OFI­CIOS Y BI­CI­CLE­TAS:

EL DÚO DI­NÁ­MI­CO DE LAS CA­LLES DE LA CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Bike (México) - - Cooltura - Por Al­do Chá­vez Ló­pez

Ca­si a dia­rio los en­con­tra­mos por las co­lo­nias de la ca­pi­tal me­xi­ca­na, ro­dan­do por ho­ras bus­can­do ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra ellos y sus fa­mi­lias en es­te be­llo país, en el que vi­vir se vuel­ve ca­da vez más di­fí­cil.

Du­ran­te años, al­gu­nos ofi­cios han es­ta­do li­ga­dos di­rec­ta­men­te con el uso de las bi­ci­cle­tas; mu­chos de ellos son par­te de la tra­di­ción y cul­tu­ra de nues­tro país; otros han sur­gi­do de las nue­vas ten­den­cias que exis­ten en la ac­tua­li­dad. Por ello, en es­te nú­me­ro de tu re­vis­ta fa­vo­ri­ta de ci­clis­mo te pre­sen­ta­mos los em­pleos más po­pu­la­res en bi­ci y has­ta en tri­ci­clo, que re­co­rren las ca­lles de es­ta con­flic­ti­va me­tró­po­li.

AFI­LA­DOR. Sus ini­cios se re­mon­tan al si­glo XIX. Ca­si siem­pre se le pue­de ver en los mer­ca­dos o tian­guis de la ciu­dad con su dos rue­das mo­di­fi­ca­da en la par­te de­lan­te­ra o tra­se­ra, don­de lle­va un es­me­ril me­cá­ni­co con una pie­dra afi­la­do­ra, que no só­lo po­dría dar­le fi­lo a un cu­chi­llo o unas ti­je­ras, sino tam­bién a aque­llas ar­mas de la épo­ca me­die­val o a las ka­ta­nas de los sa­mu­ráis en el pe­rio­do Sen­go­ku de Ja­pón. VEN­DE­DOR DE TA­COS DE CA­NAS­TA. “Más me­xi­cano que el chi­le”. Es­te emi­sa­rio de la co­mi­da via­ja por las ca­lles de la ca­pi­tal ofre­cien­do su ri­ca va­rie­dad de ta­cos, ya sean de pa­pa, fri­jol, chi­cha­rrón, ado­bo o co­chi­ni­ta, con sus clá­si­cas sal­sas col­ga­das a los cos­ta­dos de la ca­nas­ta que re­po­sa en el por­ta­bul­tos de su bi­ci­cle­ta. Se­ría im­po­si­ble ne­gar que mu­chas ve­ces nos han sa­ca­do de aprie­tos cuan­do el ham­bre ata­ca a mi­tad de nues­tra ru­ti­na y aun­que de­li­cio­sos, co­mo bue­na co­mi­da me­xi­ca­na, no de­be­mos de­jar de com­ple­men­tar es­te ri­co an­to­jo con unas se­sio­nes de ci­clis­mo.

CARTERO. Un hé­roe anó­ni­mo que tie­ne sus orí­ge­nes en Mé­xi­co des­de 1579 con el pri­mer co­rreo es­ta­ble­ci­do en Yu­ca­tán. Ca­si siem­pre mon­ta­do en su bi­ci, el cartero es el en­car­ga­do de en­tre­gar to­da aque­lla co­rres­pon­den­cia que no pue­de ser en­via­da a tra­vés de un me­dio elec­tró­ni­co. Es­te men­sa­je­ro po­dría re­la­tar mi­les de his­to­rias que han pa­sa­do por sus ma­nos y que, a pe­sar de la lle­ga­da de nue­vas for­mas de man­dar es­cri­tos y las di­fi­cul­ta­des que re­pre­sen­ta, su ofi­cio si­gue vi­gen­te.

VEN­DE­DOR DE PAN. “¡El paaaaan! Te­ne­mos con­chas, cuer­ni­tos, orejas, do­nas, chu­rros”. Quién no ha es­cu­cha­do esas me­ló­di­cas pa­la­bras cuan­do el pa­na­de­ro lle­ga has­ta la puer­ta de nues­tras ca­sas ofre­cien­do una gran va­rie­dad de biz­co­chos en una ces­ta de mim­bre so­bre la ca­be­za. Aun­que és­te es un ma­la­bar pe­li­gro­so, to­da­vía se ven al­gu­nos de es­tos tra­ba­ja­do­res por las ca­lles del país mon­ta­dos en sus bi­ci­cle­tas, tra­yén­do­nos un ri­co y es­pon­jo­so pan.

VELADOR. Al igual que Ciu­dad Gó­ti­ca, no­so­tros tam­bién con­ta­mos con un vi­gi­lan­te de la no­che que vela por nues­tra se­gu­ri­dad, aun­que sin mo­vi­mien­tos de ar­tes mar­cia­les y gad­gets es­pec­ta­cu­la­res. Es­te noc­tám­bu­lo hé­roe se apa­re­ce só­lo con tres he­rra­mien­tas, con las cua­les bus­ca sal­va­guar­dar la tran­qui­li­dad de la po­bla­ción: un sil­ba­to pa­ra que los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.