ta mu­cha co­mo­di­dad a la bi­ci, pues en­tre otras co­sas per­mi­te ba­jar­le la pre­sión a

las llan­tas pa­ra au­men­tar to­da­vía más su co­mo­di­dad en ca­mi­nos de te­rra­ce­ría o ado­quín. El pun­to ne­ga­ti­vo es que, a pe­sar de ha­ber va­rios es­tu­dios y prue­bas de cam­po que de­mues­tran que el au­men­to de an­cho no

res­ta ve­lo­ci­dad ni po­ten­cia a las bi­cis, co­mo usua­rio per­ci­bo que las sen­sa­cio­nes son di­fe­ren­tes. Las rue­das de 28 mm se sien­ten co­mo si cos­ta­ra más tra­ba­jo man­te­ner la ve­lo­ci­dad; y en un de­por­te que pa­sas tan­tas ho­ras prac­ti­cán­do­lo, la psi­co­lo­gía co­bra un fac­tor muy im­por­tan­te, por lo que nues­tro con­se­jo es que no te de­jes lle­var por es­tos pen­sa­mien­tos y sé cons­cien­te de que es­tás ro­dan­do a igual ve­lo­ci­dad y gas­tan­do la mis­ma ener­gía que usa­rías con unas llan­tas más fi­nas.

CUA­DRO DE PRI­MER NI­VEL

Una de las me­jo­res co­sas de la Domane SLR 6 que pro­ba­mos es que in­cor­po­ra el car­bono OCLV se­rie 600, el más al­to de la mar­ca (ex­cep­tuan­do el 700, que só­lo usan los mo­de­los per­so­na­li­za­dos Project One), lo que quie­re de­cir que el cua­dro es exac­ta­men­te el mis­mo que uti­li­za la ver­sión 9 de ga­ma al­ta, por lo que la pér­di­da de pres­ta­cio­nes es inexis­ten­te. Po­cas co­sas cam­bian res­pec­to a la an­te­rior Domane, que ya mos­tra­ba unos ni­ve­les de ri­gi­dez en­vi­dia­bles gra­cias a la cons­truc­ción

Po­wer Trans­fer que apli­ca una ge­ne­ro­sa sec­ción al blo­que in­fe­rior des­de la pi­pa de di­rec­ción has­ta las pun­te­ras, pa­san­do por la ca­ja de pe­da­lier BB90.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.