A los in­ver­sio­nis­tas, nin­gu­na no­ti­cia en el mun­do los mue­ve de su ob­je­ti­vo de ha­cer más di­ne­ro.

La co­di­cia pue­de más que el mie­do, por aho­ra.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Da­ni Bur­ger, Ele­na Po­pi­na y Lu Wang

En la ofi­ci­na de co­rre­ta­je pre­fe­ren­cial de Cre­dit Suis­se Group AG, en el cen­tro de Man­hat­tan, el te­lé­fono ape­nas se es­cu­cha. Sus clien­tes, los fon­dos de co­ber­tu­ra, no lla­man pa­ra pre­gun­tar por la llu­via de tuits de Do­nald Trump y el mercado bur­sá­til, ni pre­gun­tan qué ha­cer en ca­so de un ata­que te­rro­ris­ta. Ape­nas hu­bo un atis­bo de pá­ni­co cuan­do Co­rea del Nor­te se desató en agos­to. “Dos mi­si­les so­bre­vo­la­ron Ja­pón y no pa­só na­da”, di­ce Mark Con­nors, di­rec­tor glo­bal de ase­so­ra­mien­to de ries­go de Cre­dit Suis­se. “Na­die lla­mó. Eso es un lo­cu­ra”.

Lo­co tal vez, pe­ro se ha vuel­to la nor­ma en Wall Street. Ya sea la ame­na­za de una gue­rra nu­clear, la in­tro­mi­sión ru­sa o el pa­so de hu­ra­ca­nes, al pa­re­cer na­da ener­va a los in­ver­sio­nis­tas em­pe­ña­dos en im­pul­sar el mercado ac­cio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se más y más al­to. In­clu­so Ri­chard Tha­ler, quien ga­nó el más re­cien­te Pre­mio No­bel de eco­no­mía por ex­pli­car cómo la irra­cio­na­li­dad de­ter­mi­na los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, di­jo que no po­día en­ten­der por qué las ac­cio­nes si­guen su­bien­do en es­tos mo­men­tos.

¿Qué es­tá su­ce­dien­do? Des­pués de to­do, du­ran­te la ma­yor par­te de los pri­me­ros ocho años y me­dio de es­te mercado al­cis­ta, el es­ta­do de áni­mo era pa­ra­dó­ji­co. Aun­que las ac­cio­nes subie­ron, mu­chos in­ver­sio­nis­tas mar­ca­dos por la cri­sis fi­nan­cie­ra ac­tua­ron co­mo si odia­ran vol­ver a po­seer ac­cio­nes, y ca­da obs­tácu­lo se pre­sen­ta­ba co­mo la pró­xi­ma gran cri­sis. Aho­ra, don­de quie­ra que mi­res (va­lo­ra­cio­nes bur­sá­ti­les in­fla­das, ven­tas ca­lien­tes de nue­vas crip­to­mo­ne­das, ac­cio­nes de ofer­tas pú­bli­cas ini­cia­les sin de­re­cho a vo­to), los in­ver­sio­nis­tas es­tán abra­zan­do su la­do es­pe­cu­la­ti­vo. En el len­gua­je de Wall Street, to­dos los días son “risk-on”, to­dos los días son bue­nos pa­ra in­ver­tir de for­ma arries­ga­da.

Los ex­per­tos es­tán alar­ma­dos, pe­ro los ope­ra­do­res di­cen que el gi­ro de 180 gra­dos en la psi­que de los in­ver­sio­nis­tas tie­ne pre­ce­den­tes y es lo que nor­mal­men­te se es­pe­ra­ría en las úl­ti­mas eta­pas de un mercado al­cis­ta pro­lon­ga­do. Cla­ro, es un mun­do in­cier­to, pe­ro el mie­do in­va­ria­ble­men­te se con­vier­te en co­di­cia, y el mie­do a per­der­se el as­cen­so

