Twit­ter ba­ta­lla pa­ra po­ner en or­den a los mi­les de bots que afec­tan elec­cio­nes.

● Las me­di­das to­ma­das por la red so­cial son in­su­fi­cien­tes pa­ra de­te­ner la ola de des­in­for­ma­ción que ha mo­vi­do elec­cio­nes.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Se­li­na Wang

El 11 de oc­tu­bre, la fa­cha­da de la se­de de Twit­ter en San Fran­cis­co mos­tra­ba un in­quie­tan­te men­sa­je: “Ban Rus­sian bots” (“Prohí­ban los bots ru­sos”). Al­guien, la com­pa­ñía no sa­be quién, pro­yec­tó la exi­gen­cia en la pa­red de su edi­fi­cio.

Los bots, o sis­te­mas au­to­ma­ti­za­dos de soft­wa­re, pue­den ser pro­gra­ma­dos pa­ra en­viar de for­ma pe­rió­di­ca men­sa­jes por in­ter­net. Aho­ra, Twit­ter lu­cha pa­ra ex­pli­car cómo los bots con­tro­la­dos por ru­sos pu­die­ron ha­ber si­do uti­li­za­dos pa­ra im­pac­tar la elec­ción pre­si­den­cial de 2016 en Es­ta­dos Uni­dos.

Los in­ves­ti­ga­do­res, que es­pe­ran mi­nar los da­tos de Twit­ter pa­ra ave­ri­guar quién estuvo tras el ope­ra­ti­vo, pro­ba­ble­men­te no ten­gan suer­te por­que la com­pa­ñía bo­rró los tuits y otros da­tos de usua­rios, in­for­ma­ron me­dios de EU, ci­tan­do sin iden­ti­fi­car a exa­gen­tes de ci­ber­se­gu­ri­dad. Me­dios de co­mu­ni­ca­ción di­je­ron que in­ves­ti­ga­do­res fe­de­ra­les aho­ra creen que Twit­ter fue una de las ar­mas más po­ten­tes de Rusia en su in­ten­to por in­cli­nar la elec­ción a fa­vor Do­nald Trump. Las po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad de Twit­ter sue­len dic­tar que cuan­do un usua­rio re­vi­sa o bo­rra tuits, promociones pa­ga­das o cuen­tas en­te­ras, la com­pa­ñía tam­bién de­be ha­cer­lo. To­da esa in­for­ma­ción es­tá prác­ti­ca e irre­pa­ra­ble­men­te per­di­da.

Twit­ter fue di­se­ña­do pa­ra ser ami­ga­ble con los bots. Pue­den ayu­dar a pu­bli­cis­tas a di­fun­dir sus men­sa­jes y res­pon­der las que­jas de ser­vi­cio a clien­tes. Una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Sur de Ca­li­for­nia y la Uni­ver­si­dad de In­dia­na mues­tra que en­tre 9 y 15 por cien­to de las cuen­tas ac­ti­vas de Twit­ter son bots. Mu­chos tui­tean inofen­si­va­men­te ti­tu­la­res de no­ti­cias, el cli­ma o es­tre­nos de Net­flix.

Lue­go de la elec­ción, hu­bo po­ca dis­cu­sión al in­te­rior de la com­pa­ñía so­bre si la pla­ta­for­ma pu­do ha­ber si­do uti­li­za­da in­co­rrec­ta­men­te, se­gún gen­te fa­mi­lia­ri­za­da con el asun­to que pi­dió no ser iden­ti­fi­ca­da. Pe­ro la ubi­cui­dad y uti­li­dad de los bots sí sur­gió.

En un mo­men­to, hu­bo con­ver­sa­cio­nes so­bre si Twit­ter de­be­ría iden­ti­fi­car las cuen­tas de bots pa­ra que los usua­rios se­pan que son au­to­ma­ti­za­das, di­jo una de las per­so­nas. Sin em­bar­go, gran par­te de la con­ver­sa­ción post­elec­to­ral se en­fo­có en si los tuits de Trump vio­la­ban las po­lí­ti­cas de Twit­ter, agre­gó.