eclip­sa cual­quier an­sie­dad so­bre el pró­xi­mo des­plo­me. Eso sue­le ha­cer que el di­ne­ro re­gre­se rá­pi­do al mercado ca­da vez que és­te se tam­ba­lea, a pe­sar de las le­gí­ti­mas preo­cu­pa­cio­nes so­bre las al­tas va­lo­ra­cio­nes. “To­dos bro­mea­mos al res­pec­to: com­pra, com­pra an­tes de que suban, es­ta­mos con­di­cio­na­dos a ha­cer eso”, di­ce Ben­ja­min Dunn, pre­si­den­te de con­sul­to­ría de car­te­ras en Alp­ha Theory, que tra­ba­ja con fir­mas de­di­ca­das a la ges­tión de di­ne­ro. “Aho­ra es­tás ca­si obli­ga­do a ha­cer­lo”.

Es­te año, el ín­di­ce S&P 500 ha al­can­za­do ni­ve­les ré­cord, mien­tras que la ma­yor caí­da des­de el úl­ti­mo má­xi­mo as­cien­de a me­nos del tres por cien­to. Las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses han ga­na­do más de tres bi­llo­nes 200 mil mi­llo­nes de dó­la­res en va­lor de mercado y la vo­la­ti­li­dad es­tá en su pun­to más ba­jo en la his­to­ria. Es fá­cil de­cir que es el efec­to de Trump y su pro­me­sa de gran­des re­cor­tes de im­pues­tos. Su elec­ción ha pro­vo­ca­do al­gu­nas ga­nan­cias im­pre­sio­nan­tes (aun­que tal vez no tan gran­des co­mo él afir­ma y aún muy le­jos del me­jor año pa­ra las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te es­te ci­clo ac­tual). Pe­ro pa­ra Con­nors, de Cre­dit Suis­se, el cam­bio en la psi­co­lo­gía del mercado tie­ne su ori­gen en un dis­tin­to acon­te­ci­mien­to de­ci­si­vo: el Bre­xit.

Des­pués de que Reino Uni­do vo­ta­ra por aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea en ju­nio de 2016, las ac­cio­nes de to­do el mun­do per­die­ron dos bi­llo­nes 600 mil mi­llo­nes de dó­la­res en va­lor en so­lo tres días. Mu­chos lo lla­ma­ron uno de los even­tos más dra­má­ti­cos e im­pac­tan­tes de la his­to­ria bri­tá­ni­ca mo­der­na. En­tre los in­ver­sio­nis­tas el pá­ni­co era pal­pa­ble y al­gu­nos es­ta­ban pa­ra­li­za­dos por el mie­do. Pe­ro ca­si tan rá­pi­do, los mer­ca­dos re­mon­ta­ron y sa­ca­ron a los in­ver­sio­nis­tas de su fa­ta­lis­mo de la era de cri­sis. Des­de en­ton­ces, los pe­si­mis­tas que ven­den an­te cual­quier se­ñal de de­bi­li­dad han que­da­do co­mo ton­tos. Des­pués de otras tur­bu­len­cias an­te­rio­res a la cri­sis “re­ci­bía­mos mu­chas lla­ma­das de clien­tes”, di­jo Con­nors. “Pe­ro to­do ter­mi­nó con el Bre­xit. Aho­ra, a pe­sar de que los acon­te­ci­mien­tos pa­re­cen te­rri­bles, el vo­lu­men es ba­jo y las re­ver­sio­nes son brus­cas. Las per­so­nas bus­can las co­sas que los man­tie­nen en una po­si­ción lar­ga, com­pra­do­ra. Buy-the-dip es la nor­ma ac­tual­men­te en el mercado”.

Ed Yar­de­ni, el exe­co­no­mis­ta en je­fe de Deuts­che Bank AG y que aho­ra di­ri­ge su pro­pia fir­ma de aná­li­sis en Nue­va York, estuvo ha­ce po­co en Te­xas en una vi­si­ta anual a clien­tes. En Hous­ton, los lo­ca­les se­guían li­dian­do con las se­cue­las de Har­vey, sin em­bar­go, ha­bía una co­sa en la men­te de to­dos. “Que­rían ha­blar so­bre el po­ten­cial de una efer­ves­cen­cia bur­sá­til o melt-up”, di­ce. Un melt-up es una subida re­pen­ti­na co­mo la de 1999, cuan­do el Nas­daq se du­pli­có jus­to an­tes de de­rrum­bar­se y de­ri­var en una cri­sis. Na­da pa­re­ci­do ha su­ce­di­do en es­te mercado al­cis­ta. Si 2017 tie­ne un pre­ce­den­te, el con­tex­to ac­tual es más cer­cano a 1995 o 2013, cuan­do el S&P 500 ga­nó 30 por cien­to o más con ape­nas un aso­mo de tur­bu­len­cia.