La com­pa­ñía di­jo que hi­zo mu­chos cam­bios re­cien­tes, en­tre ellos crear pro­ce­sos au­to­ma­ti­za­dos pa­ra de­tec­tar ac­ce­sos sos­pe­cho­sos y fre­nar el con­te­ni­do ma­lo des­de la fuen­te. Sin em­bar­go, ex­per­tos di­cen que Twit­ter es­tá muy atrás de Fa­ce­book y Goo­gle en ese ti­po de prác­ti­cas.

Los eje­cu­ti­vos de Twit­ter es­tu­vie­ron en con­tac­to frecuente con co­mi­tés con­gre­sa­les e in­ves­ti­ga­do­res pa­ra in­ten­tar res­pon­der sus pre­gun­tas pre­vio a las au­dien­cias que ini­cia­ron el 1 de no­viem­bre, se­gún una per­so­na fa­mi­lia­ri­za­da con el asun­to. La com­pa­ñía ata­ca el pro­ble­ma des­de va­rios án­gu­los, di­jo la per­so­na, co­mo pe­dir­le a in­ge­nie­ros que exa­mi­nen el spam uti­li­za­do en la pla­ta­for­ma y pe­dir­les a sus equi­pos co­mer­cia­les que es­car­ben en com­pras pu­bli­ci­ta­rias de RT, la te­le­vi­so­ra ru­sa.

“Con­for­me Twit­ter ha cre­ci­do y evo­lu­cio­na­do en años re­cien­tes, así tam­bién nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra en­fren­tar re­tos co­mo abu­so y aco­so. Por eso he­mos in­ver­ti­do mu­chos más re­cur­sos pa­ra mejorar la con­fian­za y se­gu­ri­dad del usua­rio”, di­jo una vo­ce­ra en un co­mu­ni­ca­do. “Ade­más de es­ta­ble­cer el Con­se­jo de Con­fian­za y Se­gu­ri­dad en 2016, he­mos au­men­ta­do sus­tan­cial­men­te a nues­tro staff mun­dial pa­ra que tra­ba­je en es­tos te­mas y con­ti­nua­mos ac­tua­li­zan­do nues­tros pro­duc­tos pa­ra fo­men­tar un Twit­ter más se­gu­ro”. Bloom­berg LP desa­rro­lla una pla­ta­for­ma pa­ra no­ti­cias de úl­ti­ma ho­ra pa­ra el ser­vi­cio de Twit­ter.

Los in­ves­ti­ga­do­res in­de­pen­dien­tes co­mien­zan a des­ta­par la in­ter­fe­ren­cia po­lí­ti­ca. En Twit­ter hu­bo co­mo unos 400 mil bots que pu­bli­ca­ron men­sa­jes po­lí­ti­cos du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Es­ta­dos Uni­dos en 2016, se­gún una in­ves­ti­ga­ción de Emi­lio Fe­rra­ra, pro­fe­sor asis­ten­te en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia. Le di­jo a Bloom­berg que ha­bía des­cu­bier­to que el mis­mo gru­po de mil 600 bots pu­bli­can­do tuits ex­tre­mis­tas de la de­re­cha en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién pu­bli­có men­sa­jes an­ti-Ma­cron du­ran­te las elec­cio­nes fran­ce­sas y con­te­ni­do de la ex­tre­ma de­re­cha du­ran­te las elec­cio­nes ale­ma­nas de es­te año.

La em­pre­sa de ci­ber­se­gu­ri­dad Fi­reE­ye ha­bía di­cho pre­via­men­te que des­cu­brió mi­les de cuen­tas fal­sas vin­cu­la­das a Rusia que pu­bli­ca­ron men­sa­jes an­ti-Clin­ton. Su pes­qui­sa re­ve­ló que el día de la elec­ción un gru­po de bots en Twit­ter en­vió el hash­tag #Wa­rA­gains­tDe­mo­crats (#Gue­rraCon­traDe­mó­cra­tas) más de mil 700 ve­ces. Lo que Fi­reE­ye ca­li­fi­có de “po­si­bles bots ru­sos” pro­vo­có que el hash­tag #Hi­llar­yDown co­men­za­ra a ser ten­den­cia, di­jo la com­pa­ñía.

En­se­ñar­le a los al­go­rit­mos de Twit­ter a ha­llar a ma­li­cio­sos tui­te­ros es un re­to. En par­ti­cu­lar, los ru­sos com­ple­men­tan sus re­des de bots con hu­ma­nos que son pa­ga­dos pa­ra tui­tear men­sa­jes al mis­mo tiem­po. Pue­de ser com­pli­ca­do que los al­go­rit­mos de Twit­ter de­tec­ten la di­fe­ren­cia, se­gún una per­so­na fa­mi­lia­ri­za­da con el asun­to.

Y te­ner mano du­ro con­tra los bots po­ne a Twit­ter en una si­tua­ción vul­ne­ra­ble en Wall Street. Los in­ver­so­res han pe­na­li­za­do a la com­pa­ñía por no au­men­tar sus usua­rios. En­tre más se­ve­ro sea Twit­ter con las cuen­tas fal­sas y los bots, hay me­nos ac­ti­vi­dad en su ba­se de usua­rios men­sual, el in­di­ca­dor más vi­gi­la­do en Wall Street.

“Creo que hay un mo­ti­vo co­mer­cial por el que Twit­ter no quie­re ha­cer­lo bien. Si tie­nes cuen­tas fal­sas y te va­lo­ran se­gún usua­rios ac­ti­vos, la va­lo­ra­ción se­rá ajus­ta­da”, di­jo Scott Tran­ter, so­cio en Op­ti­mus, una con­sul­to­ra de da­tos y tec­no­lo­gía.

Mu­chas cam­pa­ñas de Twit­ter uti­li­zan bots que au­to­má­ti­ca­men­te re­tui­tean cual­quier con­te­ni­do que lle­gue de cier­tas cuen­tas o que con­ten­ga cier­tas pa­la­bras cla­ve. Otros ti­pos de bots con­tes­tan con in­for­ma­ción preela­bo­ra­da a tuits con un con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co.

Kris Shaf­fer, un cien­tí­fi­co de da­tos que ha­ce in­ves­ti­ga­ción pa­ra la Uni­ver­si­dad de Mary Was­hing­ton y Da­ta for De­mo­cracy, ha­lló que esas es­tra­te­gias fue­ron usa­das am­plia­men­te po­co an­tes de la elec­ción fran­ce­sa. Mu­chos tuits con men­cio­nes a LePen o Ma­cron re­ci­bie­ron res­pues­tas au­to­má­ti­cas con in­for­ma­ción des­de­ño­sa so­bre los can­di­da­tos.

“El he­cho de que (Twit­ter) no li­die ade­cua­da­men­te con la pro­pa­gan­da y pro­ble­mas de abu­so sig­ni­fi­ca, o que no pue­den ha­cer lo que di­cen que pue­den, o pue­den pe­ro no di­cen la ver­dad so­bre el pro­ble­ma de abu­so”, di­jo Shaf­fer.

En oca­sio­nes los ac­ti­vis­tas que atraen la aten­ción a la pla­ga de bots en Twit­ter se con­vier­ten en víc­ti­mas de sus ata­ques. Ben Nim­mo, miem­bro del Atlan­tic Coun­cil Di­gi­tal Fo­ren­sic Re­search Lab (DFRLab), ha en­con­tra­do va­rias gran­des re­des de bots (con cien­tos de mi­les de cuen­tas au­to­ma­ti­za­das ca­da una) en Twit­ter con po­si­bles víncu­los con Rusia. En agos­to, Nim­mo tra­ba­jó en una in­ves­ti­ga­ción de Atlan­tic Coun­cil que fue pu­bli­ca­da pa­ra mos­trar cómo los co­men­ta­ris­tas de la ex­tre­ma de­re­cha en Es­ta­dos Uni­dos uti­li­za­ban una na­rra­ti­va si­mi­lar a lo que el Krem­lin ha­bía di­cho en re­la­ción a los ata­ques de Char­lot­tes­vi­lle.