El pro­ble­ma, se­gún Ian Wi­ner de Wed­bush Se­cu­ri­ties Inc., es que to­das las co­sas que apun­ta­lan el ci­clo al­cis­ta, des­de las só­li­das ga­nan­cias y la po­lí­ti­ca de ba­jas ta­sas de in­te­rés de la Re­ser­va Fe­de­ral has­ta la caí­da del dó­lar, han crea­do una sen­sa­ción de in­ven­ci­bi­li­dad. “¿Es­tá el ries­go des­con­ta­do por el mercado acor­de con el ries­go real?”, se pre­gun­ta Wi­ner, quien es­tá a car­go de la ren­ta va­ria­ble de la fir­ma. “Pa­ra mí, no. La gen­te se ha vuel­to más com­pla­cien­te y cier­ta­men­te más es­pe­cu­la­ti­va, y es un po­co alar­man­te”. Una se­ñal de que los in­ver­sio­nis­tas es­tán dis­pues­tos a pa­gar más por me­nos: la re­la­ción pre­cio-ven­tas de las com­pa­ñías S&P 500 es­tá en su má­xi­mo ni­vel des­de 2000.

No obs­tan­te, no es­tá na­da cla­ro qué des­en­ca­de­na­rá la pró­xi­ma caí­da o cuán­do de­be­rían sa­lir­se los in­ver­sio­nis­tas. Los pe­li­gros de an­ti­ci­par­se al mercado fue­ron ilus­tra­dos por un es­tu­dio de Bank of Ame­ri­ca el año pa­sa­do, que de­mos­tró que per­der el fi­nal de un mercado al­cis­ta a me­nu­do sig­ni­fi­ca per­der una cuar­ta par­te de sus ga­nan­cias. Es más, cual­quie­ra que po­se­ye­ra ac­cio­nes jus­to an­tes de que se de­rrum­ba­ran en el peor mercado ba­jis­ta des­de la Gran De­pre­sión ha­bría du­pli­ca­do su di­ne­ro, siem­pre que tu­vie­ran la for­ta­le­za y su­fi­cien­te col­chón fi­nan­cie­ro pa­ra no aban­do­nar el bar­co.

Pa­ra Van­guard Group Inc., cu­yos bi­llo­nes de dó­la­res en fon­dos de ba­jo cos­to y fon­dos que re­pli­can ín­di­ces tie­nen el mé­ri­to y la cul­pa del ac­tual es­ta­do de áni­mo del mercado (to­da vez que mu­chos in­ver­so­res mi­no­ris­tas han de­ci­di­do sim­ple­men­te com­prar un fon­do di­ver­si­fi­ca­do y ol­vi­dar­se de él), la nue­va ac­ti­tud es una se­ñal de un tra­ba­jo bien he­cho. “Ver que las per­so­nas no ne­go­cian de for­ma arre­ba­ta­da an­te las no­ti­cias po­lí­ti­cas es op­ti­mis­ta”, di­ce Fran Kin­niry, uno de los je­fes del gru­po de es­tra­te­gia de in­ver­sión de Van­guard. “Los in­ver­sio­nis­tas es­tán ac­tuan­do de una ma­ne­ra muy po­si­ti­va, co­mo de­be­ría in­ver­tir un in­ver­sio­nis­ta pro­fe­sio­nal. Ten una asig­na­ción de ac­ti­vos y ajús­ta­la, y haz lo po­si­ble pa­ra di­fe­ren­ciar en­tre el rui­do y la reali­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.