Al po­co tiem­po, un cuen­ta inac­ti­va de Twit­ter fue re­cu­pe­ra­da con una fo­to de per­fil de la ca­ra de Nim­mo y una bio­gra­fía que de­cía que es­ta­ba aso­cia­do con @Krem­li­nRus­sia. Una se­gun­da cuen­ta im­pos­to­ra fue he­cha del di­rec­tor de DFRLab, que tui­teó que “nues­tro que­ri­do ami­go y co­le­ga Ben Nim­mo fa­lle­ció es­ta ma­ña­na”. Eso fue re­tui­tea­do 21 mil ve­ces, ca­si to­das por bots, se­gún Nim­mo. Lue­go de que Nim­mo re­por­ta­ra es­tas cam­pa­ñas, Twit­ter ba­jó ca­si to­dos los tuits.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién ha­lla­ron que el gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co uti­li­zó bots pa­ra au­men­tar

“O no pue­den ha­cer lo que di­cen que pue­den, o pue­den pe­ro no di­cen la ver­dad so­bre el pro­ble­ma de abu­so”

la apa­rien­cia de apo­yo en lí­nea. El Ins­ti­tu­to Broo­kings ha­lló que mi­les de cuen­tas que apo­ya­ban al gru­po uti­li­za­ban esas tác­ti­cas en 2014.

“La pre­gun­ta ob­via es: ¿ya hu­bo da­ño?”, di­jo Sa­muel Woo­lley, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción del Di­gi­tal In­te­lli­gen­ce Lab en el Ins­ti­tu­to del Fu­tu­ro, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción no lu­cra­ti­vo. “¿Po­dría real­men­te Twit­ter res­pon­der a es­te pro­ble­ma? Es­tá ela­bo­ra­do de tal for­ma que es ca­si im­po­si­ble res­pon­der”.

A pe­sar de la aten­ción re­cien­te, la di­men­sión exac­ta de la co­mu­ni­dad bot de Twit­ter per­ma­ne­ce os­cu­ra. Los aca­dé­mi­cos le han pe­di­do en vano a Twit­ter que co­la­bo­re en la in­ves­ti­ga­ción, di­jo Fe­rra­ra. Di­jo que sin da­tos in­ter­nos de Twit­ter no po­drá sa­ber el ori­gen y con­tro­la­dor de los bots que ha des­cu­bier­to que postean tuits po­lí­ti­cos. La úl­ti­ma vez que estuvo en con­tac­to con Twit­ter fue des­pués de las elec­cio­nes en Fran­cia pa­ra dar­le se­gui­mien­to a su in­ves­ti­ga­ción y pre­gun­tar­le a la em­pre­sa cuán­tos bots fue­ron usa­dos du­ran­te la elec­ción.

“In­te­rac­tua­mos en va­rias oca­sio­nes con Twit­ter y siem­pre di­fa­man nues­tra in­ves­ti­ga­ción al de­cir que tie­ne fa­llas me­to­do­ló­gi­cas, aun­que he­mos te­ni­do con­sis­ten­te­men­te la ra­zón”, di­jo. “No les gus­ta co­la­bo­rar con in­ves­ti­ga­do­res por­que en­ton­ces ten­drían ma­las RP por el ti­po de tra­ba­jo que ha­ce­mos”. Twit­ter se ne­gó a co­men­tar so­bre las in­ter­ac­cio­nes con los in­ves­ti­ga­do­res.

Er­licht y Van Am­burg han acor­da­do reha­cer la se­rie de an­to­lo­gía ‘Ama­zing Sto­ries’, en co­la­bo­ra­ción con NBC, y es­tán en la li­ci­ta­ción de otro pro­gra­ma so­bre pre­sen­ta­do­res de pro­gra­mas de te­le­vi­sión ma­tu­ti­nos, es­te­la­ri­za­do por Ree­se Wit­hers­poon y Jen­ni­fer Anis­ton. Ap­ple quie­re te­ner una pe­que­ña lis­ta de pro­gra­mas lis­tos pa­ra su lan­za­mien­to en 2019. “Creo que tan­to pa­ra NBC co­mo pa­ra Ap­ple, se tra­ta de ha­llar ese pun­to ideal con con­te­ni­do que sea crea­ti­vo y desafian­te”, di­ce Jen­ni­fer Sal­ke, pre­si­den­ta de NBC En­ter­tain­ment.

Sin em­bar­go, a Ap­ple no le in­tere­san los ti­pos de pro­gra­mas que se con­vier­ten en éxi­tos en HBO o Net­flix, co­mo Ga­me of Th­ro­nes, al me­nos no to­da­vía. Ap­ple quie­re co­me­dias y dra­mas con gran atrac­ti­vo, co­mo el éxi­to de NBC ‘This Is Us’, y pro­gra­mas fa­mi­lia­res co­mo ‘Ama­zing Sto­ries’. La em­pre­sa tam­bién es­tá in­tere­sa­da en un pro­gra­ma de ocho par­tes pro­du­ci­do por el ci­neas­ta me­xi­cano Alfonso Cua­rón y pro­ta­go­ni­za­do por Ca­sey Af­fleck.

To­do es­to ha lle­va­do a mu­chos pro­duc­to­res a eti­que­tar a Ap­ple co­mo con­ser­va­dor y exi­gen­te. Al­gu­nos so­cios po­ten­cia­les di­cen que in­gre­san a sus ofi­ci­nas es­pe­ran­do ser sor­pren­di­dos por la com­pa­ñía de tec­no­lo­gía de con­su­mo más exi­to­sa del mun­do, so­lo pa­ra en­fren­tar­se a la reali­dad de que se tra­ta de una cor­po­ra­ción gi­gan­te y pru­den­te que da sus pri­me­ros pa­sos en una nue­va in­dus­tria.

Ap­ple no es la pri­me­ra com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca en de­cep­cio­nar a Holly­wood. Yahoo! y Mi­cro­soft gas­ta­ron mi­llo­nes de dó­la­res en pro­gra­mas de te­le­vi­sión an­tes de re­ti­rar­se en so­lo un par de años, frus­tra­dos por la len­ti­tud del desa­rro­llo y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra atraer au­dien­cias. In­clu­so Ama­zon, que al prin­ci­pio se con­si­de­ra­ba una his­to­ria de éxi­to, aho­ra es­tá ge­ne­ran­do que­jas de es­cri­to­res y pro­duc­to­res so­bre de­ci­sio­nes de se­lec­ción y com­pra de guio­nes pa­ra su pro­gra­ma­ción. El mi­no­ris­ta en lí­nea tam­bién des­pi­dió a su prin­ci­pal je­fe de es­tu­dio en oc­tu­bre, por acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual.

La trans­mi­sión de vi­deo es so­lo uno de los mu­chos fren­tes en la ba­ta­lla mun­dial en­tre los ti­ta­nes de la tec­no­lo­gía. Des­pués de años de co­que­tear con Holly­wood, las em­pre­sas de Si­li­con Va­lley fi­nal­men­te es­tán fir­man­do gran­des che­ques, es­ti­mu­lan­do el do­ble de pro­duc­ción de vi­deo en la úl­ti­ma dé­ca­da. Ama­zon gas­tó apro­xi­ma­da­men­te 4.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res es­te año en pe­lí­cu­las y pro­gra­mas de te­le­vi­sión, mien­tras que Fa­ce­book y YouTu­be gas­ta­rán más de mil mi­llo­nes de dó­la­res ca­da uno. En tan­to, Net­flix, que pla­nea gas­tar otros 8 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2018, em­pe­que­ñe­ce al res­to de su com­pe­ten­cia.

Sin em­bar­go, na­die des­pier­ta ac­tual­men­te más in­te­rés en Holly­wood que Ap­ple. Una de las ra­zo­nes por las que es­ca­ló rá­pi­da­men­te en la lis­ta de lu­ga­res pa­ra pre­sen­tar nue­vos pro­gra­mas: el ape­go ca­si cul­tu­ral que mu­chos tie­nen pa­ra sus te­lé­fo­nos.

“Su mar­ca es lo más im­por­tan­te”, di­ce Av­net, quien ha rea­li­za­do pro­gra­mas pa­ra Snap­chat y YouTu­be, y es­tá crean­do uno pa­ra Fa­ce­book.

Al fi­nan­ciar es­pec­tácu­los ori­gi­na­les, la com­pa­ñía tam­bién pue­de re­cor­dar­les a los clien­tes que pien­sen en el dis­po­si­ti­vo de trans­mi­sión Ap­ple TV, an­tes del Ro­ku o Ama­zon Fi­re TV Stick, y que uti­li­cen la apli­ca­ción de te­le­vi­sión con un año de an­ti­güe­dad de Ap­ple en lu­gar de Ama­zon Pri­me Vi­deo o YouTu­be. Con la des­ace­le­ra­ción de las ven­tas del iPho­ne, la com­pa­ñía es­tá bus­can­do otras di­vi­sio­nes pa­ra rea­li­zar ven­tas. iTu­nes, Ap­ple Mu­sic y la apli­ca­ción de te­le­vi­sión son par­te de su ne­go­cio de ser­vi­cios, don­de el CEO Tim Cook quie­re du­pli­car los in­gre­sos pa­ra 2020, a unos 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Sin em­bar­go, Ap­ple no es­tá tra­tan­do de com­pe­tir con Walt Dis­ney Co. o Net­flix pa­ra con­ver­tir­se en el ma­yor pa­tro­ci­na­dor de pro­gra­mas de te­le­vi­sión y pe­lí­cu­las en el pla­ne­ta.

La com­pa­ñía quie­re que sus pro­gra­mas com­ple­men­ten los de otras re­des y ser­vi­cios de trans­mi­sión que los con­su­mi­do­res ya ven en dis­po­si­ti­vos Ap­ple. Sin em­bar­go, sus nue­vos pro­gra­mas ya no se co­lo­ca­rán en Ap­ple Mu­sic, lo que li­mi­ta­rá su en­fo­que al vi­deo re­la­cio­na­do con la mú­si­ca.

Que la em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca pue­da ca­na­li­zar la de­man­da del con­su­mi­dor en la te­le­vi­sión, co­mo lo ha­ce en los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, aún es­tá por ver­se. Al­re­de­dor de la épo­ca en que Ap­ple re­tra­só el lan­za­mien­to de Car­pool Ka­rao­ke, los al­tos man­dos tam­bién de­ci­die­ron que la uni­dad de te­le­vi­sión ade­lan­ta­ra el lan­za­mien­to de Pla­net of the Apps, una se­rie de reality en la que em­pre­sa­rios pre­sen­tan a in­ver­so­res fa­mo­sos su idea pa­ra una app, pa­ra ha­cer su de­but en Ap­ple Mu­sic a tiem­po pa­ra la Con­fe­ren­cia Mun­dial de Desa­rro­lla­do­res de la com­pa­ñía en ju­nio. A los eje­cu­ti­vos de Ap­ple les en­can­tó el pro­gra­ma y pen­sa­ron que el gi­gan­te de la tec­no­lo­gía se­ría muy apre­cia­do por los es­cri­to­res de soft­wa­re. Se su­po­nía que el es­pec­tácu­lo no se lan­za­ría has­ta den­tro de un par de me­ses, y no ha­bía un plan de mar­ke­ting en mar­cha, un pa­so vi­tal en la era de de­ma­sia­da te­le­vi­sión. Ap­ple si­guió ade­lan­te y el es­pec­tácu­lo lle­gó y se fue con po­ca con­mo­ción, más allá de un par de crí­ti­cas sal­va­jes. El pro­gra­ma es “una im­bé­cil, in­sí­pi­da, ti­bia, ape­nas com­pe­ten­te co­pia de Shark Tank”, se­ña­ló Mau­reen Ryan de Va­riety. “No hay nin­gu­na ra­zón pa­ra que Holly­wood pier­da el sue­ño por ellos”, es­cri­bió. Ap­ple es­tá apos­tan­do a que no se di­rá lo mis­mo so­bre su es­tra­te­gia te­le­vi­si­va más am­plia.

“No hay nin­gu­na ra­zón pa­ra que Holly­wood pier­da el sue­ño por ellos”

◀ “Ban Rus­sian bots” (“Prohí­ban los bots ru­sos”) se pro­yec­ta en la fa­cha­da de Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.